Arte, amor y tapas 48 horas en Granada

Entra y conoce los mejores lugares para ir de tapas en Granada y disfrutar de la gastronomía y del encanto de los pequeños bares del centro de la ciudad de la mano de Mochileando por el mundo

Haría falta una vida entera para conocer todos los rincones de Granada, pero pasar 48 horas entre sus calles no es un mal plan. Aquí van nuestros consejos para disfrutar al máximo de tu visita a la ciudad nazarí. El primer contacto con Granada debería ser en su centro, donde las callejuelas laberínticas mueren en plazas elegantes, donde los azulejos árabes se confunden con las baratijas de los bazares y el humo de narguilé se mezcla con el perfume de las flores de naranjo.

Todas las ciudades tienen su encanto, Granada el suyo y el de todas las demás (Antonio Machado) 

Día 1: Recorrer el casco histórico y ruta de tapas

Granada es mundialmente famosa por dos cosas, ha llegado el momento de encontrarse con una de ellas: ¡las tapas! Os aconsejamos estas 3 paradas:

1. La Bella y la Bestia. Una institución si de llenar panzas hablamos: la primera supertapa suele ser una rosca de jamón, patatas fritas y croqueta. (2,20€).

2. Babel World Fusion. Entrar aquí es como dar la vuelta al mundo: sirven fajitas, falafel, sushi y muchas otras especialidades, aunque os aconsejamos el pollo tandoori. (2€).

3. Los Diamantes. Tapas de calidad con un protagonista: el pescado frito. Simplemente adictivo. (1,70€).

Descubrir el Albaicín: Para bajar las tapas nada mejor que pasear por el antiguo barrio árabe, de calles empedradas que serpentean entre casas de fachadas blancas salpicadas de buganvillas. Nuestro objetivo será el mirador de San Nicolás, donde nos encontraremos cara a cara con la joya de Granada: la Alhambra. Sentarse a contemplar esta obra de arte al son de una saeta cantada por algún artista callejero no tiene precio.

Explorar el Sacromonte: La siguiente etapa es el barrio del Sacromonte, famoso por los tablados de flamenco y las casas cuevas. Si queréis aprender algo más sobre esta curiosa zona podéis visitar el Museo Cuevas del Sacromonte (5€). Para llegar hay dos opciones: tomar el bus C2 desde el cercano Paseo de los Tristes o andar durante unos 20 minutos.

Cena con vistas: Para disfrutar de una cena inolvidable os recomendamos el restaurante Ruta del Azafrán, con una interesante fusión de comida española y marroquí y unas preciosas vistas de la Alhambra.  (25-30€/persona).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Día 2: Enamorarse de la Alhambra

Podríamos deciros que la Alhambra es un conjunto monumental formado por diferentes palacios de una belleza impresionante, por la Alcazaba (ciudad militar amurallada) y por una infinidad de patios y jardines que dejan sin aliento. Pero nos quedaríamos cortos. La Alhambra es arte y amor, es la reina de Granada, uno de los lugares más bonitos del mundo. Así que nos limitaremos a daros una recomendación: llevar una batería extra… os hartareis de sacar fotos! Hay que comprar los billetes online aquí. (15,40€).

Realejo: Street Art & Chic Food. El antiguo barrio judío es interesante tanto por su historia como por su colorido presente: es el centro de arte urbano de la ciudad.  Pero no solo de arte vive el hombre, os recomendamos probar el menú degustación del restaurante Damasqueros.

Mercadillos y té. Tras la comida podéis callejear hasta el zoco de la Alcaicería y comprar algún souvenir. Además está cerca de Calle Calderería Nueva, donde se hace imprescindible tomar un té y atiborrarse de pastelitos árabes en una de sus muchas tetarías.

Relax en el Hamman. Os espera una tarde de velas, baños en agua templadita y masajes relajantes en el famoso Hammam Ál Andalus. Es aconsejable reservar online. (40€/persona).

Ruta de tapas. Seguir explorando el maravilloso mundo de las tapas es la misión de la noche. Aquí os dejamos más direcciones recomendables:

1. Casa Julio. Un local clásico y lleno de personalidad donde es imprescindible probar el cazón en adobo. (1,80€).

2. La Blanca Paloma. El mejor lugar de Granada, su especialidad: berenjenas fritas. (1,80€).

3. La Antiguaya. Un bar parecido a la Bella y la Bestia con tapas abundantes y sabrosas. (2€).

 

ZZZ: ¡A dormir! Un último paseo a las luces de las farolas hasta el hotel y a descansar. El viaje se acaba pero queda una cosa más: volver, porque si hay algo más bonito que visitar Granada por primera vez, es volver a encontrarte con ella.

The following two tabs change content below.
Letizia Cassetta
Viajes, gastronomía y arte son las grandes pasiones de esta italiana que se ha sentido minúscula contemplando el amanecer en Birmania, ha viajado en un bus con una cabra en el techo en Filipinas, se ha bañado bajo la vía láctea en Nueva Zelanda y… mejor descubre más aventuras en su blog: www.mochileandoporelmundo.com. Su lema: si muchos sueñan lo mismo que tú, ¡sueña más fuerte!
  • Luis Fernandez Campo

    Me encanta lo bien que habéis condensado un finde en Granada con lo más imprescindible, e incluyendo una relajante visita al Hamman. Para otro finde, quedarían la visita a la Catedral, con la tumba de los Reyes Católicos, y otros monumentos nazaríes como el Corral del Carbón, que a mí me tiene hechizado.

    • MOCHILEANDOxELMUNDO

      Es que Graná es taaaaan bonita! Nosotros no vemos la hora de volver (y ya fuimos unas cuantas veces XD)