5 rutas de senderismo por Asturias para todos los niveles

Hacer senderismo por Asturias es una de las mejores formas de relajarse y disfrutar en familia. ¡Atrévete con una de estas 5 bellas rutas que Goodyear y José Ramón Pérez, 'Avistu', te proponemos!

Asturias no siempre es tan salvaje como las olas del Mar Cantábrico un día de tormenta, ni tan escarpada como las cumbres más altas de sus montañas. La naturaleza también ha bendecido a esta tierra con senderos adaptados a todo tipo de piernas, incluyendo las de los más jóvenes y las de quienes ya no lo son tanto.

A poca distancia de cualquiera de sus núcleos urbanos, ya aparecen recorridos por campos verdes o colinas suaves. Y si te alejas un poco más, encontrarás que las cuestas son mayores pero también la recompensa para la vista, con paisajes que, no podemos decirlo de otra manera, son espectaculares.

Es muy personal y subjetivo, además de que la elección entre tantas posibilidades no es fácil, pero hoy os proponemos cinco rutas de senderismo para todos los niveles en Asturias.

Ruta de las Cascadas de Guanga o Buanga (San Andrés de Trubia)

La recompensa de realizar esta ruta, si la lluvia ha sido propicia, nos espera a la llegada a las Cascadas de Guanga o Buanga y al ver cómo los chorros de agua caen con fuerza. De hecho, como hay varias cascadas, ya cerca del principio os vais a encontrar la primera.

Se puede hacer la ruta de manera lineal, desde San Andrés (lo que implica ir, ver y volver por el mismo camino), aunque me han contado que existe una variante circular. Si la hacéis lineal, son unas dos horas de trayecto para cubrir menos de cuatro kilómetros.

Esta ruta tiene como ventaja que está muy cerca de Oviedo, pues su punto de partida está apenas a 20 kilómetros por carretera de la capital del Principado de Asturias. Es una ruta para gente, y familias, que ya tienen una cierta experiencia caminando por senderos y montes, pues hay zonas complicadas –pero no imposibles– que requieren calzado apropiado y no ser, en la medida de lo posible, novatos.

cascada en asturias

La subida al Pico Mofrechu o Monfrecho (Igena)

Subir al Pico Mofrechu o Monfrecho supone disfrutar de unas excepcionales panorámicas sobre el Mar Cantábrico, el pueblo de Ribadesella y los Picos de Europa, si el cielo está despejado.

La ruta empieza ya a una cierta altura, desde el Collado de Igena (456 metros), poco después del pueblo de Igena. La subida sigue principalmente pistas en áreas abiertas, por lo que es muy panorámica y no presenta dificultad hasta la relativa del tramo final para ascender al pico (porque una cuesta siempre es una cuesta).

Esta ruta es lineal y llega hasta los casi 900 metros de altitud, en un recorrido de poco más de 4 kilómetros.

La combinación de montañas y mar es un dulce caramelo para nuestros ojos, pues no sólo el Mar Cantábrico está frente a nosotros sino que, conforme nos vamos girando, las montañas de los Picos de Europa y las sierras como Sueve o Cuera también estarán al alcance de nuestra mirada.

    La Ruta del Cares (Poncebos)

    Probablemente una de las rutas más conocidas dentro y fuera de Asturias, tiene tres características que no todo el mundo conoce: empieza en Asturias pero termina en León, es bastante larga (24 kilómetros)… y no es circular, sino lineal.

    El origen de una ruta por una zona tan escabrosa es, como nos cuentan en Turismo de Asturias, la necesidad de mantener un acceso al canal de agua que surtía una central hidroeléctrica, impulsada por el caudal del Río Cares.

    Esta ruta, aunque no salva grandes desniveles, no es recomendable empezarla tarde pues durante el regreso hacia Poncebos se nos puede echar la noche encima. Teniendo en cuenta que, según vuestro nivel físico, podéis tardar unas tres horas y media sólo en la ida, poneos a caminar temprano.

    asturias ruta del cares

    La subida al Pico o Cruz de Priena

    Esta es una ruta cargada de simbolismo para cualquier asturiano que se precie y para quien se acerque al norte de España. Es Historia conocida, con sus matices, mitologías y exageraciones, que los invasores musulmanes que en el 711 desembarcaron en la Península tuvieron en Asturias el principio de su fin.

    Ese fin se produjo en el año 722 cuando un noble visigodo llamado Don Pelayo les causó una derrota en la Batalla de Covadonga. Allí se acabó erigiendo la Basílica de Covadonga (aunque la Virgen de Covadonga se encuentra en una cueva natural, muy cerca), y es a la vista de la misma donde está el Pico de Priena.

    Subir hasta el Pico de Priena es posible y sencillo. Se trata de un sendero que zigzaguea por la falda de la montaña, a la vista en su mayor parte de la Basílica. Es una ascensión sencilla, apta para todas las edades, y que puede suponer de 2,5 a 3,5 horas entre ida y vuelta.

    Ascensión a Peña Ubiña (Tuiza de Arriba)

    Si las rutas anteriores te han hecho bostezar y esperas la guinda del pastel, aquí la tienes. El pastel es escabroso, un verdadero y empinado pedregal que castiga las piernas en la subida de los últimos tramos y no da tregua en la bajada victoriosa.

    Se trata de Peña Ubiña la Grande, salvo que nos pueda el cansancio y nos quedemos con las vistas desde la Pequeña. ¿La diferencia entre ambas? Poco más de 230 metros… pero de altitud, no de distancia.

    13 kilómetros de recorrido lineal para poder gozar, a 2.375 metros de altura de (otra vez) unas envidiables vistas de picos, montañas y ese color piedra que impera en Asturias cuanto más nos alejamos de la costa.

    peña ubiña en asturias

    Una última recomendación: antes de iniciar cualquier ruta de montaña (en Asturias o donde sea), repasad el pronóstico del tiempo, llevad ropa y calzado adecuados, comprobad en más de una página web cómo se llega y el recorrido que se hace, avisad a algún conocido de vuestra ruta y que no falte algo de comida y bebida en vuestra mochila. En resumen, id pensando en disfrutar pero también preparados por si surge algún inconveniente. La montaña os premiará en ambos casos.

     

    The following two tabs change content below.
    José R. Pérez
    Desde el año 2008, tras un viaje de 12 meses recorriendo Asia y Oceanía, soy uno de los cuatro editores (y además amigos) de Viajablog, uno de los blogs independientes de viaje más populares en habla hispana. Con varios viajes de más de 6 meses a nuestras espaldas y una media de un viaje cada 15 días, escribimos información práctica y experiencias sobre destinos tan dispares como los Carnavales de Frankfurt, las mejores vistas de Barcelona, cómo preparar la mochila para viajar con Ryanair o consejos para visitar Myanmar. Viajablog es miembro fundador (2012) de Travel Inspirers.