Todo lo que debes saber sobre el sistema eléctrico del automóvil

28 octubre | 2019 | Goodyear

El sistema eléctrico del automóvil se asemeja al neurológico de las personas pero ¿sabes cómo funciona? Descubre todas sus características con Goodyear

La electrónica en los automóviles actuales es cada vez más importante. Si hablamos de los coches eléctricos, resulta fundamental, pero hoy nos vamos a centrar en la de los vehículos convencionales (con motor gasolina, diésel e híbridos) que, en la actualidad, son los que principalmente conducimos los españoles. ¿Qué sabes del sistema eléctrico de tu coche?

El sistema eléctrico, el cerebro del coche

Echa la vista atrás y piensa en los coches que conducían tus padres o aquel con el que te sacaste el carné hace unos años. Respecto a los actuales vehículos a motor, sus grandes diferencias se centran en la parte electrónica. Su protagonismo va en aumento y lo seguirá haciendo, ya que muchos de los elementos que forman las entrañas de un automóvil dependen del sistema electrónico.

Este sistema se encarga de gestionar todas las funciones eléctricas de un coche. Su centro neurálgico es lo que conocemos como UCE (o ECU, por sus siglas en inglés, Engine Control Unit), la Unidad de Control del Motor o centralita. Para que nos entendamos, el auténtico cerebro de tu coche.

La misión principal de la centralita es recoger todas las informaciones procedentes de los diferentes sensores que pueblan el coche (motor, turbo, servomotor, pedales, temperatura de líquidos…): estos son los que transmiten el buen (o mal) funcionamiento de los diferentes componentes del vehículo.

De estos sensores, a su vez, dependen los actuadores, que son conectados o desconectados por los primeros para determinar el tipo de funcionamiento a aplicar a las diferentes piezas que requieren de corriente eléctrica.

Sistema eléctrico del coche

Subsistemas  del sistema eléctrico

Dentro del sistema eléctrico genérico encontramos subsistemas específicos que controlan determinadas funciones de tu automóvil. Desde el motor al alumbrado, pasando por determinados elementos de confort y seguridad.

Sistema de generación y almacenamiento

Está constituido comúnmente por cuatro componentes: el generador, el regulador de voltaje (que puede estar como elemento independiente o incluido en el generador), la batería de acumuladores y el interruptor de la excitación del generador. Gracias a este sistema se garantiza que, una vez puesto en marcha el motor, el generador tenga la corriente de excitación y comience rápidamente a generar electricidad para restituir el estado de carga completa del acumulador y alimentar el resto de los consumidores.

Sistema de encendido

Es el sistema capaz de producir el encendido de la mezcla de combustible y aire dentro del cilindro en los motores de gasolina o GLP, conocidos también como motores de encendido por chispa. En los motores diésel la propia naturaleza de la formación de la mezcla produce su autoencendido.

Sistema de arranque

El circuito eléctrico de arranque es el encargado de proporcionar los primeros giros al motor de combustión para que encienda. Consta de batería, interruptor de arranque, conmutador y motor.

Sistema de inyección de gasolina

Es el sustituto del carburador, al que ha reemplazado a causa de las normativas anticontaminantes actuales en los motores de gasolina. En los coches con motor de gasóleo existe desde siempre. En ambos se encarga de mandar el combustible a la cámara de combustión, a la precámara o al cilindro, según corresponda.

Sistema de Iluminación

Cada vez es más frecuente la utilización de circuitos electrónicos de control en el sistema de iluminación del automóvil, tanto exteriores (faros, intermitentes) como interiores (luces de lectura).

Instrumentos de control

Se encarga de gestionar la iluminación de ciertos instrumentos o señales de control en el tablero. A pesar de la gran variedad de los mismos, se suelen dividir en cuatro grupos: para el control de los índices de funcionamiento técnico del coche, para indicar los índices de circulación vial, señales de alarma y señales de alerta. Todos estos circuitos se alimentan a través de fusibles para evitar el sobrecalentamiento de los cables en caso de posibles cortocircuitos.

Averías del sistema eléctrico del coche

Una vez conocidos, un poco por encima, cuales son los subsistemas del sistema eléctrico, es hora de hablar de las averías que puede generar este sistema. Como son inabarcables y dependen mucho del tipo de coche que conduzcas, vamos a resumirlas en dos grandes grupos, aunque te recordamos que ante cualquier anomalía que sufra tu vehículo lo mejor es que vayas a un taller.

Estos sistemas tan avanzados dejan poco margen al “manitas” de toda la vida que, además, no cuenta con las tecnologías de detección de averías eléctricas de las que disponen los talleres.

Si lo que falla es la ECU, lo más probable es que no puedas arrancar ni el coche, ya que la propia centralita impedirá la puesta en funcionamiento del coche para evitar una avería mayor. La sustitución de este componente del vehículo no es nada barata: más de 600 euros de media.

En el caso de que fallen los sensores, notaremos fallos en el funcionamiento del motor, que podría dejar de funcionar o presentar problemas a la hora de arrancar (si fallase el sensor de revoluciones del motor, por ejemplo). Sustituyendo el sensor, todo quedaría arreglado.

Así que, en definitiva, el sistema eléctrico es el gran garante de las prestaciones y el consumo de nuestro motor y el que controla el equipamiento de confort y seguridad de nuestro coche. Pero hay que estar muy atento a sus señales, porque puede tener averías que, aunque no son demasiado graves, sí que nos harán llevar el coche al taller y quedarnos sin él algunos días.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan