Escenarios de Vivir sin permiso: dónde se rodó la serie

Desde Goodyear repasamos los escenarios donde se rodó la serie y buscamos localizaciones que reconocerás en televisión

Galicia es un personaje más de Vivir sin permiso. Al igual que Nemo Bandeira, encarnado por un inquietante José Coronado, es el protagonista de la que pretende ser “no otra serie más de narcotráfico”, Galicia es el halo que todo lo envuelve en una trama donde se combina intriga, Alzheimer, traiciones, luchas de poder (en una suerte de Juego de Tronos patrio pero sin dragones) y referencia explícita al tráfico de drogas. Desde Goodyear repasamos los escenarios donde se rodó Vivir sin permiso y buscamos las localizaciones que reconocerás en la pequeña pantalla.

José Coronado y Álex González se reencuentran (también lo hacen con el productor y guionista Aitor Gabilondo) en Vivir sin permiso tras el éxito de El Príncipe, serie que también abordaba el narcotráfico esta vez el sur de la Península. Y es que parece que las narco series viven su particular pelotazo. Vivir sin permiso aborda la trama del narcotráfico, aunque lo hace desde un punto de vista totalmente ficticio, alejado de Fariña, cuyo rodaje coincidió con la grabación de la primera temporada de Vivir sin permiso. Pero hasta aquí las similitudes porque Vivir sin permiso nace de un relato de Manuel Rivas, Todo es silencio, y aunque el mundo del narcotráfico gallego es el telón de fondo, no es este el centro de toda la trama. O al menos así lo explica el propio Rivas que señala como referencia central para su historia El rey Lear de Shakespeare y el ansia de poder.

Vivir sin permiso

Dónde se rodó Vivir sin permiso

La historia se desarrolla en la ficticia comarca gallega de Oeste que se hace real en las localizaciones de la provincia de Pontevedra. O Salnés, A Illa de Arousa y Vilagarcía de Arousa (donde algunos de los actores tienen su residencia durante los meses de rodaje) ceden sus escenarios reales a la historia y los paisajes con el mar al fondo se prestan para convertirse en el área de influencia de los Bandeira. Los espectadores más avezados reconocerán incluso el puerto de Vigo en algunas escenas así como algunas calles de Santiago de Compostela y la zona costera de Ribeira.

¡El rodaje se ha realizado de forma íntegra en tierras gallegas. Incluso el hogar de Nemo Bandeira es gallego. El pazo A Toxeiriña, en la localidad pontevedresa de Moraña, dará cobijo a las escenas más familiares de la serie. Sí, la escalera de piedra frente a la fachada de la casa de Bandeira existe y está en Moraña.

Pero la presencia gallega en Vivir sin permiso se percibe no sólo en los escenarios sino también en el acento. Actores gallegos como Luis Zahera (Sin tetas no hay paraíso), Ledicia Sola (Pazo de familia), Xabier Deive (Rias Baixas), Daniel Currás (Matalobos), Camila Bossa (Serramoura), Mercedes Castro (Padre Casares), Manuel Cortés (Matalobos), Carmela Martins (El final del camino) y Paula Pier (Serramoura), entre otros, forman parte de la producción.

La trama de Vivir sin permiso

El punto de partida de la trama es la necesidad de Nemo Bandeira de buscar heredero para su imperio al ser diagnosticado de Alzheimer. Las luchas entre los miembros del clan para alcanzar el poder se harán entonces el centro de la intriga. Sus dos hijos y su mujer Chon (Pilar Castro), Nina (Giulia Charm) y Carlos (Alex Monner); Lara (Claudia Traisac), hija fruto de un amor de juventud, y su ahijado Mario (Álex González) se debatirán por hacerse con lo que todos creen su derecho: la herencia de Nemo.

Bandeira es un ahora respetado y temido hombre de negocios enriquecido en el pasado con actividades ilegales pero que ha conseguido blanquear su trayectoria para convertirse en uno de los empresarios más influyentes de Galicia. Pero, ojo, Vivir sin permiso, lo dicen sus creadores, no es una serie de narcotráfico. José coronado dice haber buscado inspiración para su personaje en la faceta empresarial omnipresente de Amancio Ortega y Álex González se vuelve hacia Tom Hagen, el personaje de Robert Duvall en El Padrino, y al protagonista de El lobo de Wall Street para encontrar a sus propios referentes.

La historia de Nemo Bandeira y los suyos (centrada o no en el narcotráfico) contará, al menos, con una segunda temporada. Tal es la confianza en el producto, que Telecinco rodó ya los 13 capítulos de la segunda entrega el pasado verano. Puede que también influyera en esta decisión el retraso inicial de la serie que fue adelantada por la izquierda y sin aviso por Fariña y la polémica del libro prohibido de Nacho Carretero. Lo cierto es que durante 26 capítulos, Galicia se colará cada semana en la pequeña pantalla y más allá de la trama, los escenarios naturales de Vivir sin permiso nos trasladarán al mar, a las calles empedradas y a luz fría del noroeste peninsular.