Madrid con niños: planes divertidos para amenizar la vuelta al cole

7 septiembre | 2016 | Un papá en prácticas

Yo, que nací un 9 de septiembre, siempre tuve la sensación de que mi cumpleaños marcaba de alguna forma el final del verano porque solía coincidir con el inicio del curso escolar y, también, como si todo se confabulara, con la llegada de los primeros síntomas de un otoño que ya asomaba a la vuelta de la esquina. Así que con las piscinas clausuradas, las vacaciones agotadas y la rutina ya instalada en nuestros días, tocaba buscar nuevos planes con los que entretenernos. Algo que décadas después sigo haciéndolo, en este caso como padre de una niña de casi tres años, lo que me obliga a ingeniármelas aún más. Ya con los deberes hechos,  comparto con vosotros cinco planes para disfrutar del ocio en familia en Madrid y hacer más llevadera la vuelta al cole.

Casa Museo del Ratón Pérez. Aún queda para que a nuestra hija se le caiga su primer diente, pero a pesar de este detalle ella siente una increíble atracción por el Ratón Pérez. Para saciarla, nada como visitar la Casa Museo del pequeño roedor, que por si alguno no lo sabía, es madrileño, ya que su leyenda surgió de la imaginación del padre Luis Coloma, a quién se le encargó redactar un cuento para el pequeño Alfonso XIII cuando éste perdió un diente de leche a los 8 años. El personaje, cuya fama fue creciendo entre los más pequeños, nos espera en su casa donde, además de ver cómo vivía, podremos consultar documentación sobre su historia así como ver de cerca dientes de personajes ilustres como la poeta Rosalía de Castro o el genio de la música Beethoven.

museo ratón pérez

Museo del Ferrocarril. Todos los niños tienen algo en común: su fascinación por los medios de transporte, especialmente por los trenes y los aviones. También nuestra hija, así que os podéis imaginar cómo disfrutó el día en que decidimos pasar una mañana en el Museo del Ferrocarril, en cuyas vías yacen parados para el goce del público un sinfín de trenes y locomotoras de época que uno puede tocar, sentir e, incluso, subir en ellas. Además, durante los fines de semana, el Museo suele acoger ferias, mercadillos de modelismo, obras teatrales y talleres didácticos, con lo que la visita se enriquece. Y, por supuesto, no os vayáis sin subir con vuestros peques en el minitren impulsado por carbón. ¡Volveréis a sentiros como un niño!

El tren de la fresa. Y no abandonamos el apasionante mundo de los trenes, porque desde la estación de Príncipe Pío parte hacia Aranjuez un tren muy especial, el tren de la fresa. Una locomotora histórica en cuyos vagones pasean azafatas vestidas de época para transportarnos en un viaje en el tiempo por unas líneas ferroviarias que tienen sus orígenes en 1851 y que fueron las primeras de Madrid. Durante el camino, antes de llegar a Aranjuez, no falta una degustación de deliciosas fresas de la zona. El precio por pasajero es de 30€ (15€ para niños de 4 a 12 años y gratis para menores de 4) e incluye el viaje ida y vuelta, la degustación de fresas y un par de actividades a elegir para disfrutar del patrimonio histórico, artístico y cultural de Aranjuez.

Teleférico más senderismo por la Casa de Campo. No se me olvida la cara de emoción de nuestra hija cuando subimos al teleférico, nuestra cabina se puso en marcha y empezamos a ver como se extendía a nuestros pies, a gran altura, la ciudad de Madrid. El viaje, además de proporcionarnos una experiencia única y unas panorámicas sin igual de la capital, nos abre la puerta, si queremos, a otras actividades, ya que podemos optar entre ir y volver del tirón o bajarnos en la Casa de Campo, donde además de la extensa programación del parque encontramos una gran cantidad de rutas de senderismo para hacer un poco de ejercicio y que nuestros hijos disfruten de la naturaleza a un solo paso de la gran ciudad.

niña de ocio en madrid

BiciPicnic. En casa estamos perdidamente enamorados de esta alternativa que ofrece la empresa Mobeo. Como buenos habitantes de Madrid vivimos en un piso muy pequeño, así que las bicis las tenemos en el trastero de la casa de los abuelos. Lejos. Para saciar nuestras ganas de dos ruedas nada como el BiciPicnic, una oferta en la que además de alquilar las bicis y los accesorios que precisemos (cascos, sillitas, remolques) por tres horas, nos llevamos en un kit de picnic (que incluye esterilla, cubiertos desechables, una cantimplora y una neverita) la comida y la bebida para cuando saciar el hambre en mitad de la naturaleza. Y si conseguís juntar un grupo grande, quizás os compense contratar a un guía para que el BiciPicnic se convierta en una ruta guiada con explicaciones sobre lo que vamos viendo en nuestro paseo. ¡A pedalear!

 

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan