Rutas por Asturias: descubre su famosa fabada

Te proponemos una bonita ruta por Asturias donde podrás tener la oportunidad de degustar su famosa fabada. ¡Entra y conócela!

No sé si es cuestión de foodies como yo, a quienes nos gusta probar los productos típicos allá donde vamos, o de una faceta turística más, como visitar los monumentos importantes de cada ciudad. La cuestión es que el pasado fin de semana estuve en Asturias huyendo del calor infernal que nos invade a quienes vivimos por debajo de la línea que delimita el norte peninsular. Si eres uno de los que no habitan en el norte, sabrás perfectamente de qué hablo.

Fuimos con una ruta establecida, fijada al milímetro para aprovechar al máximo los dos días en tierras asturianas. No nos saltamos las que consideramos visitas obligadas, como Cudillero y sus casas de colores recordando la estampa italiana de Cinque Terre, Llanes y la espectacularidad de sus paisajes y callejuelas, o Gijón y el horizonte de la Playa de San Lorenzo. Oviedo fue nuestro punto de partida ya que nos alojábamos allí, en nuestro intento de contagiarnos de las dosis de ingenio que funcionaron con Woody Allen. Una escultura del director de cine nos recordó su admiración por esta bellísima ciudad, aparte de invitarnos, por su ubicación, a tomar un café y pasteles en La Mallorquina, con una calidad capaz de deleitar al mismísimo Hollywood.

cudillero

Siguiendo la recomendación de unos amigos (foodieamigos, podríamos decir), habíamos reservado mesa para comer la que, según gran parte de la crítica gastronómica, es una de las mejores fabadas de Asturias y, por ende, de fuera del Principado también. El restaurante se encuentra al paso de una carretera nacional en Prendes, concretamente en la AS-19, km. 9. Sólo 9 kilómetros lo separan de Gijón y 11 de Avilés. Lo que aparentemente es una casa típica del paisaje que se contempla desde allí, se convierte en un distinguido restaurante desde el momento en que das el primer paso en su interior. En Casa Gerardo hay menús degustación sólo aptos para estómagos realmente hambrientos y sibaritas, un auténtico espectáculo de sabores para cualquier amante del buen comer.

Con menú o sin él, hay algo que no debes hacer, irte de allí sin degustar los platos estrella: fabada y arroz con leche. Nosotros, sin conformarnos con probar la fabada tradicional, nos decidimos también por las fabes con almejas. ¿Valoración? ¡Indescriptible! Nos declaramos incapaces de decidirnos por una de estas dos variedades, porque ambas fueron, realmente, inmejorables.

Luego llegó la carta de postres, pero ¡lo teníamos claro! Así que directamente nos aventuramos con el arroz con leche. Pienso en ese postre y aún se me hace la boca agua. Su preparación, las horas de cocción, servido todavía templado, su textura y toque caramelizado… ¡Eso sí es de Hollywood!

dulce

No sé si Woody Allen en alguna de sus visitas, se dio el gusto de probar estas delicias culinarias, pero tú, si vas a Asturias, no te pierdas este Óscar a la mejor fabada asturiana.