Wallbox: todo sobre este sistema de recarga para vehículos eléctricos

8 enero | 2020 | Goodyear

Si quieres saberlo todo sobre la banda de rodadura de tus neumáticos, te vamos a contar todo lo que necesitas conocer: profundidad, tipos, etc.

El mercado de los coches eléctricos sigue creciendo en España, pero muy poco a poco; entre otras cosas, por los lentos avances en los puntos de recarga. Hacer un viaje largo con un coche eléctrico es, actualmente, casi inviable debido a la ausencia de una red nacional de electrolineras y de espacios para recargar de manera rápida las baterías del coche. Pero existe una tecnología, cada vez más presente, que sí nos permite recargar nuestro coche rápidamente: Wallbox. Aquí te vamos a explicar qué es Wallbox, cómo funciona, qué tipos existen y más.

¿Qué es Wallbox?

Disponer de acceso diario y garantizado a un punto de carga es algo crucial en el caso de vehículos eléctricos o híbridos enchufables. Uno de los sistemas actuales pensados para subsanar las necesidades de recarga es Wallbox, también conocido como SAVE (Sistema de Alimentación de Vehículo Eléctrico) o, lo que es lo mismo, un conjunto de equipos instalados con el fin de suministrar energía eléctrica para la carga de un vehículo eléctrico. Dentro de este sistema se incluyen las protecciones del punto de carga, el cable de conexión con los conductores de fase, neutro y protección, y la base de corriente, además del conector. 

Wallbox es uno de los referentes en el mercado de cargadores para vehículos eléctricos. A nivel técnico, es un aparato que da un servicio integral de carga que va por corriente alterna, ya sea en modo trifásico o monofásico. Según pasan los meses, el mercado de los wallbox o cargadores inteligentes incorporan un diseño atractivo. Entre los modelos más avanzados e interesantes del mercado están:

Wallbox Copper

Es el modelo más avanzado y es una combinación de tecnología, diseño, tamaño y funcionalidad. Tiene un sistema innovador de recarga con reconocimiento facial y detección de movimiento. De esta forma, el usuario al recargar la batería de su coche, lo hará de una forma rápida y sencilla. Este punto de recarga es válido para centros comerciales y aparcamientos públicos ya que es capaz de recordar a usuarios y clientes. El modelo Copper tiene una potencia de hasta 22 kW y está disponible con cable o con enchufe. Está disponible en el mercado desde 1.199 euros.

Wallbox Pulsar

Es uno de los cargadores más vendidos y está diseñado específicamente para viviendas particulares. Destaca por su diseño compacto y tiene varias funcionalidades. Esta gama es perfecta para cualquier tipo de coche conectable porque está dotado con conectores tipo 1 y tipo 2. Además, tiene una capacidad de potencia de carga doméstica máxima de hasta 22 kW. Es uno de los cargadores más veloces del mercado y su precio arranca en los 719 euros, el más económico.

Wallbox Commander 

Es de los más avanzados del mercado y está pensado para lugares públicos como oficinas, aparcamientos colectivos, etc, aunque también se puede instalar en una vivienda privada. Tiene pantalla táctil con una usabilidad sencilla e intuitiva que puede ser gestionada por varios usuarios. Además, tiene protección interna para detectar fugas de corriente y funcionalidad inteligente para la gestión compartida de energía en redes de cargadores.

Wallbox

Soluciones de carga completas

En los últimos meses han evolucionado los sistemas de recarga con nuevas soluciones y mejor usabilidad para los usuarios. Todos los fabricantes están mejorando los puntos de carga para hacerlo más sencillo su uso incluyendo todos estos servicios:

  • Un servicio de gestión personalizado que se realiza a través de una plataforma online o de una aplicación disponible para sistemas operativos tanto Android como iOS.
  • La tranquilidad de tener a tu disposición un equipo de técnicos certificados que trabajan para ofrecer el mejor soporte de atención.
  • Dar un servicio más eficiente, generando una recarga más rápida y, muy importante, con un enchufe convencional. Además, estos puntos de carga están pensados para funcionar con cualquier tipo de instalación doméstica y con todos los vehículos eléctricos e híbridos enchufables.

Otro de los aspectos en los que están trabajando los fabricantes de los puntos de recarga es en su compatibilidad y funcionamiento multimarca, de forma que uso sea extensible para diferentes modelos y marcas.  

La instalación de Wallbox

El punto de recarga o Wallbox se instala en el parking o plaza de garaje en cuestión. La base debe estar conectada a la instalación eléctrica de la vivienda. Hay especialistas en la instalación de estos puntos y es importante conocer que una comunidad de vecinos no puede negar a un propietario la instalación de un Wallbox. Como vecino basta con comunicar vía escrita al presidente la instalación del gestor de carga.

Lo mejor para instalar un punto de recarga es tener una plaza de garaje. De no ser así, se puede instalar en la vía pública, pero esta opción implica una solicitud oficial al ayuntamiento de la ciudad en la que se resida y que los técnicos municipales evalúen la viabilidad del proyecto.

En países como Noruega, el más avanzado de Europa en cuanto a coches eléctricos, se han habilitado parkings públicos específicos con puntos de recarga en cada plaza de parking. En nuestro país, a día de hoy, esta posibilidad es casi inviable.

Las trabas de los puntos de recarga

A la hora de valorar el uso de sistemas de recarga conviene saber que cargar el coche con un gestor de la vía pública siempre nos va a costar más que hacerlo con un punto de recarga instalado en nuestra vivienda.

Además, la actual normativa nos obliga a que, en el caso de instalar un gestor de carga en casa, haya que tener un circuito exclusivo para la carga del vehículo. En concreto, la normativa ITC BT-52 obliga a que para tener una estación de recarga haya que instalar un circuito que no podrá superar los 9,2 kW de potencia.

El punto de recarga puede incorporar varios tipos de protección para el control del suministro, como un lector de tarjeta RFID, pago por prepago o una conexión de comunicación.

La tecnología de recarga tiene por delante numerosos retos para conseguir una implementación mayoritaria. A día de hoy, la penetración del coche eléctrico en España sigue siendo mínima. Las razones son claras: es una inversión cosniderable, no existen puntos de recarga suficientes y la autonomía de estos coches es aún escasa. Incluso hay expertos que ya se atreven a asegurar que el futuro del transporte no pasará por el coche eléctrico, aunque los gobiernos siguen legislando en ese sentido. ¿Serán el Wallbox o los puntos de recarga en nuestra casa la solución al futuro de la movilidad?

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan