Turismo en Benicassim: una guía para conocer sus playas

17 agosto | 2015 | Goodyear

La playa está hecha para disfrutarla tumbándonos al sol y refrescándonos en el mar para aguantar mejor las altas temperaturas del verano, sí. Pero… ¿acaso recorrer la costa en coche, dejando a derecha e izquierda del trayecto un paisaje espectacular, no es una forma apasionante de disfrutar de los destinos costeros? Nos encanta viajar, pero lo que más nos gusta, es dejarnos cautivar por cada kilómetro que recorremos.

    40.0914120.142478

    Por eso nos gusta elegir destinos y rutas que no nos dejen indiferentes. Y esta vez lo hemos hecho en Castellón, seleccionando un recorrido breve, de unos 12 kilómetros, pero intenso. Tan intenso como el abanico de colores y contrastes que deja a su paso el trayecto de Oropesa del Mar a Benicasim.

    Empezamos la ruta después de desayunar, con las pilas bien cargadas e infinitas ganas de conocer ese pequeño gran trayecto que separa ambas localidades castellonenses. En Oropesa nos alojábamos en un apartamento en la Playa de la Concha, por lo que partimos en dirección al puerto y, dejándolo a mano izquierda, subimos la estrecha carretera que algo más adelante nos regalaría unas vistas únicas desde un mirador de esa misma playa y los barcos amarrados. ¡Indescriptible!

    Continuamos el camino y, pasando por la zona de urbanizaciones -¡y casas espectaculares!- de Playetas, nos desviamos a La Renegà, donde teníamos previsto, y así lo hicimos, pasar el resto de la mañana. ¿Qué tiene este sitio de especial? Pues sus calas vírgenes, rocosas, en medio prácticamente de la nada. Aquí, ni chiringuitos de playa, ni aglomeraciones de gente, ni vecinos de toalla… Sólo la paz que da el sonido de las tímidas olas impregnando las piedras de la orilla.

    Para comer nos desplazamos a Benicasim, concretamente a la playa del Torreón. Se trata de una playa de ancho espacio de arena y un precioso paseo marítimo que deja a su paso antiguas villas de personajes de clase alta. En cuanto llegábamos allí, fascinados por las vistas del Mediterráneo a mano izquierda, tuvimos claro dónde íbamos a comer. En la misma orilla del mar, leímos: Voramar. Un hotel también restaurante en el que puedes elegir entre una comida formal o más informal, ubicadas en espacios distintos. Pero en la terraza era donde se sirven los bocatas, así que… ¡terraza! Y las vistas, una vez más, sorprendentes al dejar ver la inmensidad de un mar que, desde que salimos por la mañana de Oropesa, nos acompañó en cada tramo del trayecto. Un trayecto que no queríamos que acabara, ¡menos mal que, afortunadamente, el camino de vuelta lo hicimos por la misma ruta!

    Oropesa - La ruta perfecta

    Good Year

    Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

    ¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

    Good Year Kilometros que cuentan