Turismo en Jaca: planes para disfrutar de la joya del Pirineo

14 diciembre | 2016 | Goodyear

Disfrutar en familia de un fin de semana en las estaciones de esquí por los alrededores de Jaca es una experiencia increíble que puede marcar un antes y un después a vosotros y a vuestros hijos. Desconectar cuando llega el viernes es algo necesario para todo ser humano que quiera mantenerse en correcto estado a lo largo del tiempo. Si bien es cierto que entre semana todos los padres llevan el estrés que produce el ajetreo diario, no es menos cierto que el sábado y domingo deben ser días diferentes al resto, ya que es lo que pide el cuerpo, pero especialmente la mente.

    42.809952-0.507178

    Y qué hay mejor que irse en invierno a una estación de esquí  a disfrutar de ese entorno diferente a lo que habitualmente se hace en una ciudad española cualquiera, que es de blanco idílico y que tanto atrae al ser humano…

    La montaña nos ofrece ese toque diferente que nos permite respirar aire puro, hacer deporte, un deporte exclusivo y atrayente. Lo llamativo es que un lunes, quien vuelve al trabajo tras un finde de esos que ha catalogado como estándar, suele hacerlo llevando “cara de lunes”, pero en absoluto le ocurre a quien vuelve de esquiar, ya que vuelve con una felicidad pasmosa y habiendo “cargado las pilas” de verdad.

    Estaciones de montaña: de Astún a Candanchú

    En este caso nos hemos desplazado a Aragón, donde haremos un recorrido por el atractivo Pirineo Aragonés. Empezamos en la estación de montaña de Astún. Ésta es de tamaño mediano y está enfocada a los esquiadores turistas y habituales. Cuenta con numerosas pistas azules y rojas, lo que hace que en su mayor parte sea de nivel medio-alto. Está situada en un valle en forma de embudo o anfiteatro, lo que significa que todas las pistas terminan en el propio núcleo de la estación, lo que lo hace ideal para las familias, ya que los niños no tienen pérdida posible.

    Astún pertenece a Jaca, ciudad a la que hace referencia este artículo. Jaca es la perla del Pirineo, un lugar situado en un entorno muy singular, con una Ciudadela (similar a un pentágono) preciosa, unas calles repletas de tiendas dado su carácter turístico y sus mil actividades tanto en invierno como en verano.

     

    9-nieve

    Comenzamos el viaje desde Astún, saliendo con nuestro vehículo en dirección a Candanchú, la estación española que primero se fundó como centro invernal. No debemos confundir esto, que significa que ya desde los años 20 del siglo pasado era habitual ver esquiadores allí, con  lo que sería colocar un remonte mecánico. Lo cierto es que hoy en día es impensable una estación invernal sin remontes, pero hace casi 100 años,  éstos aún no existían aunque ya se esquiaba.

    Entre Astún y Candanchú cruzamos el Camino de Santiago por su vertiente aragonesa, la más antigua y tradicional, pero la menos transitada en la actualidad, ya que el camino francés, partiendo desde Roncesvalles, ha ganado la partida por ser unos cuatro días más corto en recorrido.

    Candanchú ha sido la estación por excelencia durante la etapa de desarrollo de las estaciones de esquí en la península. Hasta hace un par de décadas, era la estación de referencia por sus remontes, su número de esquiadores, ser el único centro de formación de los profesores de esquí de toda España (e incluso Andorra), sede de los campeonatos de España de esquí todas las temporadas, tener el mayor número de pistas negras… en fin, tantas cosas…

    Y sí. Candanchú es también una estación con una zona de debutantes perfecta para aprender a esquiar, pero también tiene numerosas pistas negras. De ahí el dicho de que “quien esquía en Candanchú, puede hacerlo en cualquier estación”.

    La pista de esquí más difícil

    Antes de llegar ya se divisan las espectaculares montañas de belleza sin igual. Pocos lugares hay con un macizo tan llamativo en masa rocosa con esos recortes. Al llegar al parking de la estación, frente a nosotros, se encuentra la mítica pista del “Tubo de la Zapatilla”. Esa antiguamente era la nombrada como “pista más difícil de España”.  Se trata de un medio tubo de grandes dimensiones formado en pura roca, por la que se puede bajar esquiando. Su pendiente llega a los 45º, por lo que es muy difícil, y tiene unas vistas espectaculares. Mide en total un kilómetro y medio aproximadamente si sumamos el “cono”, la parte de los restos rocosos que van depositándose debajo.

