Thelma y Louise: dos mujeres y un destino

11 abril | 2015 | Goodyear

¿Quién no ha querido alguna vez (o más de una) tomar las riendas y recorrer kilómetros y kilómetros para dejar atrás ciertos capítulos y descorchar otros nuevos?

Se le llama poner tierra de por medio, y eso es exactamente lo que hicieron Thelma Yvonne Dickinson y Louise Elizabeth Sawyer. Quizás por los apellidos no les reconoces, pero si te decimos que hablamos de la archiconocida película Thelma y Louise, seguro que sí.

No por las circunstancias personales que les llevaron a emprender tal ruta, pero no podréis negar que semejante aventura, con tales paisajes por el gigante de Estados Unidos, no es envidiable.

Nada menos que desde Arkansas, bordeando Texas, pasando por Oklahoma City, Nuevo México y Arizona, con la carretera como máxima protagonista y miles de aventuras ‘made in USA’ que en la mente de cualquier cinéfilo de películas americanas, son única y exclusivamente propias de suceder en territorio de EEU.UU. Bares de carretera, robos, algún que otro exceso de velocidad, policía de por medio… que desembocarán en un escenario único, Arizona, a orillas, nada menos, que del Gran Cañón.

Si la trama no fuera suficiente para estar con la mente más en la propia grabación que en el salón de tu casa, la música no te dejará indiferente. El rock y el country colapsan el film transmitiendo en cada escena la acción y emoción que las imágenes pretenden transmitir. En la memoria de quienes la han visto quedan melodías como Liattle Honey (hilo musical en el restaurante donde trabaja Louise), Tennesse Plates (que suena en el salón donde ambas se detienen), cuando cantan en el coche The Way You Do The Things You Do o el tema Better not look down, de B. B. King, que es la última canción que suena en la película.

Miles de kilómetros de música que, unidos a kilométricas carreteras de diferentes estados norteamericanos, fueron capaces en su día de deleitarnos con kilómetros de aventuras en la gran pantalla. Si no la has visto, ¡tienes que verla!

Aunque finalmente el reparto de actores y actrices fue otro, quizás no sepas que George Clooney realizó hasta cinco pruebas para conseguir el papel del estafador J.D. que acabó interpretando Brad Pitt. Por aquel entonces Clooney tenía tan sólo 29 años y seguramente no imaginaba aún cuánta fama le esperaba a lo largo de su trayectoria en la gran pantalla.

Cher, en cambio, sí obtuvo el papel de Thelma, pero a diferencia de Clooney, esta vez fue ella quién lo rechazo. ¿Se arrepentiría después dado el éxito de la película? Siempre nos quedará la duda.

Good Year Kilometros que cuentan