Surf en el Mediterráneo: los mejores destinos

31 mayo | 2019 | Goodyear

Las playas del Atlántico y el Cantábrico se llevan la fama (bien merecida) de ser las mejores de España para practicar surf. Sin embargo, subirse a una tabla, hacer un tubo o un buen floater también es posible en el Mediterráneo. Para ello hay que elegir bien las zonas y la época ya que el otoño y el invierno suelen ser las más recomendadas (aunque en verano hay mayor frecuencia de series). Desde Goodyear te proponemos un surftrip con los mejores spots del Mediterráneo. ¡Prepara tu tabla y el neopreno para vivir una experiencia única!

Sitges (Barcelona)

Los surfistas catalanes saben que la playa situada cerca del cementerio de Sitges es un lugar perfecto para la práctica de este deporte. Su situación -las olas rompen a la entrada del puerto- permiten que el oleaje sea constante, especialmente si sopla viento de Noroeste, Este o Sureste. Por eso es apta para longoboard (aunque las olas no sean de gran tamaño son constantes). Sin salir de Barcelona ciudad en La Barceloneta también es posible coger olas. Eso sí, recomendable hacerlo de octubre a marzo para evitar las aglomeraciones y disfrutar de olas largas y rápidas. A 20 minutos en coche se localiza Masnou, la opción perfecta para los días fuertes de viento ya que está más resguardada que otros arenales. Otra playa en la que poder practicar surf sin salir de la provincia de Barcelona es la de Vilassar de Mar. En este caso no es aconsejable para principiantes tanto por las corrientes que se forman por la altura que puede llegar a alcanzar el oleaje.

Surf en Sitges

Mojácar y Genoveses (Almería)

El viento que sopla en muchos arenales almerienses los convierte en lugares idóneos para la práctica del surf. En el parque natural Cabo de Gata Mojácar y Genoveses son dos spots imprescindibles en un surftrip. En el primer caso podemos disfrutar de olas de hasta dos metros de altura (por el viento de levante o de poniente) con alternancia de zonas con fondos de roca y de arena. Genoveses (San José) es el emplazamiento ideal para aquellos que solo entienden subirse a una tabla rodeados de naturaleza.

Las olas de Guardias Viajes, en El Ejido, y las de Punta del Río y el Zapillo (Almería capital) también se merecen estar en el listado de las mejores playas del Mediterráneo para practicar surf.

Cabopino, Marbella (Málaga)

En la Costa del Sol es posible hacer un tubo. Para ello lo más recomendable es ir con la tabla hasta el Rincón de la Victoria y, sobre todo, hasta Cabopino. Este último arenal es perfecto para los que se están iniciando en esta actividad o para niños ya que su oleaje es moderado. Para aquellos que buscan adrenalina en el mar Huelín o El Castillo (Fuengirola) deben incluirse también en su viaje por el litoral malagueño.

Surf en Cala Mesquida

La Chucha, Motril (Granada)

Granada es mucho más que La AlhambraSierra Nevada. La Costa Tropical se caracteriza por parajes con arena negra fina o de guijarros y algunos de ellos cuentan con los condiciones adecuadas para cabalgar entre las olas. Es el caso de Punta del Río, en Salobreña, una zona muy expuesta en la que hay olas casi todos los días del año (entre un metro/metro y medio). Sin abandonar la provincia de Granada la playa de La Chucha, en Motril, es otra parada recomendada para los amantes del surf y todos aquellos que buscan arenales poco masificados. El oleaje es de moderado a fuerte.

San Juan y Campello (Alicante)

En el municipio alicantino de Campello (a 10 kilómetros de la capital) lo de hacer surf o bodyboard está más que interiorizado. De hecho, desde 2002 cuenta con una escuela propia en la que aprender estos deportes y alquilan el material necesario si quieres iniciarte o estás de vacaciones y tienes mono de olas. Cuando sopla viento de este o noroeste es perfecta. A unos 20 minutos en coche está la playa de San Juan, un arenal de más de tres kilómetros con varias zonas aptas para el surf. La más recomendable es la situada frente al antiguo hotel Sidi. En el norte de la provincia de Alicante, en Jávea, destaca la playa del Arenal, con fondo de roca.

La Patacona y Marenyet (Valencia)

Y de Alicante nos ponemos de nuevo en ruta para ir hasta Valencia y detenernos en La Patacona, una playa urbana pero con menos afluencia que otras de la ciudad en las que su olor a parafina delata que en ella también se viven aventuras en el mar. Muy cerca de allí (10 minutos en coche) se encuentra Port Saplaya (Alboraya) en la que poder disfrutar de este deporte o tener un primer contacto en su escuela de surf. Lo mismo ocurre en Marenyet, en Cullera, un arenal de más de 1.800 metros situado en la desembocadura del Júcar. Cierto que en esta zona las olas no son de gran tamaño pero cuenta con el punto a favor de que la probabilidad de que haya oleaje es más elevado que en otras zonas del Mediterráneo (hasta 120 días al año).

Gurugú y Borriana (Castellón)

Borriana es la constatación de que se puede hacer surf en el Mediterráneo y, además, en un entorno urbano. Este municipio de Castellón cuenta con su propia escuela de surfers y un festival: el Quasimoto, en el que se combinan las exhibiciones de surferos profesionales con la música, talleres medioambientales o proyección de películas. A 30 minutos en coche de Borriana se sitúa la playa de Gurugú, un imprescindible para los amantes del kitesurf y que en los días de más viento también es propicia para hacer unos buenos floaters.

Cala Mesquida (Mallorca)

En este recorrido por playas del Mediterráneo en las que poder practicar surf no podía faltar Mallorca ya que por su geografía y vientos cuenta con condiciones más constantes para este deporte. De hecho, una tesis doctoral realizada en 2015 cuantifica en 175 los días al año favorables para coger olas. Los mejores spots están en la costa noreste. Son el caso de Cala Mesquida, Son Serra o Cala Mandia. La playa de Muro -al lado del parque natural de s’Albufera– es perfecta tanto para nivel iniciación como perfeccionamiento.

La Mojonera (Murcia)

Finalizamos este viaje por playas del Mediterráneo en las que poder practicar surf por tierras murcianas, en concreto en La Mojonera (Mazarrón), un referente para surfistas locales y visitantes que alberga su propio campeonato desde hace años. Las Palmeras (Los Alcázares) o la cala de La Carolina (Águilas) son otros dos enclaves costeros de referencia para surfistas.

Hacer surf requiere de una cualidad fundamental: la paciencia. Sabiendo de antemano cuáles son los mejores lugares para pillar olas en el Mediterráneo las posibilidades de conseguirlo serán mucho mayores.

Good Year Kilometros que cuentan