Cremallera de dirección, ¿qué es y cuál es su función?

9 septiembre | 2020 | Goodyear

¿Sabes qué es la cremallera de dirección de tu coche? En Goodyear te explicamos en qué consiste esta pieza, cómo funciona y los fallos más habituales

Cuando un coche está en movimiento, cada vez que se cambia de dirección entran en juego una serie de mecanismos y piezas para que eso sea posible. Es algo que el conductor no percibe pero que sería imposible sin un sistema de dirección. A lo largo de la historia automovilística se han desarrollado diferentes sistemas de dirección hasta llegar a la situación actual, en el que la mayoría de vehículos utiliza cremallera con dirección asistida. Desde Goodyear repasamos todo lo que debes saber sobre la cremallera de dirección.

¿Qué es la cremallera de dirección?

Para describir un sistema de dirección de forma simple podemos decir que son aquellos mecanismos que permiten girar las ruedas directrices (las delanteras) para guiar y girar el turismo sin esfuerzo para poder cambiar de dirección y tomar el sentido que queramos. Así, cuando giramos el volante se acciona la barra de dirección que, a su vez, está conectada con la caja de dirección, que envía el movimiento a las ruedas.

Después de diferentes cambios y mejoras, el sistema de cremallera con dirección asistida se ha impuesto como el más habitual aunque en algunos vehículos de gran tamaño, como autobuses o camiones, se mantiene el de bolas recirculantes.

El esquema de piñón y cremallera cuenta con varias ventajas ya que, además de tener menos piezas y componentes, permite giros más precisos. Normalmente va montado en la parte posterior del eje delantero del turismo para -en caso de impacto- contar con la mayor protección posible.

La cremallera de dirección es un sistema sencillo: un piñón que gira a la izquierda o la derecha sobre una cremallera (o riel) cada vez que movemos el volante. De este modo, transforma el movimiento circular en lineal, o viceversa. En el caso de tener dirección asistida el sistema y diseño es diferente al colocarse un pistón (al que se le añade líquido) en la cremallera.

Taller de reparación

Tipos de cremalleras de dirección

  • Mecánica: es la más simple de todas y a penas se utiliza ya que al no tener ningún tipo de asistencia el volante resulta muy duro, especialmente en maniobras como estacionamientos. Lo siguen usando los coches de carreras.
  • Hidráulica: cuenta con una bomba hidráulica que, a su vez, puede ser de dos tipos: servo motora o con sistema de poleas. Lo más habitual es que la propia cremallera se aproveche como pistón hidráulico para dar la asistencia.
  • Eléctrica: es el sistema más moderno. Como su nombre indica, usa un motor eléctrico para dar la asistencia al volante con la ventaja de que, según la velocidad, adapta su dureza, lo que facilita, por ejemplo, las maniobras para aparcar.

Fallos habituales en la cremallera de dirección

El sistema de dirección es básico para la seguridad de un vehículo y sus ocupantes; si falla perderemos maniobrabilidad y, por lo tanto, se incrementa la posibilidad de tener un accidente. El tipo de reparación -y su coste- dependerá del tipo de cremallera. La dirección asistida siempre añade complejidad, que es aún mayor en el caso de las eléctricas. ¿La explicación?  Que cuando se produce un fallo normalmente hay que reparar el módulo al completo, no por piezas.

Entre las señales que nos pueden indicar que hay un fallo estarían:

  • Al conducir se nota un desequilibrio en las ruedas, con dificultades para mantener el vehículo en línea recta y teniendo que corregir continuamente la dirección.
  • El volante tiembla, sobre todo a altas velocidades.
  • Al circular se escuchan ruidos extraños (como golpes persistentes, un ruido metálico o sordo o chasquidos).
  • Dificultades para girar hacia una determinada dirección, así como para devolver el volante a la posición “neutral”.
  • El volante se bloquea al intentar arrancar el coche.
  • Fugas: pueden detectarse si vemos un charco en el suelo de color rojizo o rosado donde aparcamos. 
  • Desgaste irregular de los neumáticos que percibirás en el dibujo del neumático y la banda de rodadura.

Estos indicios no tienen por qué estar asociados siempre a un fallo en la cremallera de dirección pero, ante el menor síntoma, es recomendable acudir a un taller oficial para que determine a qué se debe y no se agrave el problema. En todo caso, y al igual que con otras piezas y sistemas básicos de un coche, lo recomendable es revisarlo periódicamente para anticiparnos a posibles problemas.

Las reparaciones asociadas a la cremallera de dirección son costosas, especialmente si se debe a fugas ya que en esos casos lo habitual es que haya que reemplazar la cremallera al completo. 

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan