De turismo en Castellón: ruta en coche desde Peñíscola al interior montañoso

Castellón es una preciosa provincia que merece ser conocida desde sus playas hasta sus montañas. Descubre con Goodyear y José Miguel Redondo Sele una ruta para hacer turismo en Castellón.

La provincia de Castellón tiene mucho más que sol y playa. Es Historia, monumentos, atardeceres, gastronomía y más montañas de las que nos podamos imaginar. La postal de los hoteles en primera línea es una foto en color sepia repleta de tópicos que, si bien existe en muchas zonas del litoral, no permite ver todos los colores de un arcoíris repleto de propuestas esplendidas.

    Peñíscola y el castillo del Papa Luna junto al mar. Arrancamos en Peñíscola. Por supuesto, un clásico. Pero un clásico por algo. No todas las ciudades y pueblos españoles han sido la sede de un papado. Y aquí la historia del rebelde Papa Luna nos recibe en un castillo medieval cuyas murallas abrazan toda una sucesión de casas blancas que vibran en cada atardecer. Ayer El Cid encarnado por Charlton Heston. Y hoy la ya inmortal Juego de Tronos. Peñíscola fue una de las localizaciones elegidas para aparecer en la serie de HBO seguida con fervor en casi todos los países del planeta. Porque hay escenarios que nunca fallan, estemos en los sesenta sonando los Beatles o arañando añadas en el calendario a un siglo XXI en el que siguen entusiasmando los Rolling Stones.

    Alcalà de Xivert. Podemos tomar una carretera más rápida que nos lleve a Morella en apenas una hora, pero como nos gusta perdernos por rutas secundarias elegimos empezar el interior por Alcalà de Xivert, con un castillo que guarda tanto el mar como la montaña desde su atalaya natural de la Sierra de Irta. Esta transición lenta entre la Costa del Azahar y el Maestrazgo nos anima a continuar por una carretera llena de pendientes y, sobre todo, de curvas que, para quienes nos gusta conducir, proporcionan un inmenso placer. Si vamos con compañía que no falte la biodramina, por si acaso.

    Ruta por Castellón

    Ares del MaestratCuando hemos superado los mil metros sobre el nivel del mar nos topamos de cara con una localidad que, sin la fama de Morella, recibe al viajero con una imagen casi igual de increíble. Se trata de Ares del Maestrat, con las ruinas de un castillo templario sobre una colina con forma de “muela” y una lonja gótica que funcionaría como Sala Capitular de la malograda orden de caballeros. Conviene detenerse en este rincón insólito del Maestrazgo. No aparece en guías de viajes, ni ha encabezado prestigiosas revistas o documentales de televisión. Es puro medievo que nos ha llevado definitivamente a otro mundo, al de las montañas y las atalayas.

    Morella

    Morella. Nuestro viaje se detiene en Morella, contemplado de largo como uno de los pueblos más hermosos no sólo de la provincia de Castellón sino de toda España. Una muralla con catorce torreones y seis puertas de acceso protegen un casco histórico lleno de estrecheces y cuestas. Hasta que la Calle Blasco de Alagón, completamente porticada, nos atrae con sus cotidianeidades y mercados espontáneos.

    Subiendo hacia el castillo deparamos en el gótico de la Basílica de Santa María. Nos asomamos al cielo pintado de la Puerta de los Apóstoles y empezamos a percibir el aroma de los ternascos que se están preparando para ese mismo día. Nos olvidamos de la ruta, de Peñíscola, Alcalà de Xivert o de Ares para sucumbir a una carne deliciosa, a la esencia de la mejor trufa de la terreta y rematar faena con la famosa cuajada morellana, convertida en el súmmum de los adictos a este producto lácteo. Porque cuando se prueba uno se replantea el concepto de cuajada que tenía hasta entonces.

    Del mar Mediterráneo al interior montañoso del Maestrazgo en una provincia que tiene mucho que decir. Castellón se muestra humilde al mundo pero tiene razones de sobra para presumir….

    The following two tabs change content below.
    José Miguel Redondo Sele
    Soy un viajero por vocación, y bastante inquieto, que siempre vio al mundo como una ventana por la que escapar. No quería que nadie me lo contara por lo que hasta día de hoy he podido estar en torno a unos 90 países. Desde hace diez años, además, lo cuento en el blog www.elrincondesele.com donde aglutino mis dos pasiones, que son viajar y escribir. Fundador del concepto Tertulias viajeras en Madrid, amante de la radio y colaborador con distintos medios de comunicación, me dedico a contar viajes con tres objetivos: Asesorar, entretener y, por supuesto, aprender.