    9-ASTUN-05-305

    A su lado se percibe la pista “Loma Verde”, bello paraje para el fuera de pista en solitario y accesible desde el telesilla más alto de la estación en la zona de la Tuca. A la derecha, observamos la pista de esquí nórdico (fondo) unida con la estación francesa “Le Somport” y que en conjunto forman el área más grande de esquí nórdico de la península.

    Desde Candanchú, bajamos por una nada habitual carretera de 3 carriles y curvas verdaderamente amplias hasta Canfranc Estación, pueblo creado para la construcción del túnel ferroviario que enlazaba España y Francia hasta hace 40 años, actualmente ya en desuso. A día de hoy, este bello edificio se intenta transformar en un hotel de 5* y, de igual manera, la estación tiene varios proyectos para definir.

    Desde allí, continuamos con la carretera de gran calidad hasta Jaca. Nos gustaría remarcar que no conocemos otra estación en el mundo tan bien comunicada por carretera.

    Un paseo por el Valle de Tena

    Poco después bordeamos Jaca por su circunvalación divisando la Peña Oroel, así como también ladeamos Sabiñánigo para ya subir por el precioso Valle de Tena que reúne todos los alicientes del Pirineo: pueblos con encanto como Panticosa, Tramacastilla de Tena o Sallent de Gállego, además de naturaleza, actividades de montaña, estaciones de esquí de ARAMON Formigal-Panticosa y turismo termal, no en vano Panticosa cuenta con seis manantiales con aguas sulfuradas, oligometálicas y radiactivas que son recomendadas para el tratamiento de problemas de la piel, el aparato digestivo y el riñón.

    El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es uno de los espacios naturales más emblemáticos de todo el Pirineo. Fue creado en agosto de 1918 tras la montaña de Covadonga, con el objetivo de preservar uno de los ecosistemas más ricos de la cordillera. La comarca de Sobrarbe combina a la perfección riqueza natural y patrimonial en un entorno privilegiado.

    Con estos alicientes, el Valle de Tena, más abierto que el Valle del Aragón donde se localizan las estaciones de Candachú y Astún, es la siguiente parada de nuestra ruta de esquí. Se cruzan preciosos pueblos de piedra cuidados meticulosamente en su construcción. Divisamos el bonito pueblo de Panticosa con su estación de esquí y su privilegiado balneario, Escarrilla, y avistamos de cerca Sallent de Gállego, ayuntamiento al que pertenece la urbanización de Formigal.

    Inmejorables vistas

    Formigal es una estación cuyos remontes mecánicos bien podrían ser calificados como los más eficientes de nuestro país. Se trata de una de las mayores estaciones en Kilómetros esquiables a nivel nacional y la mayor si incluimos Panticosa, estación que actualmente forma un forfait junto a la de Formigal, pero que no se encuentran unidas físicamente.

    Formigal: pistas de esquí para el esquiador medio

    Formigal es mayoritariamente una estación con numerosas pistas para el esquiador medio, por lo que al igual que en Astún, priman las pistas azules y rojas, aunque también tiene gran cantidad de negras.  Es por lo tanto ideal para la mayoría de los esquiadores y sus remontes son extremadamente cómodos. Además, goza de una de las mejores escuelas de esquí.

    Es importante adquirir un plano de pistas para no perderse por el tamaño de la estación. Pero algo que te llena es que desde la mayoría de sus puntos se divisan los espectaculares Midi y Anayet, dos picos de renombre.

    Gran estación, pero también cuidada urbanización, con chalets en su parte alta, y numerosos hoteles de 4 y 5 estrellas, harán que pasemos unos días memorables para recordar a lo largo del tiempo.

    Las estaciones de Aramón del Pirineo aragonés inauguran la temporada con un parte de nieve atractivo para los amantes del esquí: 124 kilómetros de nieve polvo por los que deslizarse. La estación de Formigal-Panticosa contará con 77 pistas en los seis valles que conforman este dominio esquiable del valle de Tena con trazados para todos los niveles. La calidad de la nieve es «excepcional», aseguran desde el grupo Aramon, polvo, en todas las cotas de la estación. Respecto a los espesores, en cotas altas se alcanzan los 70 centímetros. En el valle de Benasque, Cerler abre temporada con  47 kilómetros con pistas para todos los niveles desde Basibé hasta Rincón del Cielo.

    Como habéis podido observar, se trata de una de las zonas donde más y mejor se pueden practicar los deportes de invierno. Jaca y sus alrededores, con las estaciones de Candanchú, Astún, Formigal y Panticosa, son los lugares ideales para acercarse a conocer el Pirineo en familia.

     

    Good Year

    Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

    ¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

    Good Year Kilometros que cuentan