¿Qué es el efecto suelo en coches y cómo influye al conducir?

17 noviembre | 2021 | Goodyear

Te contamos en qué consiste el denominado efecto suelo en la conducción, un concepto muy arraigado a la competición del motor

Es un fenómeno no muy conocido, a pesar de que casi todo el mundo lo ha experimentado: basta con haber montado en un avión o haber pilotado un coche de competición. Estamos hablando de un efecto que explica en parte por qué un avión puede despegar y aterrizar en poco espacio y un coche de competición puede trazar curvas a velocidad de vértigo sin salirse de la vía. A continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre el “efecto suelo” y la importancia fundamental que tiene en competiciones automovilísticas, especialmente en la Fórmula 1.

Efecto suelo: ¿qué es y para qué sirve?

Las alas de los aviones están diseñadas de tal forma que el aire pasa más rápido por encima del ala que por debajo y, por tanto, al existir esa diferencia de presiones, la zona con mayor presión, en este caso la que está debajo de las alas, empuja el ala hacia arriba permitiendo que los aviones puedan ascender. En el caso del automovilismo lo que se busca es el efecto contrario: que la zona que tenga mayor presión atmosférica sea la que circula por encima del coche y no por debajo. De esta forma, el coche estará más pegado al suelo y permitirá un mejor agarre, facilitando los adelantamientos. Eso es el efecto suelo.

La manera de conseguirlo es sencilla: cuanto más cerca del asfalto esté el suelo, el coche genera más downforce, ya que al reducirse el espacio el aire circula con muchísima más velocidad y crea una presión que empuja el coche hacia el asfalto. Además, genera poca resistencia al avance, de ahí que se le llamara durante mucho tiempo “energía gratuita”. El equipo Chaparral fue el primero en experimentar con esta nueva tecnología en el campeonato norteamericano Can-am, aunque donde se implementó definitivamente con éxito y de manera definitiva fue en el equipo Lotus de Fórmula 1 en la década de los 70.

Los inicios del efecto suelo en la Fórmula 1

>El “efecto suelo” en la F1 siempre estará asociado al genio de Colin Chapman>, quien si no fue verdaderamente el inventor, fue sin duda la persona que lo desarrolló y sacó mejor provecho, cosechando gracias a este fenómeno el campeonato de constructores y pilotos en 1978 para Lotus. Chapman y su equipo dieron con la idea de colocar faldillas para sellar la zona de baja presión e impedir que entrara aire circundante en el circuito. Además, para conseguir que el aire circulara por todo el suelo y no se perdiera energía al escaparse por los laterales, colocaron un sistema (un difusor) en la parte de popa encargado de producir una depresión que succiona el aire hacia atrás.

De esta forma, suelo y difusor funcionan a la vez y consiguen que el suelo sea la parte del vehículo que más downforce genere, incluso mucho más que los alerones.  El impacto que tuvo esta innovación fue de tanta importancia que el resto de la parrilla, con más o menos fortuna, se vieron obligados a generar sus propias respuestas al “efecto suelo”, pero enseguida se vio que la seguridad quedaba muy comprometida.

Accidentes graves y prohibiciones

La historia del “efecto suelo” es en realidad una historia de cancelaciones. La primera se produjo a los pocos meses: se prohibió la posibilidad de succionar aire de la parte inferior del coche a modo de ventosa. Poco tiempo después se eliminaron las faldillas laterales, que todo el suelo fuera plano y en 1982 la FIA ya prohibió definitivamente cualquier tipo de fondo curvo en los monoplazas.

Todas estas prohibiciones se produjeron al calor de numerosos accidentes que se fueron produciendo entre finales de la década de los 70 e inicios de los 80. La velocidad y las fuerzas que actuaban en los monoplazas con pilotos girando en máximos históricos acababan en ocasiones en accidentes mortales, como los de Patrick Depailler en 1980 o Gilles Villeneuve en 1982. Esta novedad del efecto suelo duró varios años en los que fueron campeones cinco pilotos de cuatro equipos distintos.

Efecto suelo

El efecto suelo vuelve a la F1 en 2022

En un intento por parte de la FIA de tener carreras más igualadas y adelantamientos competidos, el “efecto suelo” vuelve como gran novedad a la Fórmula 1 la próxima temporada. En realidad, estaba previsto que entrara en vigor en 2021, pero fue pospuesto un año a causa de la pandemia. El objetivo último es igualar las fuerzas mucho más para que casi cualquier equipo pueda ganar carreras e incluso luchar por el campeonato, además de conseguir coches más vistosos y reducir costes.

Casi cuarenta años después de ser cancelado por motivos de seguridad en la F1, vuelve un nuevo y renovado “efecto suelo”. Y es que esta nueva aerodinámica poco tiene que ver con la de los 70 cuando se empleaban faldillas y suspensiones activas para sellar el bajo de los coches y se ocultaban perfiles. Por no hablar del incremento de las medidas de seguridad tanto en los circuitos como en los monoplazas. Sin duda, este nuevo “efecto suelo” es un aliciente más para que el “Gran Circo” siga siendo la categoría reina del automovilismo.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan