Turismo en Arán: planes para disfrutar del fin de semana

19 febrero | 2016 | Goodyear

Al pensar en un fin de semana en el Valle de Arán (Vall D´Arán) seguro que nos viene la imagen de grandes pistas de esquí de Baqueria Beret, las altas montañas de los Pirineos, pero, si no queremos ir a esquiar o preferimos ir en una época en que no haya nieve, como verano, ¿qué podemos hacer en el Valle de Arán? Pues muchas cosas.

Este pequeño valle de poco más de 10.000 habitantes tiene un tercio de su territorio por encima de los 2.000 metros de altura, por lo que nos vamos a encontrar con muchas actividades de alta montaña para hacer más allá de las relacionadas con la nieve, así como con un rico patrimonio cultural y unos pueblecitos de cuento que nos encantará visitar.

La vía de acceso al Valle de Arán es la N-230, la carretera que nos conducirá desde Lleida hasta la entrada al valle, pasando por lugares tan espectaculares como el Vall de Boí, lugar donde se encuentran las iglesias románicas Patrimonio de la Humanidad, y el Parque Nacional de Aigüestortes, uno de los más espectaculares de la geografía española, y que bien merece una visita para conocer estos lagos de alta montaña.

El túnel de Vielha nos da la bienvenida al Valle de Arán, este pequeño rincón de los Pirineos que hasta 1948, fecha de construcción de este túnel, tenía más relación con Francia que con España, pues eran más sencillas las comunicaciones con el país galo. Esta influencia francesa se nota en el idioma singular del valle, el aranés, que proviene de una variedad gascona del idioma occitano, así como en la administración de la zona y en parte de su cultura, también derivada de la cultura occitana del sur de Francia.

Ya en el valle de Arán, en un fin de semana tenemos tiempo suficiente para conocer algunos de los pueblos más bonitos de la zona, como Bossosts, el pueblo más grande junto a la frontera francesa; Arties, la que para muchos es la localidad más bonita del valle; Canejan, que en la frontera con Francia tiene rincones muy curiosos; Unha, conocida por sus vinacotecas e iglesia románica; y por supuesto Vielha, la capital del valle y población más grande, ideal como base para recorrer el valle al tener muchos hoteles y restaurantes de gran calidad.

Vielha merece una mención especial, pues al ser la capital del valle de Arán, en ella encontramos lugares con encanto y culturales de imprescindible visita, como la iglesia de Sant Miquèu o el Museo de la Val d’Aran. Vielha está dividida por el río Garona, que fluye hacia el norte en su camino para convertirse en uno de los ríos más importantes de Francia.

Y una vez visitados algunos de los lugares más bonitos del valle de Arán, nos queda conocer los tesoros naturales que esconde este rinconcito en los Pirineos. Para ello tenemos opciones para todos los gustos. Si nos gusta caminar, una de las rutas más impactantes es la ruta de los Siete lagos, en Colomèrs. Esta ruta nos permite conocer el circo de los lagos, un macizo de montañas en círculo donde ver una cincuentena de lagos, en una ruta de tres a seis horas de duración.

Una ruta a caballo, que siempre está de moda en el turismo rural, es una experiencia totalmente diferente cuando estás en plena primavera y de fondo tienes las grandes montañas de los Pirineos. O la visita al parque de aventura vertical de Naturaran, donde disfrutar de la multiaventura y de las tirolinas. Y para descansar tras un activo fin de semana y volver como nuevo a casa, que mejor que relajarse en las aguas del balneario de Banhs de Tredòs, a las puertas del Parque Nacional de Aigüestortes.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan