Turismo en Ronda: un rincón de ensueño

Entra y conoce nuestra pequeña guía para disfrutar del turismo en Ronda, uno de los pueblos malaqueños más bonitos de Andalucía.

A veces es importante tener un rincón del mundo donde ir para huir de todo. Para mí ese lugar está en Málaga. Cuando era pequeño, iba con mis padres y hermanos todos los años a una pequeña ciudad con mucho encanto, Ronda. Mi padre tenía familia allí y solíamos ir a visitarles cada año en el mes de septiembre coincidiendo con la Feria de Pedro Romero que se organiza en la ciudad.

Aunque lo que realmente me gustaba era perderme con mi hermano y trastear los rincones de la ciudad. Recuerdo la primera vez que vi ese enorme desfiladero de más de 150 metros de profundidad. Me pareció algo increíble. Mis padres bromeaban porque siempre he sido una persona que habla mucho y me quede tan asombrado que fui incapaz de articular palabra. La vista desde lo alto de la Alameda del Tajo es espectacular: al norte se ve el Paseo de los Ingleses, un camino que transcurre por el borde del acantilado y que es bastante árido; y al sur, el Paseo de Blas Infante, que une la Plaza de Toros con el Parador de Nacional, que tiene varios miradores desde donde se puede disfrutar de panorámicas espectaculares. Por el lado sur se encuentra uno de mis puntos favoritos de la ciudad por la vista de la Serranía de Ronda y la tranquilidad que se respira, el “antiguo kiosco de música”. Si tenéis la oportunidad de ir a Ronda, no dejéis de verlo, es perfecto para dar un paseo tranquilo y romántico. Además, hay bastantes terrazas cercanas donde tomar algo y disfrutar de la vista.

Para poder atravesar el desfiladero, hay tres puentes conocidos como “el Puente Árabe, el Viejo y el Nuevo”. El más representativo es el Puente Nuevo, que une los barrios del Mercadillo y de la Ciudad, es decir, la zona nueva y el casco antiguo de Ronda. A uno de sus extremos vemos el Parador, antigua Casa Consistorial y estupenda elección para probar las sabrosas recetas rondeñas como la perdiz estofada, el cabrito asado, la sopa de almendras o algunos dulces típicos como las yemas rondeñas, las tortitas de miel o el queso de almendras.

ronda2

Y desde luego, no puedes perderte un pequeño tesoro que se encuentra en la parte baja del tajo, los baños árabes. Se trata de unas termas árabes increíblemente bien conservadas, situadas en el barrio de San Miguel, en el extrarradio de lo que fue en su momento la Medina Musulmana de Ronda. Se respira un ambiente misterioso capaz de transportarte a otra época.

Aunque, como os contaba al principio, yo solía ir durante las Fiestas de Pedro Romero, que se celebran en memoria del famoso torero, que hizo el primer “toreo a pié” por la Maestranza de Ronda. Las celebraciones tienen dos escenarios principales: el centro de la ciudad y el recinto ferial, que se llena de casetas al más puro estilo andaluz, con sevillanas y flamenco. Además, durante estos días tiene lugar uno de los eventos taurinos más destacados del país, la corrida Goyesca, llamadas así ya que los toreros van vestidos con los típicos trajes goyescos. Tiene lugar el primer sábado del mes y causa una gran expectación especialmente en el momento de la entrada de los toreros a la plaza, montados en calesas tiradas por caballos ante miles de rondeños y turistas.

¿Te apuntas a encontrar tu rincón de evasión favorito? Igual está en Ronda… Créeme.