Caudalímetro del coche: para qué sirve y cómo funciona

24 marzo | 2020 | Goodyear

Descubre con Goodyear en cuál es la función de este componente esencial en tu vehículo y consejos para su mantenimiento

El caudalímetro es una pieza esencial en el coche. Si funciona correctamente, no te darás cuenta de que está dentro de tu automóvil, pero… ¡ay, si te empieza a dar problemas! Antes de que eso pase (y aunque suceda) vamos a intentar desentrañar los secretos de este sensor para que lo conozcas mejor, preveas su malfuncionamiento y descubras cuáles son sus averías más habituales. 

El caudalímetro es el elemento encargado de medir la masa de aire que entra en el colector de admisión a través del tubo de admisión del motor desde el exterior. Esta información, a través de una conexión eléctrica, se envía a la centralita del automóvil

¿Cómo funciona el caudalímetro?

Para que el motor de tu coche funcione correctamente, la unidad de mando del sistema de inyección necesita saber con precisión cuatro datos esenciales: 

  • la temperatura del motor
  • la cantidad de aire que respira el motor
  • la posición del acelerador 
  • las revoluciones del motor

Si conoce el caudal de aire y la temperatura del mismo, la inyección del motor sabe la cantidad de oxígeno que hay y puede calcular la mezcla de combustible que se ha de inyectar en los cilindros para una mejor combustión con mucha precisión. No obstante, si el caudalímetro no funciona correctamente y mide mal el aire que pasa por él, el motor empezará a contaminar más, a gastar más combustible y también pueden aparecer averías más caras.

Caudalímetro

El caudalímetro usa un hilo que se calienta a unos 100 grados aproximadamente (depende del modelo) y, al pasar, el aire enfría este sensor provocando un cambio de temperatura. El sistema calcula cuánta energía necesita para mantener ese hilo a una temperatura constante y en función de eso sabe cuánto aire está pasando por el tubo.

El caudalímetro, que desarrolla su función tanto para motores de gasóleo como de gasolina, suele ir colocado a la salida del filtro de aire, en el tubo de admisión, que es la canalización que conduce el aire ya filtrado a los cilindros. Se puede distinguir con facilidad ya que lleva una conexión eléctrica que se encarga de enviar la información relativa a la cantidad de aire que pasa por la admisión a la centralita del motor.

Principalmente, existen dos tipos de caudalímetros

  • los que se encargan de medir la cantidad de aire que entra al motor en los sistemas mecánicos, que emplean una mariposa para llenar el espacio vacío del colector cuando entra el aire
  • los que encontramos en los sistemas de inyección electrónicos, donde es un sensor el que envía las mediciones a la centralita para que ésta sepa la cantidad de combustible necesario que debe inyectar para una combustión óptima. Además, este sistema es el encargado de activar los sistemas de recirculación de gases de escape, como la válvula EGR.

Fallos en el caudalímetro

¿Y cómo notas que algo no marcha bien? Los motores de los coches son más listos de lo que pensamos y cuando el caudalímetro no está funcionando de la manera correcta, esto es detectado por la unidad de control del motor, que pasa a “modo de emergencia” y se limita la presión de sobrealimentación.

Esto tiene unos efectos significativos que son bastante perceptibles. Así, aparte de iluminarse el testigo de alarma correspondiente, notaremos una importante pérdida de potencia, una alteración en el funcionamiento del motor, que no irá tan “fino” como normalmente y que el tubo de escape puede expulsar humo oscuro o negro muy denso.

Una vez que ha pasado esto, poca solución tiene, ya que el caudalímetro no se puede reparar y la solución más convencional es llevarlo a un taller a que te confirmen que el problema viene de esta pieza (puede ser un problema del sensor de aire, suciedad en el filtro de aire que ha llegado a provocar obstrucciones en la admisión, o errores en otras tomas de aire del colector) y, si es así, te lo sustituyan.

Consejos para cuidar el caudalímetro

Un caudalímetro es una pieza de gran fiabilidad y las únicas maneras de “acabar con él” son ensuciarlo o que se corten los cables o el conector, por ello te damos una serie de consejos para evitarlo.

Vigila el estado del filtro del aire

Este componente filtra el aire exterior para que pase al motor lo más limpio posible. Si tiene alguna obstrucción provocada por la suciedad acumulada, impedirá que penetre la cantidad necesaria de aire. Es por ello que se hace necesario que lo cambies cada 10.000 ó 15.000 kilómetros, en función del uso, tu tipo de conducción o las carreteras por las que transites (si principalmente lo haces por vías atascadas o tráfico urbano, ese tiempo puede reducirse).

Usar un aceite de calidad

Los gases de aceite que proceden del cárter pueden llegar a dañar el caudalímetro. Por eso, apuesta por aceites de calidad y en buen estado.

La carbonilla también puede afectar al sensor

Esta sustancia se puede ir acumulando rápidamente en el motor y en las piezas relacionadas con el proceso de combustión provocando obstrucciones, fallos difíciles de detectar y resolver y muy a menudo costosas averías. El tipo de conducción que se lleve a cabo puede incrementar la aparición de carbonilla.

Limpieza del caudalímetro

No suele ser necesario realizar limpiezas del caudalímetro pero, a veces, puede ser una opción. El propio sensor se autolimpia empleando pirólisis (sí, eso que hacen los hornos modernos). Así, el hilo del que te hablábamos antes se calienta por encima de su temperatura de trabajo cada vez que apagamos el motor para eliminar impurezas.

Si, finalmente, hay que limpiarlo, trata de hacerlo con un limpiador especial para este tipo de piezas que puedes encontrar en tiendas especializadas. Eso sí, no olvides no frotarlo, ni usar brochas o pinceles y espera que esté totalmente seco antes de volver a instalarlo.

A pesar de ello, algunos expertos sostienen que muchas veces achacamos al caudalímetro fallos que no le corresponden y en los talleres se tiende a sustituir esta pieza como medida más fácil. Así que, procura que, de sufrir los síntomas descritos más arriba, hagan un completo chequeo para descartar otras posibles averías.

Si te ha gustado este post sobre el caudalímetro, no te pierdas el completo glosario del automóvil que te hemos preparado. Conoce cada pieza de tu coche, de la A a la Z.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan