Villancicos originales y rockeros para amenizar la Navidad

10 diciembre | 2018 | Goodyear

La Navidad es sin duda una de las épocas más clásicas que existen. Todo parece estar preparado, constreñido, ensayado. El árbol, los villancicos, los regalos… Algunos encuentran un poco tediosas estas fiestas, y la verdad es que año tras año se repiten los mismos contenidos machacones en todas las cadenas, las noticias parecen hablar de lo mismo y las conversaciones de la cena familiar se dirían fotocopias del guión del año pasado. Pero de pronto enciendes la radio y una canción te anima el día. Más movidilla, más graciosa, más gamberra que los clásicos villancicos planos de estos días. O quizá más lúcida. Sea por lo que sea, te descubres tarareándola y te diriges con el ánimo en alza al trámite de la Nochebuena.

Es cierto, la Navidad nunca te había sonado así. Sube el volumen a nuestra playlist de villancicos originales en Spotify – o canciones perfectas para los anti-Navidad – y ¡a disfrutar!

Christmas with the Devil (Spinal Taps). Muchos echan en cara a la Navidad el postureo asociado a estas fechas: que si sonrisas al vecino, que si aguantar al primito… Por eso, la mejor canción para recibirla viene de una banda que es pura farsa: no existía hasta el falso documental This is Spinal Tap de 1984. Este antivillancico nos trae una escena de auténtico horror disfrazada en la normalidad navideña. Toda una declaración de principios.

Villancico para mi cuñado Fernando (Love of Lesbian). Toda una oda a un clásico navideño del que nadie se escapa. En todas las mesas de España hay en Nochebuena un cuñado indeseable e indeseado, un auténtico plomo que actúa como dementor del buen humor que debería regir la cena. Alrededor de él no hay risas. Siempre el comentario inapropiado, siempre la queja sobre la cena. Pues mira, Fernando, pon música mientras voy trayendo los cubiertos. Sí, ese CD de ahí.

Los históricos Reyes Magos (Mojinos Escozíos). Y qué importa lo que pidas si al final van a traerte carbón. Es lo que tienen que decir sobre los Reyes Magos los irreverentes Mojinos Escozíos, en caso de que ya hayas empezado a escribir tu carta… O peor aún, que estés recibiendo ya las cartas que han escrito tus hijos. ¿Que lo mejor de la Navidad son los regalos? Que se lo digan a los Mojinos.

Don’t shoot me Santa (The Killers). Si en nuestro país los Reyes Magos te traen carbón por haber sido malo, en Las Vegas… ¿Papá Noel te dispara? Déjate llevar por esta disparatada pero adictiva canción de The Killers que te gustará tanto que seguirás cantándola cuando el papel de regalo esté ya en la basura y el buen tiempo asome a la vuelta de la esquina.

Mistress Christmas (AC/DC). Hablando de regalos, hay quien pide un iPhone, o un Ipad, o un vídeojuego, o la última temporada de ‘Juego de tronos’ en DVD… y hay quienes, como los viejos rockeros de AC/DC, solo quieren un poco de emoción en el granero… o donde cuadre. Y así es como el grupo de rock australiano construye uno de los villancicos más pegadizos para estas fechas.

The Night Santa Went Crazy (Weird Al Yankovic). El humorista estadounidense tiende a satirizar sobre todo lo que existe, particularmente asociado a la cultura de masas. En esta canción se atreve con una racha asesina que invade la cabeza del entrañable Papá Noel allá en el Polo Norte. Lo que ocurre es una forma rápida y segura de transformar el espíritu navideño.

Christmas was Better in the 80’s (The Futureheads). Nos adentramos ahora por los caminos del indie rock para dejarnos llevar un poco por la melancolía. Hay muchas cosas que eran mejores en los 80 (o en los años en los que cada uno fue niño), y la Navidad es solo una de las más evidentes. ¡Cuántos turrones han pasado!

Christmas Sucks (The Arrogant Worms). Esta banda canadiense ha hecho del humor su bandera y del escenario su campo de batalla. No suelen dejar títere con cabeza y esta canción es una prueba. Se trata del relato de un niño que va desvelando, a través de sus ojos ingenuos y para un aterrorizado oyente, una larga procesión de desencantos de la Navidad que chocan con la visión que el chaval se había creado.

Heavy Metal Christmas (Twisted Sister). El heavy metal y la Navidad también han hecho sus pinitos en la convivencia. El resultado es esta canción que parodia o enriquece el clásico villancico anglosajón “Twenty days of Christmas” y su ingente cantidad de regalos entre enamorados. En esta ocasión, entre enamorados más duros de lo habitual.

Don’t Believe in Christmas (The Sonics). En los 60 ya se lamentaban: la Navidad no tiene sentido. Porque si se habían dejado las uñas siendo buenos y acumulando puntos de canje por una Navidad perfecta, ¿por qué no habían recibido los regalos prometidos? La estafa piramidal de la Navidad al descubierto.

Let me Sleep (Pearl Jam). Tenían que asomarse en algún momento por esta playlist. La veterana banda de rock alternativo compuso esta pieza que actúa muy eficazmente como himno de los más gruñones durante las fiestas.. ¿Veinticinco por la mañana? No me marees, déjame dormir.

Merry Christmas (I don’t want to fight tonight) (Ramones). Cena en familia, sonrisas y nada de discusiones, por favor. Es la máxima de las Navidades: en estas fechas, hay que quererse. Y los Ramones lo saben, como también son conscientes, con mucha ironía, de que si por ellos fuera más de una discusión surgía entre polvorón y polvorón.

Villancico (Ska-P). Si lo que de verdad te molesta de la Navidad es la hipocresía y la obligación autoimpuesta de ser felices, esta es tu canción. Ponla en la cena de Nochebuena y nada volverá a ser igual… ¿Brindar? ¿Por qué? ¿Por la pobreza, la miseria, las guerras, el terrorismo…? Los chicos de Ska-P, siempre tan reivindicativos como siempre, y, sus canciones, siempre tan oportunas.

Happy Xmas (War is Over) (John Lennon). Soñador empedernido con un mundo mejor, John Lennon dejó esta canción que, a pesar de su título, funcionaba más como un himno pacifista que como un villancico, pero su uso posterior lo ha convertido en una de las canciones más potentes que se pueden entonar en Navidad. ¿Cuántas veces no te habrá venido a los labios?

A Christmas Carol (Tom Lehrer). Apoteosis de sano cinismo sobre la Navidad y sus fantasmas familiares. El cantautor y humorista desgrana aquí las imposturas de la fiesta mientras nos va empapando el alma de desazón mezclada con buen humor como sólo los genios saben hacer. Es la canción perfecta para hacer brotar una sonrisilla antes de los duros trámites de Nochebuena. ¡Prueba!

 

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan