¿Qué es el efecto fading en los frenos y qué lo provoca?

9 diciembre | 2021 | Goodyear

Uno de los fenómenos que tienen lugar en los frenos de los coches es el conocido como efecto fading. Te contamos en qué consiste y cómo nos afecta

¿Sabes que el efecto fading afecta negativamente al sistema de frenado de tu vehículo? En Kilómetros que cuentan te contamos todo lo que debes saber sobre este término anglosajón y los frenos de tu coche.

¿Qué es el efecto fading en el sistema de frenos?

El efecto fading significa “desvanecimiento” en su traducción literal del inglés, lo que viene a ser fatiga en los frenos. Es un fenómeno que se relaciona directamente con la pérdida de eficacia del sistema de frenado. La causa más habitual es el uso excesivo de los frenos durante un tiempo prolongado lo que puede llegar a producir un sobrecalentamiento de algunos de sus elementos:

  • El líquido puede sobrecalentarse (por encima de los 600 ºC) y aparecen burbujas de vapor en el sistema (vapor lock). El pedal del freno baja y se pierde frenada.
  • También pueden calentarse las pastillas de freno, cristalizándose y provocando el endurecimiento del pedal de freno o incluso las zapatas (se crea una lámina dura que no ofrece rozamiento).

¿Por qué se fatigan los frenos?

¿Por qué se fatigan los frenos y se produce este desvanecimiento o pérdida de eficacia? Al sobreexponer nuestros frenos cuando circulamos por una carretera con muchas curvas, con exceso de carga o en el descenso de una pendiente pronunciada sin aprovechar el efecto del freno motor, estos pueden sobrecalentarse y perder parte de su eficacia. Te lo explicamos en detalle.

Al frenar, la fricción entre zapatas, tambores, pastillas y discos reduce la velocidad del coche. A más deceleración por frenada, más calor en las zonas de contacto de nuestro sistema de frenos. Una conducción rápida en zona de curvas o una bajada prolongada en puerto de montaña puede generar sobrecalentamiento y producir fatiga o efecto fading.

Nuestra forma de conducir, pero también la carretera, la carga y otros factores, como hemos visto, influyen. Por tanto, al primer síntoma de problemas en el frenado, bien porque el pedal del freno está más duro de lo habitual o incluso porque se escuche un sonido metálico, es conveniente revisar el sistema de frenado en nuestro taller habitual.

Actuar a tiempo puede evitar una avería mayor. Pensemos que en caso de fading o cristalización en las pastilllas, la solución podría pasar por desmontar las pastillas y lijar su superficie para que recobren la frenada y evitar así daños en los discos. Si al percibir los primeros síntomas se sigue circulando evitando la frenada para refrigerar los frenos, estos pueden llegar a recuperarse pero, en todo caso, es fundamental revisar el mantenimiento de nuestros frenos. En el caso de ebullición del líquido de frenos, habrá que realizar una purga del circuito de frenos para extraer todo el aire. En este punto, recuerda la importancia de cambiar periódicamente el líquido de frenos porque con el paso del tiempo pierde propiedades y la humedad del ambiente puede hacer que su punto límite de trabajo descienda considerablemente.

Efecto fading

¿Cómo evitar la fatiga en los frenos?

La prevención cuando hablamos de seguridad en carretera es la base, también en el caso del efecto fading. El mantenimiento de los frenos del coche es, si cabe, más importante teniendo en cuenta que es, junto al estado de nuestros neumáticos, uno de los principales sistemas de seguridad en carretera. ¿Cómo evitar el efecto fading con la prevención?

  • Cambiando el líquido cuando lo aconseja el fabricante para evitar que pierda propiedades y sea más propenso al sobrecalentamiento.
  • Revisando periódicamente el desgaste de pastillas y discos.
  • A través de la conducción: haciendo uso del freno motor para limitar el uso de los frenos al mínimo en descensos.

En definitiva, si notas el pedal del freno más duro o más blando de lo habitual y sientes que pierdes contundencia de frenada, es probable que esté sufriendo el efecto fading. Para evitar un mal mayor, intenta un modo de conducción más suave que no requiera pisar el  freno. Siempre que las circunstancias de la carretera lo permitan, utiliza el freno motor y aprovecha el cambio de marchas. Con esto contribuirás a que se refrigere el sistema y los efectos desaparezcan si la situación no es demasiado grave.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan