Visitar Girona: la ruta por el triángulo daliniano

José R. Pérez ‘Avistu’ y Goodyear te invitamos a recorrer el triángulo daliniano por las localidades catalanas

Todo lo que sabes sobre Dalí podría estar equivocado, salvo que seas un artista experto conocedor de su biografía, pero la única forma de comprobarlo es realizando la Ruta del Triángulo Daliniano en Cataluña. De hecho, lo mejor sería tener a nuestra disposición el Neuralizador de los Hombres de Negro, para así empezar el viaje sin ideas preconcebidas sobre lo que nos vamos a encontrar en los tres puntos de la ruta: Figueras, Portlligat, Púbol.

    En esas tres poblaciones gerundenses la biografía de Salvador Dalí quedó marcada por el verde interior del Ampurdán, por el azul del Mediterráneo y por la luz que impregnaba todo lo que se encontraba a la vista.

    “El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos.” Salvador Dalí

    Marcaron también la biografía de una manera más vital, similar al resto de los mortales (aunque no sean reconocidos genios como él), por ser los sitios que le vieron nacer, crear arte y fallecer, aunque su legado trascendiera su último aliento.

    El punto más lejano del Triángulo Daliniano está en Portlligat (Cadaqués), a unos 170 km de Barcelona, y entre esta población costera, Figueras y Púbol hay aproximadamente 80 km por carretera. Las distancias son pequeñas para el gran recorrido artístico que vamos a hacer.

    Figueras, el comienzo

    Figueras: comienza la ruta daliniana

    Si lo primero que ve uno de Dalí es el Teatro-Museo en Figueras, su localidad natal, descubre un artista que conjuga el mundo de los sueños con la realidad para crear imágenes surrealistas.

    Cuadros, esculturas, juegos de perspectivas o los montajes como el del Cadillac en el que llueve en su interior, se albergan en este antiguo teatro, reconstruido tras su incendio en la Guerra Civil, en una obra supervisada por Salvador Dalí.

    “¿Dónde si no en mi ciudad ha de perdurar lo más extravagante y sólido de mi obra, dónde si no?. El Teatro Municipal, lo que quedó de él, me pareció muy adecuado y por tres razones: la primera porque soy un pintor eminentemente teatral, la segunda porque el Teatro está justo delante de la iglesia en que fui bautizado, y la tercera porque fue precisamente en la sala del vestíbulo del Teatro donde expuse mi primera muestra de pintura.” Salvador Dalí

    El huevo, símbolo de vida prenatal, aparece en la decoración exterior del edificio, en su tejado, y será uno de los elementos recurrentes para el artista.

    Artista, sí, pero multidisciplinar, como apreciamos dentro y fuera del edificio, pues desde la esquina accedemos a una exposición de joyas diseñadas por Salvador Dalí durante casi cuatro décadas.

    Comienzo de la ruta

    Portlligat: el laberinto de Dalí

    En plena Costa Brava se encuentra el pequeño pueblo pesquero de Portlligat, a apenas unos centenares de metros del también costero Cadaqués, de cuyo término municipal depende.

    “Portlligat está situado a quince minutos de Cadaqués, al otro lado del cementerio. Es uno de los lugares más áridos minerales y planetarios de la tierra. Las mañanas ofrecen una alegría salvaje y amarga, ferozmente analítica y estructural; los atardeceres son morbosamente tristes: Los olivos brillantes y animados durante el día, se metamorfosean en un gris inmóvil, como de plomo. La brisa matinal dibuja sonrisas de pequeñas olas felices en las aguas; por la tarde y a menudo, a consecuencia de los islotes que hacen de Portlligat una especie de lago, el agua está tan tranquila que refleja los dramas del cielo crepuscular”. Salvador Dalí

    El laberinto de Dalí

    Fue en la década de los 30 cuando Salvador Dalí compró primero una pequeña barraca de pescadores a la que fueron siguiendo otras adquisiciones, interrumpidas sólo por la Guerra Civil y el consiguiente refugio del artista en EEUU hasta 1949. A partir de su regreso a España, la vivienda, taller y otras estancias fueron tomando forma, a la par que crecía la superficie en la que vivía, y trabajaba, Salvador Dalí junto a su musa Gala.

    Hoy el Museo, la Casa Salvador Dalí, es un laberíntico recorrido por exteriores e interiores, que sólo se puede hacer mediante reserva previa, en grupos reducidos de 8 personas.

    Cadaqués

    Púbol: promesas a Gala

    Un genio tiene que hacer las cosas a lo grande, incluyendo las promesas. Cuando a su Princesa, Gala, le prometió un castillo, no era una figura literaria sino una realidad que acabó plasmando en 1969 cuando adquirió el deteriorado castillo de los baroneses de Púbol.

    Amante del romanticismo que destilaban las ruinas, la restauración del edificio se hizo respetando el aire melancólico de la construcción. Después de Figueras y Portlligat, el Castillo Gala-Dalí de Púbol es, curiosamente, un respiro de la sobredosis de surrealismo de los museos anteriores.

    «Todo celebra el culto de Gala, hasta la habitación redonda, de eco perfecto, que corona el conjunto de la edificación y que es como una cúpula de esta catedral Galáctica; y cuando me paseo por esta casa, me miro y veo mi concentricidad. Me gusta su rigor moruno. Me faltaba ofrecer a Gala un estuche más solemnemente digno de nuestro amor. Por ello le regalé una mansión edificada sobre los restos de un castillo del siglo xii, en La Bisbal, el antiguo castillo de Púbol, donde ella reina como soberana absoluta, hasta el punto de que yo no la visito si no es con una invitación escrita de su mano. Me he contentado con decorar sus techos para que, al levantar los ojos, me encuentre siempre en su cielo». Salvador Dalí

    Las habitaciones son dalinianas, sí, pero también son, por decirlo de alguna manera, vivibles. Son espacios que, aún dotados de elementos de decoración y diseño que salen indudablemente de la mente de Dalí o del gusto de Gala, no te hacen sentir en un museo.

    Costa Brava

    Aunque en el jardín abunden los elefantes de pequeño cuerpo y desproporcionadas y finas patas. En el Castillo Gala-Dalí hay una cripta con dos tumbas, y en una de ellas reposa Gala. La otra permanece vacía porque, en la confusión delirante de sus últimas horas de vida, se dice que Salvador Dalí decidió cambiar su última voluntad y huir de la opresión de aquellos muros como morada eterna, y pidió ser enterrado en Figueras.

    “Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello.” Salvador Dalí, con 15 años.

    Modernismo, surrealismo, arte y genio, Dalí en Girona y Gaudí en Barcelona y su costa. ¿Nos acompañas en esta nueva aventura?

    The following two tabs change content below.
    José R. Pérez
    Desde el año 2008, tras un viaje de 12 meses recorriendo Asia y Oceanía, soy uno de los cuatro editores (y además amigos) de Viajablog, uno de los blogs independientes de viaje más populares en habla hispana. Con varios viajes de más de 6 meses a nuestras espaldas y una media de un viaje cada 15 días, escribimos información práctica y experiencias sobre destinos tan dispares como los Carnavales de Frankfurt, las mejores vistas de Barcelona, cómo preparar la mochila para viajar con Ryanair o consejos para visitar Myanmar. Viajablog es miembro fundador (2012) de Travel Inspirers.