Cómo tasar un coche

20 diciembre | 2018 | Goodyear

Ya has exprimido todo lo que has podido tu coche y crees que es hora de venderlo. Has hecho todo lo posible por aumentar su vida útilpero quieres un coche más moderno, o el último modelo que has visto en los anuncios. Tanto si cambias de coche porque el anterior ya no cubre tus necesidades como si te quieres dar un capricho – un capricho al año no hace daño – hoy te explicamos cómo se tasa un coche. Si ya sabes cómo arreglar el coche para venderlo en las mejores condiciones, es hora de ver el valor real de tu vehículo.

¿Quién tasa tu coche?

Si estás decidido a tasar tu coche para venderlo tienes diferentes opciones que van desde las más ‘caseras’ hasta las más profesionales.

Comparación casera. Con la marca y modelo de tu coche puedes revisar en revistas de coches o en Internet por cuánto se venden los coches similares al tuyo. Tendrás que tener en cuenta si, además, tu coche está muy recorrido o casi nuevo; pero puedes hacerte una idea de los precios revisando los precios de tu modelo y año con otros que ya están a la venta.

Tasación por matrícula. Es otra de las opciones que valen, al menos, para que te hagas una idea de cuánto vale tu coche. Es evidente que esto solo es un método para orientarte porque la matrícula no te dice realmente el estado de tu coche. Pero para comparar está bien.

Cómo se tasa un coche

Herramientas online. Internet está en todas partes y aquí no iba a ser menos. A lo largo y ancho de la red hay páginas en las que, introduciendo los datos de tu vehículo, te pueden dar una idea aproximada de cuánto puede valer tu coche. Puedes consultar también la guía DAT, catálogo de referencia de precios de coches a nivel europeo. Muchas revistas de motor también cuentan con sus propias guías que te puedan dar una idea de los precios de mercado.

Tablas de Hacienda. Es la biblia de la comparación de precios de coches, pero prácticamente tiene en cuenta antigüedad y matriculación. En realidad, lo que muestra esa tabla es el precio mínimo por lo que puedes vender tu coche. Algo que puede verse en varios direcciones: muy caro o muy barato dependiendo del estado de tu coche. Es un trámite por el que hay que pasar porque es en Hacienda donde hay que registrar la transacción.

Tasador profesionales. Es la opción más indicada para saber realmente el valor de tu coche. No hay como que un profesional certifique el estado de tu vehículo y pueda darte un precio real. Destierra la idea de que los tasadores profesionales – ya sea un tasador particular o un concesionario – calculen el valor de tu coche a la baja -, ellos son quienes saben cómo está el mercado, cuál es el estado de tu coche y hasta donde podrías estirar el precio para que te resulte rentable a ti y además, le pueda resultar rentable al comprador. Recuerda que los concesionarios tiene una amplia gama de vehículos a disposición del consumidor tanto de segunda mano, como de renting o kilómetro 0. Quizá el precio que tú pretendas cobrar por tu vehículo no se ajusta a la realidad. Al fin y al cabo no vale de mucho poner un precio desorbitado si, finalmente, nadie te compra el coche.

Cuáles son los parámetros para tasar un coche

Este es el meollo de la cuestión. ¿Qué hay que mirar cuando se tasa un coche? ¿Cuáles son los aspectos más importantes a tener en cuenta? ¿Merece la pena venderlo con extras?

Estado, uso y antigüedad. Estos son los tres puntos más importantes a la hora de hacer una tasación. Hay que tener en cuenta que, desde que el coche sale del concesionario, durante su primer año, pierde entre el 18-20% de su valor. Solo por pasar de ser coche nuevo a coche vendido. Fijándonos en la antigüedad, cada año que pasa después del primero, y hasta el séptimo, el coche pierde un 10% de su valor original y a partir del octavo año hay que sumarle otro 5%. Eso solo teniendo en cuenta la antigüedad del coche, sin ni siquiera fijarse en el uso o en el estado del vehículo.

Los tasadores profesionales, a estos nos remitimos a la hora de ver cómo se tasa un coche, tienen también varios puntos en los que se fijan atentamente.

  • El coche tiene óxido. Las marcas del óxido en las carrocerías tienen difícil, o muy cara solución. Un coche con mal aspecto puede restar más euros que su matriculación.
  • Pérdida de aceite. Un motor con pérdidas de aceite puede significar una avería y esto es algo que hay que tener en cuenta.
  • Los neumáticos son otro de los factores que revisará un buen tasador. Unas ruedas desgastadas son sinónimo de que el futuro comprador tendrá que cambiarlas pronto, por lo que ya sería una gasto extra además del pago del vehículo. Vale más cambiar las ruedas antes que tener que rebajar el precio a la hora de la venta.
  • El estado de la dirección es otro punto que se tiene en cuenta. El tasador querrá probar el coche en carretera para verificar que hay algún posible ruido (eso nunca es bueno) o que la dirección está bien o mal alineada. Si el coche, en plena conducción, no mantiene bien la trayectoria es sinónimo, una vez más, de taller.
  • El estado del embrague. Cambiar un embrague en mal funcionamiento es un cambio caro, por lo que el tasador se va a preocupar de su funcionamiento o de su posible cambio.

Embrague

¿Y los extras? ¿Puntúan?

Está claro que la respuesta es afirmativa. Un coche con muchos extras tiene un valor añadido. Eso sí, siempre y cuando el estado general del vehículo sea bueno, no vale de nada tener muchos extras (reproductor musical último modelo, USB, tapizados de cuero, etc) si a la hora de la verdad el coche debe pasar por el taller. Aunque es evidente que suman al valor del coche, también es algo subjetivo. Un coche con lunas tintadas homologadas será un extra para alguien a quien le gusten así, para alguien que no lo tenga en cuenta a la hora de comprar un coche, no les dará importancia como para pagar más.

Nuestro consejo final es: si quieres tasar tu coche para que te ofrezcan el mayor precio posible procura que esté también en el mejor estado posible. Cambia las ruedas, ve al taller a que hagan una revisión o cambia aquellas piezas que creas que puedan provocar un problema a la hora de venderlo.

Ahora que ya sabes cómo se tasa un coche piensa, ¿está el tuyo en las mejores condiciones para venderlo? Si ya has encontrado comprador, averigua todo lo que debes saber sobre la transacción. Y ahora ya solo queda saber…  ¿Has elegido tu próximo vehículo? ¿Será al estilo James Bond? Un clásico deportivo? ¿O un monovolumen? El mercado te ofrece cientos de tipos de coches. Elige tu favorito.

Good Year Kilometros que cuentan