Ruta por la trilogía del Baztán de Dolores Redondo

29 noviembre | 2019 | Javier Hernández

Descubre la ruta que hemos creado inspirada por la trilogía del Baztán de la prestigiosa escritora Dolores Redondo

Desde que Dolores Redondo escribió la conocida como trilogía del Baztán, con más de 700.000 copias vendidas y traducida a decenas de idiomas, el valle navarro se ha convertido en lugar de peregrinaje para los seguidores de las historias de la inspectora Amaia Salazar. Hasta el punto de que una visita a su centro neurálgico, Elizondo, no puede transcurrir sin una ruta por las localizaciones, en su mayoría reales, de El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta. Tanto si te has leído las novelas o visto sus películas, como si no.

Ahora que la adaptación de la segunda parte de la trilogía llega a los cines después de estrenarse en el festival de Sitges (lo hará el 5 de diciembre), es el momento perfecto para recordar los lugares reales de Elizondo y del valle del Baztán en los que ocurre la acción, y así conocer en primera persona la personalidad única de este enclave del Pirineo navarro.

Baztán

 

La trilogía del Baztán

La trilogía escrita por Dolores Redondo (San Sebastián, 1969) está compuesta por tres fascinantes thrillers ambientados en el valle del Baztán. Son:

  • El guardián invisible. El hallazgo junto al río Baztán del cuerpo desnudo de una adolescente inicia una saga de suspense en la que Amaia Salazar, inspectora de homicidios de la Policía Foral de Navarra y encargada de la la investigación, regresará a Elizondo, el lugar donde nació y del que siempre quiso huir.
  • Legado en los huesos. La segunda entrega comienza con el juicio contra el padrastro de una joven asesinada en extrañas circunstancias. Amaia es reclamada por la policía, ya que el acusado acaba de suicidarse en los baños del juzgado y ha dejado una nota dirigida a la inspectora, una nota con un solo mensaje: «Tartalo».
  • Ofrenda a la tormenta. La muerte de unos bebés desencadenará una trepidante investigación que llevará a Amaia al auténtico origen de los sucesos que han asolado el valle de Baztán. Y mientras, desde el bosque, una impresionante tormenta llega para sepultar la verdad más demoledora.

22-baztan2

El éxito de los libros condujo a su adaptación a la gran pantalla. El cineasta Fernando González Molina ha dirigido las dos primeras entregas, El guardián invisible en 2017 y Legado en los huesos en 2019, así como el cierre, Ofrenda a la tormenta, que llegará a la cartelera en 2020. Marta Etura es Amaia Salazar en la ficción, mientras que el reparto lo completan Carlos Librado, Elvira Mínguez, Francesc Orella y Leonardo Sbaraglia, entre otros.

La fascinación de Dolores Redondo por la naturaleza y la arquitectura se entremezclan con su profundo conocimiento de la cultura y la mitología de los parajes que describe en sus libros. Descúbrelo en esta ruta del Baztán que transcurre entre las empedradas calles de Elizondo.

El barrio de Txocoto

La primera parada de la ruta de la trilogía del Baztán es la casa familiar donde se aloja la inspectora Salazar, la casa de la tía Engrasi. El edificio que Dolores Redondo describe en sus novelas es real. Se trata de una vivienda típica de la arquitectura del Baztán que llama la atención por el arco de piedra que corona su entrada. Ubicada en la parte vieja de la localidad, en el número 38 de la calle Braulio Uriarte, hoy es un alojamiento rural (Apartamento Txarrenea) donde los fans de la saga pueden hospedarse para vivir más intensamente esta ruta por los escenarios de la trilogía del Baztán.

Tal y como ha confesado la propia Dolores Redondo, la elección de esta vivienda para centrar gran parte de la acción de la novela fue puramente romántica: desde niña se había sentido atraída por su serenidad, que la embrujaba cada vez que pasaba por delante de ella.

A solo unos metros de distancia y junto al puente Muniartea que cruza el río Baztán se encuentra el Bar Txocoto, frecuentado por varios personajes de la trilogía y que, tanto en la ficción como en la realidad, ofrece tapas típicas de la zona.

La imagen de la presa que se tiene desde el puente es, quizá, la imagen más reconocida de Elizondo. Esta presa existe, que se tenga constancia, desde el año 1397.

22-baztan1

Parada obligada en el imaginario de Dolores Redondo

La ruta del Baztán tiene una parada obligada en la Iglesia. Muchos de los momentos más emotivos transcurren dentro de sus muros. Se trata de un edificio de gran tamaño construido entre 1916 y 1925, sustituyendo a la antigua iglesia que era del siglo XVI y se ubicaba en la plaza de los Fueros de Elizondo. Dicha sustitución se debe a que la antigua iglesia sufrió importantes desperfectos en las fatales inundaciones del 2 de Junio de 1913, y viendo la magnitud de los desperfectos ocasionados en la iglesia, se opta por reedificarla donde actualmente se conoce.

En las afueras de Elizondo, en la carretera que lleva a Francia, se encuentra el Cementerio, otra de las paradas obligadas: “La tumba de la familia Arbizu se encontraba justo donde comenzaba uno de los ramales; sobre el panteón reposaba un ángel que, indolente y con gesto aburrido, ajeno al dolor de los humanos, parecía observar a los enterradores que habían apartado la losa haciéndola rodar sobre unas barras de acero”. El ángel del cementerio de Elizondo es testigo mudo de los entierros de las jóvenes victimas de lo que parece ser un asesino en serie y un escenario muy recurrente en las novelas.

Camino del Infierno en la ruta del Baztán

La ruta nos lleva a los alrededores de Elizondo, al Infernuko Errota (Camino del Infierno) bordeando el río. Un lugar inquietante y mágico dónde es fácil imaginarse tiradas a las víctimas de los asesinos en serie. Este camino, se encuentra entre Baztan y Etxalar y más concretamente entre los barrios de Orabidea (Lekaroz) y de Tximista. Una senda junto a este arroyo lleva hasta el molino del mismo nombre, Infernuko Errota, a donde los vecinos de la zona llevaban a moler maíz.

Como suele ocurrir en muchos casos, los escenarios seleccionados por los escritores o directores de cine, suelen multiplicar por muchos las visitas de los turistas. Elizondo no ha sido menos y desde que Dolores Redondo lo pusiera en e mapa, el trasiego de visitantes no ha dejado de aumentar. Si no queréis hacer esta ruta por libre y deseáis un guía local, en la empresa El Guardián Invisible organiza visitas guiadas.

Para que la experiencia sea mucho más realista y nos metamos de lleno en la trilogía, la mejor opción para hacer noche es la propia casa de la tía Engrasi, una de las protagonistas principales. Esa casa actualmente es un alojamiento rural, Txarrenea. Seguro que así os meteréis de lleno en el papel.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan