Tipos de cajas de cambios

Descubre con Goodyear los tipos de cajas de cambios: qué es y cómo funciona la caja de velocidades. ¿Quieres saber más?

¿Cuáles son los tipos de cajas de cambios? ¿Son diferentes si el coche es automático? Descubre con Goodyear qué es y cómo funciona la caja de velocidades de tu vehículo, las variedades que hay en el mercado y cómo puedes obtener con ellas un mayor rendimiento. Conoce las características de la transmisión de tu coche y sus posibles averías.

Qué es la caja de cambios

La caja de velocidades es una de las partes fundamentales del coche para asegurar el movimiento, aumentando o disminuyendo las revoluciones. Tiene tres misiones. La primera es lograr que las ruedas obtengan el par motor suficiente para poner en movimiento el vehículo cuando está parado. La segunda es invertir el sentido de las ruedas para lograr la marcha atrás y por último desacoplar el motor de la transmisión para dejar el automóvil en reposo o punto muerto. Para lograr estas acciones, la caja de cambios reduce el número de revoluciones del motor, según el par necesario además de invertir el sentido de giro en las ruedas, cuando las necesidades de la marcha así lo requieren.

La caja de velocidades recibe movimiento a través del embrague en transmisiones manuales, o a través del convertidor de par en transmisiones automáticas. Se encuentra situada antes del motor donde transfiere la potencia suficiente para que las ruedas motrices giren.

Caja de cambios

Cómo funciona la caja de cambios

Al meter marcha en el coche se activa el selector de ejes correspondiente en la caja de cambios y sus engranajes. El motor activará esos ejes y el dispositivo sincronizador protegerá el cambio de marcha hasta igualar las velocidades de los engranajes.

La caja de cambios ofrece una selección de marchas para diferentes situaciones que pueden ocurrir durante la conducción: arrancar en cuesta, arrancar en llano, subir pendientes, alcanzar velocidad crucero…

Con la primera marcha se logra que las ruedas giren a un tercio de la velocidad que genera el motor pero con tres veces más de fuerza. Por este motivo es la marcha ideal para arrancar en pendiente, dado que es la marcha que más potencia otorga al vehículo. A partir de ahí, las marchas aumentan la velocidad del coche que acelerará hasta donde permita el motor.

¿Qué relación tiene el embrague con la caja de cambios? El embrague conecta el motor con la transmisión. Esta conexión la realiza el conductor en función de las necesidades de la conducción ya que si el embrague funcionase todo el tiempo, las ruedas no dejarían de girar y el coche se calaría cada vez que se tocase el freno.

Tipos de cajas de cambios

Existen 4 tipos de cajas de cambios que abarcan desde las manuales que llevan la mayoría de los vehículos hasta la caja de cambios de variación de continua. Cada vez son más los vehículos que llevan una caja de cambios automática y la tendencia del mercado es seguir investigando en ese campo.

  • Caja de cambios manual:Son las más habituales y suelen tener tres ejes. Un eje primario recibe el par del motor a través del embrague y lo transmite a un eje intermediario. Su principal diferencia con el resto de cajas es que no puede alterar por sí misma la transmisión, debe ser el conductor a través de la palanca de cambios.
  • Caja de cambios pilotada o robotizada: Estas cajas automáticas presentan un control electrónico para el embrague y la caja de cambios. El modelo más habitual es el de dos embragues, uno para las relaciones impares y otro para las pares. Este tipo de caja de cambios automática es la más extendida a día de hoy por su bajo coste con respecto a sus rivales.
  • Caja de cambios automática con convertidor par: Caja automática que tiene un convertidor que comunica la caja de cambios con la transmisión. Los coches con caja de cambios DSG ahorran un 10% de combustible frente al resto y se cree que la industria apostará por ellos cada vez más
  • Caja de cambios con variación continua: Aunque en ciclomotores son muy frecuentes, pocos son los automóviles que llevan una caja CVT. Tiene un controlador electrónico y caja automática.

Tanto si nuestro coche lleva caja de cambios automática como manual es imprescindible un buen mantenimiento. Una avería en la caja de velocidades, además de ser costosa, puede provocar consecuencias fatales. Si tu coche tiene caja manual y las marchas “rascan”, saltan o están muy duras, acude a tu mecánico. Por el contrario, si tu coche es automático y notas “tirones” durante tu conducción, pérdida de aceite, olor a quemado al revolucionarse el motor o problemas en el convertidor par, concierta cita en el taller. Recuerda que la conducción segura comienza con la conducción de un vehículo en perfecto estado.