Neumáticos de segunda mano: menos seguros y no tan baratos

28 septiembre | 2020 | Goodyear

Usar neumáticos de segunda mano puede sonar tentador, pero no todo es cuestión de precio. ¿Realmente merecen la pena? Analizamos sus pros y contras

En la lógica del mercado, es habitual que el consumidor tenga la tentación de ahorrar lo máximo posible en sus compras. Es comprensible en determinados aspectos, pero la seguridad no debe ser uno de ellos. En los últimos tiempos ha proliferado entre los conductores la tendencia de comprar neumáticos usados en vez de nuevos con la percepción de que ahorran dinero y no va a tener consecuencias en cuanto a la seguridad. Pero, ¿es realmente así?

En cuanto a seguridad, normalmente los neumáticos usados pueden presentar defectos ocultos. Aunque la inspección visual y del dibujo sea satisfactoria, la estructura interna puede ocultar diversos problemas. Hacen falta máquinas especiales para “ver” en el interior de cada rueda y comprobar, por ejemplo, si han recibido un fuerte golpe que afecte a sus prestaciones. Además, hay que tener claro que los años hacen que el caucho se deteriore, pierda flexibilidad y efectividad y no rinda correctamente.

Por qué lo más rentable es comprar neumáticos nuevos

Desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos lo tienen claro: apuesta por una cubierta nueva. Cuando montas una usada asumes una serie de peligros, como la pérdida de agarre, la peor manejabilidad en situaciones delicadas o el mayor consumo. Pero no son los únicos que apuestan por la compra de un neumático nuevo en lugar de uno usado. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) tampoco recomienda la adquisición de una cubierta de segunda mano.

Aparte de la menor seguridad de los mismos, la organización de consumidores ha hecho un estudio en el que demuestra que tampoco el ahorro respecto a un neumático nuevo merece la pena. Para comprobarlo, OCU, ha realizado una búsqueda online de cubiertas de segunda mano y ha calculado su precio real tomando como referencia una fórmula. Así, han dividido el precio de venta entre los milímetros de dibujo útil, que a su vez es el resultado de restar a la profundidad del dibujo anunciado la cifra de 1,6 mm, el límite legal de goma con el que se puede circular.

Neumáticos

De esta manera, tomando como referencia tres neumáticos usados de marcas populares con dimensiones de 205/55 R 16 V, 185/65 R 15 H y 245/45 R 17 W, demuestra que las variantes de segunda mano resultan más caras o el ahorro es mínimo (50 céntimos).

A este mínimo ahorro (o todo lo contrario), hay que añadir los costes añadidos de ir al taller con mayor frecuencia para cambiar las ruedas. Así, si, por ejemplo, con neumáticos nuevos hay que ir cada 50.000 km, con uno de 5 mm de dibujo habría que ir cada 26.500 km.

Esta iniciativa de la OCU se enmarca dentro de una campaña que ha denominado #NoCuela, que tiene como misión desmentir informaciones o creencias falsas, como es el caso de que los neumáticos usados son más baratos que los nuevos. Las conclusiones son que no siempre merece la pena el ahorro, que a veces, incluso, resultan más caros y que la seguridad de este tipo de cubiertas no siempre está clara.

Precauciones y consejos para elegir un neumático de segunda mano

No obstante, si finalmente te decides por la compra de un neumático de ocasión (algo que te desaconsejamos para tu mayor tranquilidad), debes tener en cuenta una serie de precauciones.

Profundidad del dibujo adecuada

Debes comprobar que la profundidad del dibujo es, como mínimo, superior al mínimo legal, que es de 1,6 mm. Ten en cuenta que, a mayor profundidad, más tiempo te durará el neumático.

Comprobación exhaustiva: cuidado con el desgaste irregular

Revisa meticulosamente el neumático para detectar zonas con un desgaste irregular o más pronunciado. Si no eres ningún experto, puedes echar mano de alguien que sí lo sea (al menos, cuatro ojos ven mejor que dos). Este tipo de irregularidades del neumático pueden comprometer tu seguridad al volante o, incluso, puede hacer que no pases la inspección técnica de vehículos (ITV) y que te veas obligado a cambiarlos para superarla.

Neumáticos Goodyear

Antigüedad

Comprueba la fecha de fabricación del neumático</span, que está anunciado en el lateral con un número de 4 cifras. Los dos primeros dígitos indican la semana del año en la que se fabricaron y las dos últimas hacen referencia al año. Así, si ves 1020, significa que se ha fabricado la semana 10 (finales de febrero) de 2020. Seguramente, cuanto más nuevo sea, más posibilidades tienes de que el estado del material sea mejor y reduces el riesgo de que haya sufrido algún tipo de contratiempo.

Las medidas y tipo correctas

Al igual que al adquirir una cubierta nueva, debes verificar que las medidas son las adecuadas para tu vehículo, con código de velocidad igual o superior al que le corresponde al coche. De la misma manera, ten cuidado con comprar neumáticos de invierno si lo que realmente quieres son de verano y, como siempre, pon neumáticos iguales en el mismo eje del coche.

En definitiva, todos estamos tentados a la hora de podernos ahorrar unos euros: el concepto “chollo” siempre llama la atención. Según la OCU, el ahorro en demasiadas ocasiones no es tal. Además, aparte del asunto monetario, cuando hablamos de seguridad, lo barato puede salir bastante caro y comprar neumáticos de segunda mano puede no ser una buena idea. Si estás interesado, puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de neumáticos, comprueba las especificaciones de las diferentes gamas pensadas para mejorar agarre y seguridad en carretera en diferentes condiciones climatológicas.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan