Bujías: pieza clave de un motor gasolina, ¿para qué sirven?

29 octubre | 2020 | Goodyear

Descubre qué son las bujías, cuál es su importancia en el funcionamiento del motor, fallos típicos y mantenimiento habitual

Los amantes de los coches saben mucho de motores, de componentes o de mecánica. Pero no todos los que nos ponemos a los mandos de un vehículo sabemos distinguir un manguito del turbo, por poner ejemplos nada parecidos. Por eso, si alguna vez te preguntaste qué es una bujía, pero nunca necesitaste saber la respuesta, nosotros la hemos buscado para ti.

¿Qué es una bujía?

Las bujías son un pequeño, pero muy importante, elemento en el motor de nuestros coches. Se encargan de suministrar la chispa de encendido para que se inflame el carburante dentro de la cámara de combustión. Pero no es la única función que realizan: también se ocupan de aliviar el calor que se genera en la cámara de combustión hacia el sistema de refrigeración.

Las bujías, además, soportan el calor y la presión extrema de los cilindros y están hechas para quemar los depósitos de los aditivos del combustible u otros contaminantes. Sin su chispa, sería imposible que un coche de combustión arrancara. Y como la salud de las bujías está directamente relacionada con el rendimiento del motor, es lógico que las bujías débiles o en malas condiciones provoquen contrariedades, ya sea por problemas de arranque en frío o por fallos de encendido durante la aceleración. Además, si las bujías no están en perfecto estado, el motor del coche no funcionará a la máxima potencia, contamina más y podrás ver que el consumo de combustible se eleva, suponiendo un coste extra a tu economía.

Bujías

Un funcionamiento adecuado de las bujías implica que deben ser componentes estancos e impedir que pasen los gases del interior del cilindro al exterior. Al mismo tiempo, deben soportar los hidrocarburos y ácidos propios de la combustión manteniendo el aislamiento eléctrico gracias a su resistencia térmica, mecánica y eléctrica.

Finalmente, es necesario que mantengan una temperatura estable durante su funcionamiento, entre los 500ºC y los 900ºC, adecuando su graduación térmica a las necesidades del momento. De esa manera, si no llega a la temperatura adecuada, no se quema bien la mezcla y el hollín acaban por obstruir la bujía, impidiendo que salte la chispa. Si por el contrario, se calienta demasiado, podría producirse autoignición antes de que se genere la chispa y podría fundir los elementos de la bujía o dañar los cilindros.

Tipos de bujías

En función de su grado térmico, podemos diferenciar entre bujías frías y bujías calientes. Por grado térmico entendemos la capacidad que tiene la bujía de disipar el calor de la cámara de combustión a la culata donde va fijada.

Las bujías tienen la punta del aislador muy larga, y el recorrido del calor no es directo, por lo que evacua poco calor de la cámara de combustión hacia la culata.

  • Las bujías calientes conducen el calor con lentitud y se mantienen calientes. Se recomienda que el automóvil que solo hace recorridos cortos en la ciudad, necesita bujías más calientes para quemar los depósitos de carbón.
  • Las bujías frías cuentan con la punta del aislador corta, y el recorrido del calor es muy directo, por lo que evacua mucho calor de la cámara de combustión a la culata. Las bujías frías conducen el calor con rapidez y se mantienen más frías.

En resumen, las bujías frías son ideales si tu coche  realiza viajes largos, a altas velocidades o con carga, pues en estas situaciones cuando la disipación de calor es esencial. Mientras tanto, las bujías calientes están especialmente pensadas para tratar de evitar los depósitos de hollín en conducción de cortos recorridos o con arranques y paradas frecuentes. También se utilizan en motores viejos con mucho desgaste y pérdidas de compresión.

No obstante, lo más recomendable es que consultes el manual del automóvil ya que estará detallado cuál es la tipología más adecuada.

Cambio de bujías

¿Con qué frecuencia se cambian las bujías?

Por suerte, las bujías no necesitan ser reemplazadas muy a menudo y pueden pasar años y muchos kilómetros antes de que la sustitución sea obligatoria.

La mayoría de los fabricantes de automóviles sugieren que se instalen nuevas bujías cada 30.000-60.000 kilómetros aproximadamente; sin embargo, la longevidad de las bujías depende de la condición y el tipo de bujía. Las bujías de cobre, por ejemplo, son las que tienen una vida más corta, mientras que las bujías hechas de materiales más avanzados y duraderos pueden proporcionar una duración de hasta cuatro veces más.

Es importante sustituir todas las bujías, aunque solo esté defectuosa una de ellas, para que no se produzca un desequilibrio en el encendido.

¿Qué síntomas pueden indicar que las bujías de mi vehículo necesitan ser reemplazadas?

  • Ruidos extraños. Cuando las bujías empiezan a fallar, puede que se noten ruidos inusuales por la fuerza de los pistones y que la combustión no funciona correctamente. Los pistones viajan a altas velocidades: si la bujía se dispara en el momento equivocado, esto puede provocar ruidos constantes de traqueteo o vibraciones raras.
  • Arranque difícil del vehículo. Si el coche tiene problemas para arrancar o se siente desarticulado y con sacudidas, es posible que las bujías no funcionen correctamente, lo que puede provocar fallos de encendido y un rendimiento errático.
  • Peor rendimiento del motor. Si la chispa que genera la bujía no funciona al cien por cien, el rendimiento del vehículo será deficiente y experimentará una conducción lenta y con desperdicio de combustible.
  • Mayor gasto de combustible. Unas bujías desgastadas hacen que una parte de la mezcla aire/combustible no sea quemada de manera apropiada, elevando el consumo de combustible.

Las bujías son un elemento de vital importancia para el funcionamiento del motor y, con ello, del coche. Su funcionamiento errático puede provocar consecuencias como que no puedas arrancar el coche y que tu motor consuma más combustible y tenga menos potencia.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan