¿Qué es el sistema DRS y para qué se emplea en competición?

23 noviembre | 2021 | Victor Seara

El DRS es un dispositivo que llegó al mundo de la Fórmula 1 en 2011 y que no tardó en ser implementado en otras competiciones. Te explicamos en qué consiste

Los coches de Fórmula 1 están equipados con todo tipo de dispositivos que ayudan a los pilotos a ir cada vez más rápido. Si vemos cualquier carrera por la televisión, observaremos que la jerga utilizada en el paddock para referirse a todos estos gadgets por pilotos, ingenieros y periodistas es cada vez mayor. Incluso los seguidores más fieles y veteranos pueden llegar a tener problemas para comprender todos los términos. Además, en la mayoría de las ocasiones, son palabras o siglas en inglés que dificultan aún más su comprensión. Hoy os explicamos qué es el DRS y en qué competiciones se emplea.

El DRS es un dispositivo que llegó al mundo de la Fórmula 1 en 2011 y que no tardó en ser implementado por la Fórmula Renault 3.5, Super Fórmula, el DTM, la Fórmula 2 y la Fórmula 3. La razón es que este mecanismo nació para facilitar los adelantamientos y mejorar el espectáculo de las carreras. A continuación te explicamos en profundidad qué es el DRS, sus pros y sus contras.

¿Qué es el DRS y cómo funciona en la Fórmula 1?

El DRS o Drag Reduction System, por sus siglas en inglés, es un sistema hidráulico que reduce la resistencia aerodinámica y, por tanto, facilita los adelantamientos. Debutó por primera vez en la Fórmula 1 hace 10 años con el objetivo de garantizar unos adelantamientos más sencillos, pero sin reducir el nivel de habilidad necesario del conductor. La manera de accionar el DRS es sencilla: el piloto, siempre que esté circulando por las zonas permitidas para utilizarlo, presiona un botón en su volante que mueve una pieza que eleva el plano superior del ala trasera del Fórmula 1, disminuyendo la resistencia aerodinámica y ayudando a que los pilotos puedan adelantar más fácilmente en recta.

La eficiencia del DRS varía mucho de un circuito a otro. Normalmente aquellos trazados donde se gana más velocidad punta son los que la carga aerodinámica es media o alta. Además, es importante no olvidar que el DRS genera más ventaja cuanta mayor longitud tenga la recta. No es lo mismo la recta de Mónaco, que es muy corta y no se alcanzan grandes velocidades, que la de Barcelona, donde se alcanzan velocidades mucho mayores. Normalmente hay dos zonas de DRS en cada trazado, aunque dependiendo del circuito podría haber una o hasta tres.

¿Cuándo se puede usar el DRS?

La FIA limita el uso del DRS a cuando el coche que va por detrás está a menos de un segundo de su predecesor en la zona de detección, que sirve para que la FIA sepa la distancia entre dos o más coches. Suele haber dos zonas de detección que se sitúan siempre antes de la zona donde se puede usar el DRS. El piloto en esta zona debe pisar el acelerador al 100%, no se permite que esté frenando o levantando el pedal del acelerador.

Además, el reglamento establece que solo se puede usar en las zonas establecidas en cada circuito y siempre que hayan  transcurrido al menos tres vueltas desde el inicio de la carrera o tres vueltas desde la salida del safety car. Igualmente, no podrá utilizarse en caso de banderas amarillas, rojas, safety car o virtual safety car. Por último, en casos de lluvia puede no ser autorizado por motivos de seguridad. Este reglamento ha ido variando a lo largo del tiempo para intentar contentar a los críticos, que en muchos casos se han quejado de adelantamientos superficiales.

Críticas de los puristas

Desde que se implementara en la Fórmula 1, no han sido pocos los críticos con este elemento, aunque poco a poco se ha ido imponiendo y aceptando porque si echamos la vista atrás los adelantamientos antes de 2011 eran muchos menos. De hecho, si consultamos la estadística de adelantamientos por carrera, el año de su debut en la F1 se produjeron el doble de adelantamientos que en 2010. Ahora bien, los puristas consideran que estos adelantamientos en muchos casos se producen en rectas mucho antes de llegar al punto de frenada, desluciendo y dejando sin emoción la maniobra de adelantamiento.

De momento la FIA sigue apostando por el DRS para la temporada que viene. La Fórmula 1, que afronta el 2022 con el mayor cambio en el reglamento técnico de su historia reciente, sigue confiando, a pesar de los rumores, en el DRS. Y es que con los nuevos diseños de los monoplazas, la vuelta del “efecto suelo”, y un tope presupuestario, entre otras novedades, muchos pensaron que quizá había llegado el momento de decir adiós al DRS; pero la organización prefiere esperar a ver cómo son los adelantamientos con los coches de la nueva era antes de tomar una decisión en uno u otro sentido.

En pocos años se espera una mejora aerodinámica muy alta que unida a la facilidad para salir pegado del rival en las rectas y la intensificación del efecto rebufo provoquen que el DRS ya no sea necesario. En cualquier caso, hasta que ese momento llegue, sigamos disfrutando de las carreras con o sin DRS.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan