Circuito de La Sarthe: las curvas más míticas de las 24 horas de Le Mans

16 junio | 2021 | Goodyear

Descubre los detalles del mítico circuito de las 24 Horas de Lemans: el circuito de La Sarthe. Conoce sus principales curvas y la historia detrás de ellas

Las 24 horas de Le Mans son mucho más que una cita del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA. Esta prueba posee un aura especial por su duración, las historias personales de quienes participan y porque todo puede pasar antes de cruzar la meta. La edición de este año se ha retrasado al 21 y el 22 de agosto y para ir abriendo boca hasta que llegue esa fecha, hemos preparado un análisis de las curvas míticas del circuito de La Sarthe.

La Sarthe es un circuito que se plantea como un desafío colosal que pone al límite las capacidades de los coches, de los pilotos, de los mecánicos o de los ingenieros de neumáticos. Las propias limitaciones de la carrera (solo puede haber dos pistolas para el cambio de rueda) obligan a fabricantes como Goodyear a crear neumáticos cada vez más resistentes, ya que no en todas las paradas en boxes se cambian los neumáticos. A modo de comparación: un juego de neumáticos de competición Goodyear para LMP2 cubre una distancia que, normalmente, requiere seis juegos de neumáticos en Fórmula 1.

Ficha técnica del circuito de Le Mans La Sarthe

  • Longitud: 13,629 km.
  • Curvas: 38.
  • Localización: Place Luigi Chinetti, Le Mans (Francia)
  • Año inauguración: 1923.

Las principales curvas de La Sarthe

 Estas son las curvas de Le Mans que ponen a prueba a pilotos, equipos e ingenieros. ¡Comenzamos!

Tertre Rouge

En 1932 se compraron los terrenos para construir una parte privada de la pista entre la recta de boxes y la de Mulsanne. Esta curva mítica de Tertre Rouge une, por tanto, la parte privada del circuito con la rapidísima recta. Toma el nombre del color del suelo circundante y ha sufrido a lo largo de su historia algunos cambios: en 1939 se construyó un túnel justo antes de la curva para acceder al exterior del circuito; en 1970 la curva fue ligeramente modificada; y a finales de la misma década se volvió a perfilar por completo.

Cuando se abrió la carretera de circunvalación, el Automobile Club de l’Ouest (ACO), organizador de la carrera, se vio obligado a cambiar Tertre Rouge, que pasó a ser una curva mucho más cerrada; se eliminó la pasarela sobre la pista y se modificó el paso subterráneo. Entre 2006 y 2007 se ensanchó la curva y se dotó a la vía de una inclinación del 3%, por lo que es imprescindible calzar unos neumáticos eficaces si no se quiere perder velocidad justo antes de entrar en la larga recta que sigue.

Mulsanne

Justo después de acelerar a fondo en la recta Mulsanne, los pilotos tienen que reducir la velocidad drásticamente para gestionar la curva en ángulo recto, con una barrera de seguridad enfrente y muy poco espacio de salida. Los prototipos de LMP2 circulan a más de 300 kilómetros por hora y pisar a fondo el freno produce que las fuerzas de frenado a través de los neumáticos puedan llegar a 3G en ese punto.

Mulsanne es una curva muy popular entre los espectadores, especialmente por la noche, donde cada coche ofrece un espectáculo único en forma de círculo de fuego en la rueda cuando los frenos se calientan hasta alcanzar temperaturas de verdadero horno.

Indianápolis

Indianápolis toma su nombre por su parecido con el circuito estadounidense. Y es que además de tener una inclinación similar a la de un óvalo, cuando se asfaltó se descubrió, al igual que en el circuito americano, una capa de ladrillos debajo de la pista

Se trata de una curva estratégica donde los pilotos acumulan velocidad para la corta recta que lleva a Arnage. No obstante, esta curva a la izquierda sigue siendo una curva de 90 grados, lo que implica que los pilotos frenen fuertemente para tomar la ligera curva a la derecha justo antes de llegar a Indianápolis. El rápido cambio de dirección implica que los pilotos se deben colocar lo más a la derecha posible para la curva más lenta a la izquierda. Se trata de una curva muy exigente que pone a prueba la potencia de frenado y la resistencia de los neumáticos.

Curvas Porsche

Esta rápida sucesión de curvas llega hasta una zona que está cerrada el resto del año, ya que no forma parte del circuito Bugatti, al igual que la recta de la Casa Blanca que le sigue. En realidad, todo el tramo que va desde la primera curva Porsche hasta la chicane Ford se suele llamar la “parte nueva”.

Probablemente las curvas Porsche son las preferidas por los pilotos, a pesar de ser una de las más difíciles tanto para ellos como para los coches. La sucesión de curvas se toma a gran velocidad, pero cabe destacar la última a la derecha que exige unos neumáticos de confianza y gran valentía por parte del piloto, ya que experimenta fuerzas de alrededor de 2.5G.

Equipo Goodyear

La herencia de Le Mans

Los neumáticos Goodyear han acompañado siempre a los mejores equipos. Hasta en 14 ocasiones, entre 1965 y 1997, han cruzado la línea de meta en primera posición. En el año 2020, año del regreso al clásico francés, Goodyear logró colocar dos de sus coches en el podio en la categoría LMP2. A partir de 2021, Goodyear es el suministrador oficial de neumáticos de todos los coches de LMP2 en el mundial de resistencia WEC.

Emoción, adrenalina, superación y curvas. Le Mans es el circuito por excelencia, o uno de ellos. Para Goodyear también, que envía a más de 50 expertos a la carrera, para poner a prueba sus neumáticos de competición.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan