Qué ver en las Tablas de Daimiel

Desde Goodyear hoy visitamos Las Tablas de Daimiel, uno de los parques nacionales de visita imprescindible de España

Al noroeste de Ciudad Real, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel nos permite recorrer parte de la belleza de La Mancha, una tierra con la mayor extensión de viñedos de todo el mundo y cuyos molinos, castillos y pueblos fueron ensalzados gracias a Cervantes y las andanzas del más ilustre de los hidalgos, Don Quijote de la Mancha. Desde Goodyear hoy visitamos Las Tablas de Daimiel, uno de los parques nacionales de visita imprescindible de España.

Tablas de Daimiel se convirtió en Parque Nacional en 1973 y Reserva de la Biosfera en 1981. Incluido dentro del Convenio Ramsar en el año 1982, fue declarado Zona de Especial Protección para las Aves en 1988. Este ecosistema característico de La Mancha y único en Europa, denominado tablas fluviales, se produce por el desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela cuyas aguas se mezclan con las aguas subterráneas de un acuífero. Constituye un humedal de alto valor ecológico y grandísima belleza. Convertirse en Parque Nacional fue un gran avance para su conservación que ve peligrar su existencia por la sequía y la mano del hombre.

Aunque cualquier época del año es buena para visitar Las Tablas de Daimiel, la mejor opción para recorrer el parque es hacerlo en épocas de lluvias. Este es un destino ideal para el otoño y, por supuesto, déjate acompañar en tus rutas por los guías profesionales, éstos te llevarán a los mejores lugares para avistar animales y disfrutar de los mejores parajes naturales.

Visita obligada es el Molino de Molemocho, no pertenece a la famosa ruta don Quijote de los molinos de viento pero no se puede dejar de admirar en las puertas del Parque Nacional, este molino que es hidráulico. Molemocho fue uno de los molinos harineros más importantes y antiguos, situado sobre el río para aprovechar la fuerza del agua, ya se le menciona en 1575 en las Relaciones Topográficas que Felipe II mandó hacer.

Visita a las Tablas de Daimiel

Rutas por Las Tablas de Daimiel

Itinerario de la Laguna Permanente, 800 metros de longitud

Este recorrido lineal nos llevará a los observatorios que hay en la laguna desde los que avistaremos aves acuáticas. El sendero discurre por un bosque de álamos blancos>, donde oiremos el canto del ruiseñor común y del carbonero común. Dependiendo de la época del año que visitemos Las Tablas disfrutaremos de diferentes especies de animales que pueblan el Parque Nacional. ¡Todo un disfrute de naturaleza al completo!

Itinerario de Prado Ancho. 1500 metros de longitud

Este sendero que nos lleva a cuatro observatorios de la fauna de Las Tablas de Daimiel bordea las tablas centrales. Al final y como guinda al recorrido llegamos al punto más alto del Parque desde donde disfrutaremos de la mejor vista panorámica. Podrás avistas carriceros y buitrones y, si te acercas a este humedal entre noviembre y febrero, la espectacular entrada al dormidero de la grulla común. El mejor premio, para los amantes de la naturaleza, sin duda, en este singular recorrido por este paraíso de aves.

Itinerario de la Isla del Pan. 2000 metros de longitud

Este sendero no es muy largo y discurre por una serie de pasarelas de madera elevadas sobre el agua que recorren cinco islas: La Entradilla, El Descanso, del Pan, de los Tarayes y del Maturro. Durante el recorrido, los guías nos describen la historia del Parque nacional, las características de su fauna, flora e hidrogeología.

A bordo de vehículos todoterreno podremos visitar después las mejores zonas para observar la llegada de las grullas. Esta ruta es ideal para hacerla en familia ya que se adapta a todos los públicos.

Otro tipo de aves que podemos avistar en cualquier época del año y que son representativas de Las Tablas son el pato colorado, el ánade azulón, la garza imperial, la garceta común, la garcilla cangrejera, el somormujo lavanco o el porrón europeo.

Qué ver en los alrededores de Tablas de Daimiel

Los Ojos del Guadiana

Hacia el norte podemos visitar un municipio que se encuentra entre llanuras y montañas: al norte, los Montes de Toledo; al sur, las llanuras aluviales de los ríos Gigüela y Guadiana. Descubre Villarrubia de los Ojos en el paraje de los Ojos del Guadiana, el lugar donde nace este río, pese a la tradición ampliamente difundida que lo vinculada a las Lagunas de Ruidera. Su supuesta capacidad para “aparecer y desaparecer” siguiendo un trazado subterráneo que vuelve a surgir en Los Ojos del Guadiana, en el término municipal de Villarrubia de Los Ojos (Ciudad Real), ha despertado la curiosidad de la ciencia desde la antigüedad. El Museo Etnográfico de la localidad, nos muestra la interesante historia y cultura de esta zona.

Yacimiento de la Motilla del Azuer

Este yacimiento arqueológico de la Motilla del Azuer se encuentra en el margen izquierdo del río Azuer, en la localidad de Daimiel. Data de los siglos XXIII y XV a.C. en plena Edad del Bronce. Está declarado Bien de Interés Cultural.

Fuente el Fresno

Otro lugar bonito para completar la visita es visitar la Iglesia de Santa Quiteria en Fuente el Fresno. Declarada Bien de Interés Cultural, esta iglesia medieval se encuentra en la ladera de la sierra y cumplía el doble cometido religioso y defensivo como se puede ver en las cruces de órdenes militares que tiene el templo.

Corral de Comedias de Almagro

No podemos irnos de Tablas de Daimiel sin conocer la belleza de un pueblo fundado por los árabes, Al-Magrib. Déjate llevar por el encanto de su castillo y plaza, conservados gracias al legado de una familia de banqueros de la Casa de Austria, los hermanos Fugger, asentados en la población minera de Almadén en el siglo XVI. Empieza tu visita por la plaza porticada de piedra con sus característicos miradores verdes y el famoso Corral de Comedias donde cada mes de julio, se celebra el Festival Internacional de Teatro Clásico>, que junto a Mérida son visita obligada par amantes del teatro clásico.

El fin de semana en Tablas de Daimiel resulta estupendo para probar la exquisita cocina regional con platos de la gastronomía manchega como gachas, migas, duelos y quebrantos, pisto manchego o atascaburras. Si además riegas estos platos con algunos de los mejores vinos manchegos que puedes descubrir en la ruta del vino de Valdepeñas, no se puede pedir más. ¿Qué te parece nuestro plan para un fin de semana en plena naturaleza disfrutando de todo lo que te ofrecen estas tierras manchegas?