Turismo en Salent de Gallego: ideas para disfrutar

Te presentamos una pequeña guía para que puedas conocer el bello paisaje de las montañas de Sallent de Gallego y su gran embalse.

Aunque nos fascina el turismo de sol y playa en verano, no hemos querido desaprovechar la oportunidad de escaparnos unos días a disfrutar de la naturaleza en un lugar donde lo que prima es el descanso y la desconexión. No hemos elegido el destino al azar, porque nos sorprendió tanto Panticosa que hemos decidido buscar una escapada cerca de allí, en el Pirineo Aragonés, para revivir los buenos recuerdos que nos dejó aquel viaje.

 

Y el destino elegido esta vez ha sido Sallent de Gállego, en una ubicación privilegiada, a los pies del Embalse de Lanuza, y rodeado de un paisaje único, de los que quedan en el recuerdo. Las casas típicas que conforman su centro urbano te conquistarán desde el principio: sus paredes de piedra, tejados con chimenea, algunas viviendas con escudos que las hacen todavía más señoriales, el Puente del Paco, la iglesia…

sallent1

Y aparte de la gran variedad de actividades en las que poder invertir el tiempo que pases en este bonito lugar, mientras te diviertes con quienes te acompañen en la aventura. Podrás hacer senderismo y escalada en los picos Anayet o Musales encontrando a tu paso increíbles panorámicas paisajísticas muy particulares de esta zona de España, tan cargada de elementos naturales. Además, podrás paliar las altas temperaturas con un chapuzón o más deporte –esta vez, acuático- en el embalse de Lanuza o el río Gorgol. Como verás, ¡aquí hay actividades para todos los gustos! Y ese es un factor que nos ha ayudado a decidirnos por Sallent de Gállego, porque no sólo nos ofrece unas vistas espectaculares, sino también la opción de divertirnos con múltiples actividades con nuestro grupo de amigos.

 

Nosotros ya estamos contando los días para esta escapada, la oportunidad perfecta para desconectar del calor, de las jornadas de trabajo, la gran ciudad y el asfalto. Hemos decidido cambiar todo eso por tranquilidad, vegetación, aire libre y amigos. Nos parece, desde luego, un gran inicio de vacaciones. ¿Te apuntas?