Tipos de viajes para todos los gustos

Descubre con Goodyear diferentes viajes y encuentra inspiración para tus vacaciones: rural, imprevistos, playeros…

Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2017 más de 82 millones de personas visitaron nuestro país. Dado que solamente el 8% de los viajeros viene por cuestiones de negocios, queda claro que España es un destino ideal para amantes de la cultura y el ocio. Sin embargo, no existe una única forma de turismo. Descubre con Goodyear los distintos tipos de viajes que hay y encuentra la inspiración que necesitas para tus vacaciones.

Escapadas rurales, desconexión y relajación

Tras el gran éxodo rural que vivió Europa en la segunda mitad del siglo XX, las políticas comunitarias empezaron a favorecer el turismo como método de inversión en pequeños ayuntamientos siguiendo el exitoso modelo francés. Gracias a estas ayudas, muchas viviendas fueron rehabilitadas y recuperadas como alojamientos para aquellas personas que buscan tranquilidad y escapar de las masificaciones de las zonas turísticas.

Las escapadas rurales son un tipo de viaje para aquellos que buscan un contacto directo con la naturaleza y con la historia. Los alojamientos suelen ofertar actividades relacionadas con el medioambiente con rutas de senderismo, prácticas de agricultura o experiencias relacionadas con animales. Muchos de los viajes rurales incluyen en sus propuestas de ocio actividades de aventura o deportivas como el rafting o la escalada, el astroturismo para disfrutar de los cielos nocturnos y está surgiendo una nueva ola de viajes sin tecnología donde se invita al viajero aparcar el smartphone, la tablet o el portátil y entregarse plenamente a las actividades de desconexión planteadas.

Viajes en soledad

Crecimiento personal viajando en solitario

Quien lo ha probado no deja de pregonar a aquellos que dudan: Viajar solo es una experiencia que hay que vivir al menos una vez en la vida. Una decisión que inicialmente puede estar frenada por miedos y prejuicios puede desembocar en autoconocimiento y desarrollo personal.

Viajar en solitario implica no tener que acordar un destino o un plan de viaje, basta con seguir tu propio instinto. Esta forma de viaje incluye coger un vuelo y plantarte en Formentera para recorrer la isla, escapar un fin de semana a un pueblo con encanto, planear un itinerario siguiendo los pasos de tu novela favorita o realizar una ruta por el norte de España de varios días. Todo son ventajas: podrás empaparte de la cultura lugareña, mejorarás tus habilidades de organización, ganarás confianza y ampliarás tu perspectiva a la hora de tomar decisiones.

Viajes imprevistos

Quizá sea una idea salida de Hollywood pero la experiencia de estar en un aeropuerto y coger un vuelo que a última hora baja sus precios o encontrar en un buscador de ofertas un alojamiento de ensueño disponible para el día siguiente es la forma de viaje ideal para los viajeros intrépidos y de tipo aventurero. Lo que para muchos puede ser frustrante por la idea de no tener el control, para otros puede resultar terapéutico por el simple hecho de dejarse llevar.

Viajar con la mejor compañía

¿Has ido de luna de miel? ¿Has probado a hacer un viaje con tu familia?  ¿Y  un viaje con amigos? Las vacaciones compartidas pueden resultar muy positivas para reforzar las relaciones… O para todo lo contrario. Estadísticamente los divorcios suben después de las vacaciones y, probablemente, cuantas más personas haya en un viaje, más difícil será llegar a un acuerdo. Sin embargo, con una buena organización y tratando de implicarse en el gusto del resto de viajeros puede lograrse una experiencia única y un recuerdo fantástico.

Las opciones son muy variadas. Desde el mítico chalet familiar en la costa a darlo todo en un festival de música veraniego. Si los integrantes de la expedición están de acuerdo en el destino y en los planes a realizar relájate y disfruta. Y si en algún momento quieres acercarte por tu cuenta a algún sitio… ¡No olvides avisar al resto!

Viajes en carretera

Playa y chiringuito, un clásico del verano

Colas interminables de coches para llegar a la costa o madrugar para plantar la sombrilla en la playa… ¿Te suena? Una de las estampas típicas del verano en nuestro país y uno de los tipos de viaje más frecuentes: el turismo de sol y playa.

El Mediterráneo suele llenarse de turistas deseosos de tumbarse sobre la arena y relajar su cuerpo durante horas con el sonido del mar de fondo. Arenales interminables, playas paradisíacas y chiringuitos que tienen como reclamo sus raciones y sus fiestas forman parte de una de las formas de hacer turismo más repetidas. Una alternativa ideal para lucir moreno hasta que haya que volver a usar manga larga.

Turismo de salud

Más allá de ir a otra ciudad para recibir tratamiento médico, el turismo de salud está enfocado al bienestar. Balnearios, baños, fitness, spa, aguas termales o masajes son las actividades preferidas en este tipo de viajes. Aunque inicialmente pueda parecer que los viajeros más habituales pertenecen a la tercera edad, lo cierto es que cada vez es mayor el número de jóvenes que buscan una despedida de soltero más tranquilo, una jornada relajada en familia o un plan romántico apacible.

Viajes de negocios

Con el boom del turismo en los años 70 y 80, los viajes de negocio fueron cediendo terreno a los desplazamientos por ocio. Sin embargo, todavía hay un gran número de viajeros que se desplazan por motivos laborales o que combinan vacaciones y trabajo. La productividad y la planificación en estos casos es vital. El equipaje debe ser ligero, el planning estar bien organizado y las direcciones de interés deben de ser claras.

¿La mejor recomendación para este tipo de desplazamientos? El bleisure. La nueva tendencia turística practicada en más del 58% de los viajes laborales implica quedarse

conociendo la ciudad una vez finalizados los negocios. De esta forma, el trabajo se encara con menos estrés y la vuelta no se antoja tan abrupta.

¿Cuál es tu tipo de viaje favorito? ¿Los has probado todos? Ya sea un desplazamiento corto o un viaje largo, recuerda que descansar es primordial para evitar accidentes, del mismo modo que debes beber agua frecuentemente y revisar tu coche antes de ponerte en ruta para comprobar que todo está en orden. Disfruta del viaje, no solo del destino, y conduce con precaución.