La vida útil de los neumáticos y las razones de por qué no debemos alargarla

11 septiembre | 2019 | Goodyear

Si hay un activo de seguridad en nuestro vehículo, ése es nuestros neumáticos. Son la primera toma de contacto con el asfalto y su buen estado es fundamental para garantizar la seguridad de nuestros viajes, el agarre y adherencia a la carretera. Desde Kilómetros que cuentan te explicamos las razones por las que no debes alargar su vida útil más allá de lo recomendado.

Por qué no alargar la vida útil de los neumáticos

A pesar de que son vitales para nuestra seguridad, los neumáticos requieren un mantenimiento básico y sencillo, pero en muchos casos nos olvidamos de ellos en el día a día. Cambiar los neumáticos a nuestro coche implica un desembolso mínimo de unos 300 euros y esa es la principal razón de que en muchos casos se “estire” su vida útil de una forma innecesaria, poniendo en serio peligro la seguridad.

Este exceso de uso tiene más peligro del que podamos pensar: los neumáticos son componentes fundamentales para mantener el vehículo en contacto con el suelo y para ello es fundamental conservar su dibujo. A menor dibujo, menos agarre y más distancia de frenado. A medida que disminuye el dibujo, la distancia de frenado aumenta de forma progresiva:

  • 3 milímetros de profundidad, distancia de frenado 60 metros
  • 2 milímetros de profundidad, 70 metros
  • 1 milímetro de profundidad, 90 metros

En la gran mayoría de los países de la Unión Europea, la profundidad mínima obligatoria para la banda de rodadura de un neumático es de 1,6 milímetros. Se llegará a este límite de grosor antes o después, dependiendo de cómo sea nuestra conducción. Los neumáticos tienen una duración estimada, tanto en el tiempo como en los kilómetros recorridos, pero el estilo de conducción es un factor determinante en el resultado final. Aunque no el único. Carga, velocidad, presión, mantenimiento son cuestiones a tener en cuenta a la hora de no alargar injustificadamente la vida útil de los neumáticos.

Al menor síntoma de desgaste, no dudes en consultar con un especialista. Hazlo tanto por tu seguridad en carretera como por evitar sanciones de tráfico. La ITV de los neumáticos establece que circular con neumáticos deformados no solo es un problema de seguridad vial sino una falta grave.

Neumáticos All Season

Cuándo cambiar los neumáticos

Habiendo conducido de forma responsable, por norma general y aunque no exista fecha de caducidad, los neumáticos deben ser cambiados a partir del quinto año de uso, si no hemos recorrido antes un exceso de kilómetros que hayan borrado el dibujo o sometido a los neumáticos a condiciones extremas que hayan dañado su estructura. La vida de los neumáticos, como ya hemos visto, depende de tu estilo de conducción, además de otros factores como el tiempo, el estado de las carreteras por las que circulas, por lo que el margen de 5 años es orientativo. De lo que no hay duda es que el cambio de neumáticos es imprescindible al alcanzar el límite de 1,6 mm de profundidad en su dibujo.

La fecha de fabricación de los neumáticos

¿Qué sabes del código DOT y si  incluye o no en el cambio de neumáticos? Es el indicativo de fábrica que informa del tamaño y la fecha de fabricación del neumático y que encontrarás en el lateral del neumático.

La fecha de fabricación de un neumático no está vinculada al rendimiento ni tampoco a la calidad, siempre y cuando las gomas hayan estado perfectamente conservadas y almacenadas. Si bien es cierto que un neumático puede dejar de rendir al cien por cien si han pasado muchos años desde su salida de la fábrica.

DOT fecha fabricación neumático

Recomendaciones para cuidar los neumáticos

No alargar de forma innecesaria la vida útil de los neumáticos no significa no realizar un correcto mantenimiento. De la misma forma que debemos verificar las señales visibles de desgaste y buscar soluciones profesionales, también es recomendable realizar tareas de mantenimiento y seguir unas pautas de cuidado básicas para garantizar el rendimiento de nuestros neumáticos:

  1. Los neumáticos deben llevar siempre la presión adecuada. Que las ruedas lleven una presión incorrecta es una de las causas de mayor desgaste. Si llevan más aire de lo que deben, se desgastarán más por el centro y agarrarán peor en el asfalto. Si tienen poca presión habrá más desgaste por la parte exterior y también habrá menos superficie de contacto. Es importante que las válvulas de las ruedas siempre vayan con sus respectivos tapones. Recuerda que la distancia de frenado también está directamente relacionada con la presión. Para reducir de 90 a 70 Km/hora la distancia de frenado necesaria es de 40 metros con 2,0 bar de presión. Si tenemos 1,0 bar de presión, necesitaremos para frenar 45 metros, 5 metros más.
  2. Adaptar la presión de los neumáticos a la carga del vehículo: el comportamiento del coche varía con más o menos peso de carga.
  3. Evitar la conducción agresiva a base de frenadas y aceleraciones.
  4. Trazar las curvas con la mayor suavidad que se pueda. Cuanto más se fuercen los giros, mayor desgaste habrá.
  5. Aunque parezca una obviedad, no se debe conducir a altas velocidades. Esto produce un calentamiento y una degradación excesiva del neumático.
  6. Evitar golpes y ‘bordillazos’ en las ruedas así como baches grandes.
  7. Uso incorrecto de las cadenas de nieve. Ojo con esto a aquellos que las usan de forma asidua en invierno. Con cadenas se debe circular a baja velocidad, porque son altamente perjudiciales para las gomas, y quitarlas en cuanto no haya nieve. Los neumáticos all seasons cuentan con marcaje M+S (Barro + Nieve además del pictograma de la montaña de tres picos con copo de nieve que los homologa para circular en condiciones de invierno siendo una alternativa ideal frente al uso de cadenas.

Lo que está claro es que con los neumáticos no se juega. Han de cambiarse en cuanto estén desgastados sin escatimar tiempo y dinero. Nuestra seguridad depende de ellos. Por eso verifica de forma periódica la existencia de daños visibles, fracturas, golpes, burbujas o cualquier otra señal alarmante y no te arriesgues. Aunque te parezca que aún debería tener muchos más kilómetros de vida útil, es hora de ir al taller y buscar entre los diferentes tipos de neumáticos aquellos que mejor se ajusten a tu coche y tu forma de conducir.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan