Turismo en Bilbao: ruta de dos días para disfrutar

Te presentamos una ruta de dos días de Turismo por Bilbao para que puedas aprovechar al máximo tu visita a esta bella ciudad. ¡Anímate a descubrirla!

Bilbao es un ejemplo de ciudad que, como el buen vino, ha ido ganando presencia y reconocimiento con el paso de los años. Cada vez está en los planes de más gente, y lo que es más importante, en el recuerdo de viajes especiales, a pesar de que hace unos años se decía de Bilbao que era una ciudad gris, industrial y apagada. Esta vez venimos a desmontar una vez más ese falso mito la ciudad venía cargando. ¿Por qué? Te preguntarás…

Bilbao se ha llenado de color, de arte, cultura y de la mejor gastronomía. Perderte en su casco viejo es disfrutar de la visita recorriendo cada una de sus calles. De hecho, a la zona antigua se la conoce como “las 7 calles” ya que son las que formaban el poblado medieval en su origen. Un elemento clave, la tradición, que se plasma, como en cada rincón del País Vasco, en su gastronomía. ¿Quién no conoce los pintxos? Aunque quizás es mejor preguntarse: ¿quién puede resistirse a un buen pintxo? Nosotros, desde luego, ¡no! Por eso te recomendamos darle un gusto al paladar en la calle Poza, Ledesma o en la Plaza Nueva. Una vez allí, ¡elegir qué aperitivo tomar será tu gran reto!

Nuestro paso por Bilbao fue de dos días, aprovechando un fin de semana, aunque nos habría encantado quedarnos más tiempo dada la belleza que ofrece y la infinidad de lugares que visitar. ¡Pero así tenemos excusa para volver pronto!

Día 1: ¡Amanecimos por todo lo alto! Nuestra primera parada la teníamos clara, no podíamos esperar a visitar… ¡el Museo Guggenheim! En cuanto te acercas a él, ves alzarse sus paneles de titanio y la forma en que aparecen las curvas del edificio vistas desde el río. Una obra maestra que alberga arte fuera y dentro del armazón que lo convierte en uno de los principales atractivos de la ciudad y ante el que es imposible no caer rendido.

Visitando el museo se nos pasó la mañana, así que después de comer por las inmediaciones -con vistas al edificio del Guggenheim, claro- pusimos rumbo al Mirador de Artxanda. Ya teníamos la idea de cómo era Bilbao a pie de calle, así que ahora queríamos hacerlo a vista de pájaro. Seguro que te encantan las buenas vistas tanto como a nosotros, por lo tanto, no puedes perderte la panorámica que se contempla desde este mirador, 100% recomendable en tu visita.

Y tras unas vistas así, qué mejor que recibir la noche en los bares de la Plaza Nueva para despedir un día fabuloso y esperar con ganas lo que nos depararía el segundo.

 Bilbao2

Día 2: El puente de Calatrava nos esperaba esa mañana de domingo, así que ésa fue nuestra primera parada en el itinerario del día. Cruzando la ría Nervión, sorprende cómo su curvatura y su arco se alzan a lo lejos animándote a cruzar semejante escultura. ¡Y así lo hicimos!

Para seguir con nuestra ruta cultural, visitamos también esa mañana La Alhóndiga, que para quienes no lo sepáis, constituye uno de los edificios más representativos y en su día fue un almacén de vino. Te sorprenderán sus 43 columnas, cada una con estilo propio. ¡Ya te advertimos que Bilbao está llena de arte y este sitio es un ejemplo de ello!

Ahora sí, ya era hora del aperitivo para coger fuerzas. ¿Dónde lo tomamos? Esta vez en la calle Poza, para de ahí desplazarnos hasta el maravilloso edificio del Teatro Arriaga, el más antiguo de Bilbao, que sorprende con una fachada espectacular para albergar sus prestigiosas interpretaciones. ¡No puedes perdértelo!

 

Después de todas estas visitas, entenderás por qué Bilbao es una de las grandes y más completas ciudades tanto en arquitectura como en arte y modernidad. Los contrastes del caso antiguo con otros elementos más innovadores, la tecnología punta aterrizada en el metro que recorre la ciudad, la oferta de espectáculos y música, el puente, el Guggenheim, la gastronomía…  sin duda harán que quieras quedarte más tiempo del que tenías pensado.