Averías de coches eléctricos: todo lo que debes saber

24 agosto | 2021 | Goodyear

El auge del coche eléctrico requiere conocerlo a fondo. Para que no te cojan por sorpresa, te explicamos las averías de coches eléctricos más comunes

Los coches eléctricos han pasado de ser una moda a una realidad. La industria automovilística está en pleno proceso de electrificación para cumplir con el objetivo de la UE de reducir un 90% las emisiones de dióxido de carbono en el sector del transporte para 2050. Y no se puede cumplir ese objetivo sin sustituir el coche de combustión interna por el eléctrico. Con este horizonte en el futuro, muchos compradores están superando las reticencias sobre el precio y la insuficiencia de recarga y están apostando por los vehículos de cero emisiones. Si ya tienes un vehículo de estas características o estás pensando en comprar uno, te contamos a continuación todo lo que necesitas saber sobre su mantenimiento y las averías más comunes de los coches eléctricos.

Los eléctricos visitan poco el taller

Los vehículos eléctricos se estropean menos que los de combustión y, por tanto, requieren de un menor mantenimiento. La explicación es sencilla: el motor de un vehículo de combustión está compuesto por miles de piezas que se mueven de forma sincronizada y están expuestas a grandes cambios de temperatura e importantes niveles de fricción. Por eso, cada cierto tiempo hay que hacerle mantenimientos para que las piezas sigan funcionando a la perfección.

Sin embargo, en algunos casos los vehículos eléctricos no necesitan de ese mantenimiento porque carecen de estos componentes. Para empezar, no tienen correa de distribución, ni embrague, ni tubo de escape. Son vehículos de transmisión directa y carecen de caja de cambios. En definitiva, el número de componentes de un vehículo eléctrico es un 60% inferior al de los coches de combustión.

La batería: el componente a mimar en un eléctrico

A pesar de ser coches muy fiables, los eléctricos no son infalibles. Sin duda, la batería es el elemento que más se desgasta y que más debemos cuidar para alargar su vida útil lo máximo posible. Es un elemento crucial: todo el mecanismo del coche es eléctrico y depende exclusivamente de la energía que almacenan sus baterías para su uso.

Se estima que la vida útil media de una batería es de unos 10 años, pero su degradación más lenta o rápida dependerá del mantenimiento y el cuidado que le hagamos. Si circulamos normalmente a altas velocidades, no respetamos los ciclos de carga y utilizamos cargadores de alta potencia, la batería se desgastará más rápidamente.

Claves del mantenimiento

Aunque hay muchas diferencias entre un vehículo cero emisiones y los tradicionales, sí que comparten una serie de componentes que necesitan ser periódicamente revisados y cambiados. Un primer ejemplo son las ruedas, al igual que en los coches de combustión, los neumáticos hay que cambiarlos cuando la banda de rodadura sea inferior a 1.6mm. Su degradación no es la misma, pero hay que cuidar no solo el desgaste que pueda acumular sino también la presión. Otro de los elementos a vigilar periódicamente es el filtro de partículas, que juega un papel esencial dentro de las normativas anticontaminación. Se recomienda sustituirlo anualmente o cada 12.000 kilómetros.

El sistema de frenado regenerativo de los coches eléctricos hace que las pastillas de freno sufran menos desgaste en comparación con los vehículos de combustión. No obstante, hay que vigilar su estado y el nivel de líquido. Por último, y este sí es específico de los vehículos eléctricos, hay que cambiar el líquido refrigerante de las baterías según las especificaciones de cada fabricante, que varía entre los 80.000 y 120.000 kilómetros para la primera vez.

Averías de coches eléctricos

¿Sirve cualquier taller para reparar un coche eléctrico?

Los talleres que actualmente reparan vehículos eléctricos son similares a los tradicionales, pero cuentan con dos características singulares: la formación de los técnicos y la incorporación de boxes eléctricos. Los vehículos eléctricos necesitan menos mantenimiento que uno convencional, pero dadas las particularidades de estos coches es necesario que los talleres tengan formación, espacios adecuados y equipamiento adaptado a estos vehículos.

Los mecánicos que trabajan para talleres oficiales de firmas que fabrican vehículos eléctricos tienen su propia formación. Para el resto, las asociaciones del sector del motor están ofreciendo cursos y talleres de formación sobre vehículos eléctricos. No obstante, hay que pensar que muchos elementos como la suspensión, las lunas o las pastillas de freno son comunes a todo tipo de automóviles y, por lo tanto, el tratamiento debe ser similar.

A pesar de tener menos componentes, los vehículos eléctricos, al igual que los convencionales, sufren averías, aunque en una menor proporción. Si seguimos las recomendaciones del fabricante y hacemos las revisiones adecuadas en talleres especializados, respetamos los ciclos de carga y no abusamos de los cargadores de alta potencia, podemos alargar la vida útil del coche. Porque de lo que ya no cabe duda es que los vehículos cero emisiones no son solo imbatibles en ahorro energético y cuidado del medioambiente, sino también en la factura del taller.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan