Turismo micológico: cómo disfrutarlo en España

¿Te interesa el turismo micológico? Conoce algunos interesantes consejos y descubre 5 lugares dideales para practicarlo

¡Por fin ha llegado el otoño y con él las primeras setas de la temporada! El otoño ya es sinónimo de buena gastronomía y de visitas a los mejores paisajes de España. De unos años a esta parte, las setas están en todos los platos de temporada que se precien, convirtiéndose así en el producto estrella del otoño. Y con él todo un mundo. Los amantes de la micología empiezan su particular agosto y se echan a los montes a buscar tan preciado tesoro. ¿Nos quieres acompañar por la mejor ruta micológica de España? Sólo tienes que revisar tu coche, poner una buena lista de música y cargar tu cesta en el maletero ¡empezamos el viaje!

Consejos para salir en busca de setas

Antes de comenzar nuestra escapada de otoño lo mejor es seguir estos consejos para empezar a buscar setas. Si eres un experto micólogo ya sabrás exactamente lo que hay que hacer, pero si te estás iniciando, sigue estos consejos:

Obtener un permiso. Aunque es cierto que hasta hace unos años no era necesario, el gran aumento de personas que se dedican a recoger setas en otoño ha obligado a las autoridades a poner un coto, ya que las setas, como tantos otros productos, son un recurso limitado. Tan sólo es necesario rellenar una serie de datos en el Ayuntamiento más cercano y tendrás el permiso en tus manos. ¡Cuidado! Recoger setas sin permiso implica un delito y está penado con fuertes multas.

Turismo micológico

Tener precaución. Parece evidente pero es necesario tener mucha precaución. Hasta los amantes de las setas más experimentados pueden tener un fallo y recoger una que no sea comestible. Algunas setas con capaces incluso de provocar la muerte. Si no tienes experiencia o la tienes pero no estás seguro de que las setas que has recolectado son aptas para el consumo, mejor deshazte de ellas. Más vale prevenir que curar.

Prepararse bien. El otoño es, en principio, una época de frío y humedad. Abrígate bien y lleva unas buenas botas que no traspasen la humedad. Es fundamental ir cómodo pero bien preparado par las inclemencias del tiempo. Si vas en tu coche a una ruta por determinar, lleva siempre activado el GPS y lleva el móvil con carga. Es fundamental para no perderse en el bosque. Un botiquín de viaje bien preparado puede salvarte de cualquier inconveniente.

Cesta, helechos y navaja. Es el kit del buen explorador. Una cesta de mimbre será siempre el mejor lugar para transportar las setas. Coloca unos helechos en el fondo para hacer base y coloca las setas con cuidado. A la  hora de cortarlas, hazlo con un corte limpio. Nunca arranques una seta de cuajo, podrás dañar la colonia en la que está creciendo. Fundamental: no te lleves setas pequeñitas. Hay que dejarlas crecer para que este preciado producto siga inundando nuestros bosques cada otoño.

Conservación. Lo mejor es comer las setas cuanto antes, ya que cuanto más frescas, más sabrosas serán. Si tiene que guardarlas hazlo en una bandeja bien separadas y con las láminas hacia abajo. También se pueden congelar. Pero lo dicho, cuanto más frescas, más suculentas estarán.

Valle de Ambroz

Ruta de las setas

Si ya tienes todo preparado es hora de echarte a la carretera, te enseñamos cinco lugares que son el paraíso de las setas. ¡Podrás llenar tu cesta y volver a casa dispuesto a hacer un gran menú de temporada!

Ávila. La Sierra de Gredos es uno de los lugares ideales para recolectar setas en otoño. En la zona de Ávila, más en concreto en la Casa del Parque de Hoyos del Espino se realizan rutas micológicas todos los fines de semana de la temporada. En pequeños grupos (de no más de 15 personas) se plantean rutas espectaculares por un paisaje de excepción. En esta zona se pueden encontrar variedades como la boletus edulis, una de las mejores para un menú gastronómico de temporada por su sabor y olor y su carnosidad. Otras variedades comestibles son la Russala Integra, Tricholoma portentosum o Clitocybe nebularis. Y qué mejor que combinar este manjar con el mejor vino de la zona. Puedes aprovechar esta escapada para hacer también la ruta del vino de Rueda.

Barcelona. El Parque Natural de Montseny es una buenísima opción para recolectar setas. Hay mucha variedad y cantidad y es una zona en la que mucha gente disfruta de la recolección. En esta zona puedes encontrar variedades como el níscalo, rovellón, negrilla o trompeta de los muertos que , a su vez, son también las más comunes en Cataluña. Además de recolectar setas, en esta zona podrás disfrutar de sus maravillosos paisajes y sus rutas de senderismo. No en vano este parque natural es una Reserva Natural de la Biosfera. Si ya has llenado tu cesta de setas, puedes visitar rutas como la de la Ermita de Sant Martí o la del avión abandonado. ¡Espectacular! Y si tienes tiempo, te proponemos también una visita rápida a Barcelona para disfrutar de todas sus maravillas.

Málaga. Un amante de la micología no puede dejar de visitar el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, en Andalucía. En el municipio de El Burgo se hacen rutas programadas de entre 4 y 50 personas en las que se sale al bosque a recolectar setas, se disfruta de una suculenta comida y se asiste hasta a un taller de cestería. Los impresionantes bosques de pinsapos de la zona hace que la proliferación de setas sea muy abundante, pudiendo encontrar en la zona ejemplares como colmenillas o Morcheta Elafoides. También soy muy comunes las variedades de Lactarius rugatus (níscalos) o Russula rubroalba. Una vez que tengas la cesta llena siempre te puedes subir de nuevo al coche y hacer una visita a los lugares más emblemáticos de la zona. ¡No te arrepentirás!

Muniellos, Asturias
Cangas de Narcea e Ibias. Entre estas dos localidades asturianas podemos encontrar el enclave perfecto para encontrar más de 3.000 variedades de setas. ¿En dónde? Pues en el bosque de Muniellos, reserva integral de la naturaleza. Allí se encuentra uno de los robledales más impresionantes de España y uno de los mejore conservados de Europa. Tanto en esa zona como en el resto de los bosques asturianos puedes encontrar variedades tan comunes como boletus, lepistas o lactario. Pero no sólo en Muniellos puedes encontrar setas.  Hay numerosas localidades en las que se organizan rutas micológicas como en Piloña, Tapia de Casariego, Luarca o Mieres. Y si ir de ruta micológica te sabe a poco, no dudes en probar sus rutas de senderismo. Aptas para todos los niveles.

Cáceres. Al norte de la provincia de Cáceres podemos visitar una zona perfecta para la recolección de setas: el Valle del Ambroz. Casi 3.000 variedades de setas entre las que destacan las más apreciada culinariamente hablando: níscalos y boletus. A su alrededor, una vida que gira en torno a estos hongos. En el año 1980 se fundó la Sociedad Micológica extremeña y desde entonces el otoño gira en torno a este producto: fiestas, banquetes, jornadas, estudios etc… En la provincia existen incluso dos industrias, en Puebla de Obando y en Moralej, que exportan setas a muchos países de la Unión Europea. Y por si fuera poco en la zona se celebra todos los años el denominado ‘Otoño mágico’ con actuaciones musicales, rallyes, jornadas micológicas, actuaciones para los más pequeños… Si quieres descubrir más de Cáceres tan sólo tiene que seguir la ruta del Geoparque de Villuecas o la Garganta de los Infiernos lugares espectaculares que no podrás olvidar.

Está claro que la micología está de moda y se ha convertido en una verdadera afición para mucha gente a la que le gusta disfrutar de la naturaleza y degustar buenos platos de temporada. Disfruta de las rutas de setas y las posibilidades que el turismo micológico ofrece en España. No olvides coger tu cesta, ¡y a por setas!