Turismo en Galicia: tu guía para disfrutar

Te contamos cuáles son los lugares más emblemáticos para disfrutar del turismo en Galicia. ¡Aprovecha al máximo tu visita!

Seguro que cuando piensas en Galicia te vienen a la cabeza el sueño barroco de la Praza do Obradoiro o las arenas de las Rías Baixas. La mayor parte del turismo de la comunidad se reparte entre (o compagina) los dos sitios. En los últimos años algunos valientes se han ido acercando a las Rías Altas (mucho menos “mediterráneas” que sus homólogas), pero aún así, es relativamente bajo aún el número de turistas que se atreven con el interior gallego. Y Mondoñedo, a pesar de no distar ni 30 kilómetros del mar, recogido entre las verdes elevaciones del Xistral, es sin duda una joya interior.

Lo primero que salta a la vista cuando se llega al pueblo es que, sin duda, merece ser conocido en todo su esplendor: cuando se acerca el otoño y ya vemos las primeras nieblas esparciéndose por las alturas de alrededor, encerrando el lugar en una atmósfera de cuento infantil. Lo segundo, un casco histórico de belleza única que converge en la Praza da Catedral en la que nos espera una de las insignias de Mondoñedo: sus tartas.

En la terraza del local, cubierta por galerías –otro clásico de los cascos antiguos de Galicia-, podemos disfrutar de la famosa repostería de Carlos Folgueira, muy famosa por su hojaldre de almendra, bizcocho y almíbar, que en nuestro paladar crea una experiencia que más vale vivir que describir. Si eres amante de las letras, te gustará saber que, a un lado de la plaza, se encuentra la estatua del autor Álvaro Cunqueiro. Puede ser una gran ocasión para plasmar tan buena compañía en una foto.

Si eres de los que no se pueden estar quietos en un sitio, como es mi caso, quizá necesites un aliciente más en la visita. De acuerdo, ya hemos estado en la zona vieja visitando el Seminario, la Catedral y las callejas estrechas en las que aún parece bullir el eco de su pasado. Pero la visita aún puede alargarse en las Covas do Rei Cintolo. Es la caverna calcárea más grande de la comunidad y uno de sus lugares más conocidos. Un paisaje cerrado de estalactitas y estalagmitas se abre ante la vista durante más de siete kilómetros en las entrañas de la montaña. De viernes a domingo y previa llamada a la Oficina de Información Municipal del Ayuntamiento, es posible visitarlas en grupo.

Mondonedo-2

Te aseguro que esta visita abrirá el apetito. Por suerte, a poco que uno busca encuentra varios lugares donde explorar la gastronomía mindoniense.
Uno de ellos, en la N-634 y a menos de cinco minutos en coche del centro urbano, es A Voltiña. En él podemos enfrentarnos a todo un desafío. La combinación inimaginable de dos clásicos de la mesa: la empanada rellena de tortilla de patatas. ¡Como suena! Y sí, es una pasada.
Si no quieres salir del centro urbano, también puedes comer en el Restaurante Montero o, si te decantas por el tapeo, pasarte por la Cervecería Abadía.

Para terminar la visita, una idea genial es la subida al mirador de A Frouxeira, ya en el vecino ayuntamiento de Foz. Desde este antiguo castillo, se puede ver de una sola pasada todo el Val do Masma, el pueblo de Mondoñedo y, hacia el norte, el Cantábrico. Una vista que quita el aliento y pone un buen punto final a la visita de la joya recóndita del norte gallego. Si estabas pensando en hacer una escapada por Galicia, ¡no lo dudes y acércate a Mondoñedo!

bosque gallego