Cómo dar de baja un coche

22 diciembre | 2020 | Goodyear

Si no sabes cómo dar de baja tu coche, en Goodyear te contamos cuáles son los pasos a seguir y la documentación que debes presentar

Has disfrutado kilómetros y kilómetros con él pero, como todo en la vida, ha llegado a su fin. Decides deshacerte de tu coche, ya sea porque te has comprado uno nuevo, porque lo has vendido, te lo han robado o porque ya no lo necesitas, y es hora de decirle adiós. ¿Cómo se hace? ¿Se deja aparcado en cualquier lado sin más y te olvidas de él? ¿Hay que realizar algún tipo de trámite? Desgraciadamente, dar de baja un coche es un trámite algo molesto pero necesario e importante, pues de no hacerlo puedes encontrarte con el pago de tasas y/o multas elevadas que pueden afectar a tu bolsillo.

Lo primero que has de hacer es comunicar a la Dirección General de Tráfico (DGT) que lo retiras de la circulación de forma temporal o definitiva. La primera, la temporal, puedes solicitarla porque vas a dejar de utilizar tu vehículo por un largo espacio de tiempo (te mudas al extranjero, por ejemplo), y gracias a ella dejas de estar obligado a tener contratado un seguro para el coche, no pagarás el impuesto de circulación y no tendrás que tener en vigor la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

Alternativas para dar de baja un coche

No obstante, lo más habitual es dar de baja de forma definitiva nuestro coche. Para ello, debes dirigirte con tu vehículo a un desguace o Centro Autorizado de Tratamiento de vehículos (CAT). Ellos se encargarán de realizar la baja del vehículo, sin que tengas que personarte en las oficinas de Tráfico. Estos centros están preparados para despiezar el coche y descontaminar sus componentes, por lo que deberás llevar el coche hasta allí o hacer uso de una grúa.

Documentación necesaria para solicitar la baja

Los documentos necesarios que has de entregar al dar de baja tu vehículo son:

  • El permiso de circulación del coche
  • una fotocopia de tu DNI o del permiso de residencia
  • La tarjeta de la ITV en vigor

Allí, además, has de firmar la solicitud de baja que te entregarán in situ. El desguace o Centro Autorizado de Tratamiento se encargará de informar de la baja a Tráfico y de garantizar que el coche será sometido a un correcto tratamiento medioambiental en su destrucción.

En unos días, te entregarán un certificado de destrucción del vehículo y el justificante de la baja definitiva de la Dirección General de Tráfico (DGT), que deberás conservar. Este documento te permitirá demostrar ante cualquier administración que tu vehículo ha causado baja en Tráfico y evitar que tengas que pagar algún tipo de impuesto o, incluso, una multa. Este trámite es gratuito y lo pueden realizar el titular del vehículo o cualquier persona autorizada en su nombre.

Coches en el desguace

¿Y si el titular del vehículo ha fallecido?

El procedimiento es muy similar si se trata del automóvil de una persona que ha fallecido o si no se tiene la documentación necesaria, entre otros. Para estos casos, deberás aportar la documentación que se te indique para tramitar la baja definitiva del vehículo que, normalmente, incluye:

  • Copia del DNI del titular del vehículo o nombre y DNI del fallecido
  • Modelo de “Declaración responsable para la solicitud de baja definitiva de un vehículo por fallecimiento de su titular” firmado por el heredero que estará presente en la recogida del vehículo con grúa
  • Copia del certificado de defunción del titular del vehículo, entre otros

¿Por qué dar de baja un coche?

Quizás estés pensando que dar de baja un coche es un proceso burocrático tedioso, pero ten en cuenta que las alternativas son peores y mucho más onerosas. Si abandonas el coche en la calle, puedes tener que hacer frente a unas multas que van desde los 751 a los 3.000 euros como máximo, dependiendo de la legislación de cada ayuntamiento.

Dando de baja tu vehículo, además, evitarás tener que pagar el seguro y el impuesto de circulación que pagas a tu correspondiente ayuntamiento. Respecto a esto, hay que tener cuidado pues, aunque te deshagas del coche, el consistorio puede seguir reclamando el pago de este tributo. Así, una vez que has dado de baja el vehículo a través del CAT, deberás acudir a la ventanilla de tu ayuntamiento y rellenar un formulario para dar de baja también en el impuesto de circulación.

Para este trámite, deberás presentar el certificado de destrucción del coche y la solicitud de baja expedida por la Dirección General de Tráfico. Como ves, es un procedimiento algo pesado (hay determinadas empresas que pueden hacerlo por ti a cambio de una tarifa), pero te conviene hacerlo para evitar problemas posteriores.

Al dar de baja un coche ahorras seguro, impuestos y multas y, quizás, algún que otro susto. Imagina que roban el coche que has abandonado y cometen delitos con él: tú, como dueño, serás el responsable de hacer frente a las posibles sanciones. Por eso, y para evitar líos, la mejor opción es darlo de baja y olvidarte.

·

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan