Culata del motor: qué es, cuál es su función, mantenimiento y fallos

24 noviembre | 2020 | Goodyear

Seguro que has oído hablar de la culata del motor. En Goodyear te contamos qué es, cuál es su función, causas y prevención de los fallos habituales

Una de las partes más importantes del propulsor de nuestro vehículo es la culata del motor. Este elemento sirve como soporte de muchas otras piezas y componentes. Concretamente, la culata es un bloque, generalmente fabricado en hierro fundido o aleación de aluminio, colocado en la parte superior de los cilindros y cuya función principal es evitar que se produzcan pérdidas de compresión.

La culata del motor se fabrica con los citados materiales para lograr la combinación de un gran equilibrio de resistencia y rigidez y una buena conductividad térmica. Con ello, se consigue liberar el calor en la cámara de combustión y elevar la relación de compresión, mejorando así el rendimiento del motor del vehículo.

La culata está unida al motor del coche mediante unos tornillos y una junta de culata. Ambos se encargan de sellar correctamente la zona y soportar las altas temperaturas que alcanza el motor, evitando las fugas de la compresión o de líquido refrigerante.

¿Cuál es la función de la culata del motor?

Pero esta no es su única misión. La culata de un motor es uno de los elementos más importante y complejos del coche, ya que sirve de asentamiento de otros componentes del propulsor, que pueden afectar seriamente a la estructura principal del motor, en caso de desgaste.

Así, la culata de un motor se encarga de alojar el cigüeñal, las bielas, los pistones y las conexiones de elementos que se accionan con el movimiento del cigüeñal, como la bomba del agua, la bomba del aceite y la bomba de combustible.

También sirve de soporte para la válvula de admisión y la válvula de escape y el árbol de levas, en el caso de motores de cuatro tiempos; para los orificios para las bujías, en el caso de ser un motor de gasolina; y para los inyectores y precámara de combustión, si es un propulsor diésel.

Igualmente, la culata incorpora también los conductos de refrigeración en aquellos motores con refrigeración líquida, que tienen oquedades para que circule el agua y otras zonas para el aceite.

La mayoría de las culatas están fabricadas en hierro fundido, ya que lo hace más duradera y barata. No obstante, el hierro fundido es pesado y proporciona una menor eficiencia en la disipación de calor, por lo que algunos fabricantes optan por culatas de aluminio, que son más ligeras y lograr disipar mejor el calor. Normalmente, los automóviles de altas prestaciones (y los de competición) suelen incorporar esta segunda opción.

Culata del motor

Tipos de culatas

Principalmente, existen tres tipos básicos de culatas:

  • Cabeza de Cilindro de Cabeza Plana. Usadas en motores más antiguos, la protuberancia ovalada en la parte superior de la culata es para el flujo de refrigerante. El refrigerante fluye hacia arriba desde el bloque a través de pasajes en la cabeza (entre los orificios de los pernos) y hacia afuera a través de un puerto ovalado en la parte superior.
  • Cabeza de Válvula Aérea. Tienen las válvulas localizadas dentro de los cabezales, en lugar de en el bloque como el cabezal plano. Las válvulas se accionan indirectamente desde la leva a través de un tren de válvulas, que generalmente consiste en elevadores (taqués), varillas de empuje y balancines.
  • Cabeza de leva superior (OHC). Suele tener el árbol de levas en la misma posición que la leva. Se llama “por encima de la cabeza” porque la leva realmente reside sobre la parte superior de la cabeza. El OHC puede tener una configuración simple (SOHC) o doble (DOHC).

¿Qué partes componen la culata de un motor?

Aunque se puede pensar que es una única pieza, lo cierto es que podemos encontrar distintas partes en una culata :

  • Tapa de la culata: está en la zona superior y se encarga de cuidar de que el aceite permanezca en el interior de la culata para que no pierda la lubricación.
  • Junta de la tapa de la culata: parte que mantiene la estanqueidad entre la tapa de la culata y la propia culata.
  • Culata: es el lugar específico donde encontramos las válvulas, los árboles de levas, etc.
  • Junta de la culata: la zona exterior que se encarga de mantener la estanqueidad entre la culata y el resto del motor.

A su vez, existen multitud de piezas que se ubican dentro o próximas a la culata, (aunque no son parte de ésta en sí mismas), por ejemplo:

  • Bujías de encendido.
  • Válvulas.
  • Resorte de válvula.
  • Balancín.
  • Árbol de levas.
  • Múltiple o colector de admisión.
  • Múltiple o colector de escape.
  • Riel de inyectores.
  • Inyectores.
  • Bomba de agua.
  • Bomba de inyección (diésel).
  • Inyector (diésel).
  • Bujía de precalentamiento (diésel).

Mantenimiento de la culata del motor

  • Apretando las tuercas de la culata. Lo recomendable es hacerlo tras los primeros 2.000 kilómetros y cada vez que la junta de culata sea sustituida. Los traqueteos, las altas temperaturas y los niveles de presión tan elevados van aflojándolas continuamente.
  • Comprobando deformaciones. Los sobrecalentamientos por falta de agua o fallos en la bomba de agua pueden deformar la culata, especialmente cuando es de fundición de hierro.
  • Limpiando la culata. Solo si somos manitas, ya que se trata de un proceso en el que hay que desmontarla.

Averías de la culata del motor

Los síntomas principales que nos avisan de una avería en la culata del motor son varios:

  • Fuga de aceite. La luz de aceite en el tablero se encenderá y cuando esto suceda hay que comprobar si hay aceite cerca de la culata.
  • Fuga de refrigerante. Si la culata está muy agrietada, entonces tendrá fugas de refrigerante, lo que provocará que el motor se caliente demasiado, algo que también se hará patente en el tablero de instrumentos con un testigo.
  • Rendimiento del motor. Si experimentas que las prestaciones del motor se resienten o el coche funciona a tirones, puede ser un síntoma de problemas en la culata. Puede deberse a una grieta por la que sale aire comprimido de la cámara de combustión.
  • Humo. Aunque esto es raro, las grandes grietas en las culatas permitirán que los gases de escape se dispersen por esta zona. También es posible que detectes que sale humo blanco y espeso por el escape, señal de que está pasando refrigerante a las cámaras de combustión del motor.
  • Fallo de encendido del motor. Si la grieta en la culata es grande la mezcla en la cámara de combustión ni siquiera será suficiente para que el motor se encienda.

Si sospechas que tienes una avería de culata, acude a tu taller de confianza. Ellos tienen métodos para comprobar que, efectivamente, tienes una avería y con ello puedes evitar tener que sustituirla. Una avería en este elemento puede llegar a costar unos 1.000 euros (e incluso requerir la sustitución completa del motor), entre piezas y mano de obra, en función de la gravedad y el modelo del coche. La culata del motor es una de las partes más importantes del propulsor de nuestro vehículo y hay que cuidarla para evitar averías graves.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan