¿Qué es el ET de una llanta?

21 septiembre | 2021 | Goodyear

Si no sabes qué es el ET de una llanta, no te vayas lejos porque vamos a explicarte en qué consiste y las consideraciones para su homologación

Cuando vamos a comprar una llanta, uno de los componentes más importantes en los que tenemos que fijarnos suele ser uno de los grandes olvidados: el ET. No es el único elemento en el que debemos fijarnos para saber si unas llantas son aptas para nuestro vehículo. A continuación, repasamos las dudas y ofrecemos respuestas a las preguntas más recurrentes sobre este tema: qué es el ET de una llanta y para qué sirve.

¿Qué es el ET de una llanta?

En pocas palabras, el ET es el desplazamiento existente entre el centro físico de la llanta hasta el punto de apoyo sobre el coche. El desplazamiento del ET, también llamado offset en inglés o Einpress Tiefe en alemán, puede ser de tres tipos:

  • Neutro, cuando el eje de simetría coincide con el plano de montaje.
  • Positivo, cuando el plano queda del eje hacia la parte exterior del coche (es decir, la llanta va para dentro).
  • Negativo, cuando dicho plano está situado del eje hacia el coche.

Este desplazamiento se mide en milímetros y es uno de los factores más desconocidos, pero también más importantes a la hora de elegir una llanta. La razón es que si el ET no es compatible con nuestro coche seguramente tendremos problemas y los amortiguadores o la pinza de freno pueden chocar con la llanta, o puede incluso variar el ancho de las vías de nuestro vehículo. En algunas ocasiones, cierto tipo de vehículos admiten varios ET, aunque siempre hay que tener en cuenta que la rueda no sobresalga del paso de rueda, ya que no superaría la ITV, y que la rueda no pegue en el vástago del muelle o del amortiguador.

A la hora de elegir una llanta, además del ET, tenemos otros factores que considerar para ver si una llanta es apta para nuestro coche.

Ancho de la llanta y diámetro

La anchura de la llanta, también llamada garganta, es la distancia existente entre ambos lados de la llanta. Se mide siempre en pulgadas y es otra medida que complementa el tamaño de la llanta. El ancho siempre va unido al diámetro de la llanta y se mide igualmente en pulgadas.

Anclaje

El anclaje de la llanta o PCD está formado por dos números: el primero nos indica el número de tornillos, mientras el segundo es el diámetro de la circunferencia (en milímetros) sobre la que se asientan. Por ejemplo, un 5 x 120 significaría que la llanta tiene un total de 5 tornillos situados sobre una circunferencia de 120 milímetros. La verdad es que cada fabricante y cada modelo suelen contar con un tipo de tornillería para amarrar las llantas al coche. Así, por ejemplo, los franceses suelen usar cuatro, y BMW y Mini, que solían usar la configuración 5X120, están ahora utilizando la 5X112.

Buje

Cada coche suele tener un diámetro de buje, aunque es cierto que suelen ser medidas bastante estandarizadas. El buje o agujero de centrado (MZ) es el orificio central que posee la llanta y que encaja con el buje del coche para ayudar a posicionar la rueda correctamente y que así se pueda atornillar adecuadamente, aunque también soporta parte de los esfuerzos que sufre la tornillería.

Una vez hemos repasado los elementos a tener en cuenta para elegir una llanta, lo siguiente es saber si pueden ser compatibles con nuestro vehículo o tendremos que homologar su montaje para poder pasar la ITV.

Llanta ET

¿Cómo sé si debo homologar el montaje de mis llantas?

Si elegimos unas llantas equivalentes a las que tenemos en la ficha técnica de nuestro vehículo, no será necesario homologarlas y el proceso será muy sencillo. En caso contrario, hay una serie de requisitos a cumplir para obtener la homologación. En primer lugar, el ancho de vía, que es la distancia del centro del vehículo al centro de la banda de rodadura de cada neumático, no debe superar los 30 mm. Una segunda cuestión que siempre revisan en la ITV es que las llantas no sobresalgan de la carrocería del vehículo y, además, que no toquen o interfieran con elementos estructurales del coche como pueden ser los frenos.

Hay multitud de llantas disponibles en el mercado y recomendamos siempre acudir a un centro especializado para que nos aconseje y se encargue de los trámites necesarios. Cada empresa homologadora suele pedir una documentación, pero normalmente exigen tres fotos (de frente, vista posterior y perfil), los datos de la compra y las medidas finales del vehículo (ancho de vías anterior y posterior)

Las llantas son de los elementos que más se modifican por parte de los conductores y son fundamentales para asegurar el buen funcionamiento de nuestro vehículo y nuestra seguridad. Aconsejamos siempre pedir la ayuda de un buen profesional que nos asesore sobre los neumáticos que mejor se ajusten tanto técnica como visualmente a nuestro vehículo. Homologar es un proceso que es viable y efectivo si seguimos correctamente los pasos que nos marca la ley.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan