Barras estabilizadoras: ¿qué son y cuál es su función?

22 junio | 2021 | Goodyear

Las barras estabilizadoras son un componente muy habitual en los vehículos de competición. Descubre para qué sirven en nuestro post

Una definición rápida y fácil de entender de la barra estabilizadora sería identificarla con el elemento encargado de reducir el balanceo del vehículo al tomar una curva. Forma parte del sistema de suspensión del vehículo. Pero la barra estabilizadora es mucho más que esto y esconde muchos más secretos que te contamos ahora.

¿Cómo funciona la barra estabilizadora?

La barra estabilizadora está diseñada para proporcionar rigidez a la carrocería del vehículo, especialmente cuando se circula por curvas. Cuando tomamos una curva, la fuerza centrífuga hace que las ruedas exteriores a la curva sufran más y se compriman, mientras que las interiores se descarguen, es por eso que el vehículo se agacha de un lado y se levanta de otro. Podría ocurrir que en algunas situaciones las ruedas interiores perdieran contacto con el asfalto.

Es precisamente en ese momento cuando la barra estabilizadora se opone a la inclinación natural causada por la inercia y transfiere parte de la fuerza de suspensión desde la rueda interna a la externa para reducir tanto su presión como el balanceo del coche. Ayuda, por tanto, a mantener las cuatro ruedas firmes sobre el suelo y evita vuelcos o una pérdida de control del vehículo. Desempeña un papel principal tanto en la suspensión como en el manejo del automóvil y en la comodidad durante la conducción.

Una barra estabilizadora es, principalmente, una barra de torsión de acero que va siempre situada en la misma posición: perpendicular al eje longitudinal del coche.

Barra estabilizadora en la suspensión delantera

La mayoría de los vehículos modernos están equipados con barras estabilizadoras en la suspensión delantera. Se puede montar directamente sobre el chasis, en el bastidor auxiliar o en cualquier otra parte de la estructura del vehículo, y siempre se mantiene en posición de forma transversal mediante dos abrazaderas en forma de copa

Hay barras de muchos tipos, pero a modo general podemos decir que a mayor grosor de la barra, mayor resistencia a la torsión tendrá y, por tanto, menos se inclinará el vehículo. Eso sí, no siempre la barra más gruesa es la mejor. Hay que tener en cuenta que a mayor grosor tendremos más estabilidad, pero perderemos comodidad. Por tanto, es fundamental buscar el equilibrio entre estabilidad y comodidad.

Averías en la barra estabilizadora

Es difícil que acudamos a un taller de reparación por una avería en la barra estabilizadora. Es de los pocos elementos que suelen acompañarnos sin necesidad de ser reemplazados toda la vida útil del vehículo. Al ser un elemento flexible, aunque no lo aparente, es muy poco probable que sufra alguna rotura, aunque no se descarta esta avería por completo.  Si esto ocurriera, es probable que se deba bien a un defecto de fábrica o bien que se haya dañado en un accidente de tráfico

Todo esto significa que el principal problema no vendría de la barra estabilizadora en sí misma, sino de los elementos que la sujetan a la carrocería.

Las bieletas de la barra estabilizadora son uno de los elementos susceptibles de dañarse con más facilidad. Estas piezas, con el paso del tiempo, suelen coger cierta holgura y es posible que tengamos que cambiarlas. Afortunadamente, aunque esto suceda, no nos dejaremos una fortuna en el taller: el precio suele ser realmente bajo salvo que tengamos un coche de alta gama.

Otro elemento que puede dañarse son los soportes de la barra estabilizadora a la carrocería del coche. Al igual que en el caso de la rotura de la barra, estos daños no suelen ocurrir por sí solos: normalmente se producen por un defecto de fábrica o resultan dañados si el vehículo se ve implicado en un accidente de tráfico. En cualquier caso, siempre es recomendable visitar a un taller para que los revise, los cambie si es necesario y compruebe que no hay más elementos dañados.

Barra estabilizadora

Diferencias entre la barra estabilizadora y las barras de torsión

La barra estabilizadora y las de torsión se suelen confundir con cierta frecuencia, aunque cumplen funciones distintas. Las de torsión hacen referencia, en primer lugar, a las barras empleadas en algunas suspensiones, que permiten suspender el vehículo para aislarlo de las irregularidades del pavimento. Y, en segundo lugar, a las barras que conectan los ejes de amortiguación para aumentar la rigidez torsional del chasis.

Muchos conductores sólo prestan atención a los daños en la carrocería y a los ruidos extraños provenientes del motor, olvidando que un coche está compuesto por miles de piezas que, en caso de fallo o rotura, tienen la capacidad de alterar el funcionamiento normal del vehículo y comprometer nuestra seguridad y la de otros usuarios de la vía. Por tanto, si nuestro vehículo incorpora barras estabilizadoras y notamos ciertos ruidos como pequeños golpes al pasar por baches, agujeros o imperfecciones del terreno, es importante revisarlas y llevar el vehículo al taller.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan