Garantía en coches de segunda mano: ¿qué dice la Ley?

26 octubre | 2020 | Goodyear

¿Cuál es las garantía en coches de segnda mano? En Goodyear analizamos qué dice la Ley sobre las garantías en vehículos seminuevos

A la hora de comprar un coche, tienes dos opciones principales: adquirir uno nuevo o de segunda mano. Tanto uno como otro tipo cuentan con unas garantías ante posibles fallos de fabricación, posibles defectos, averías o vicios ocultos anteriores a la compra. Sin embargo, dependiendo de qué compra hagamos, esas garantías serán suficientes.

Los coches nuevos, dependiendo de la marca, cuentan con una garantía diferente, aunque el mínimo por ley es de tres años o 100.000 kilómetros, lo que suceda antes, pero ante los vehículos de ocasión, la normativa es diferente. Por ley, se establece un plazo general de garantía de dos años, que en la venta de “productos de segunda mano” permite reducirlo, si así lo pactan las partes, hasta un mínimo de un año.

Esto se refiere, principalmente, a la compra de un vehículo de segunda mano en un concesionario, aunque, como decíamos, se puede llegar a un acuerdo entre comprador y vendedor para reducir la garantía a apenas 12 meses.

Revisión de un coche de segunda mano

¿Qué dice la ley sobre la garantía en coches usados?

Las coberturas de la garantía en este supuesto vienen recogidas en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y los Usuarios. Según esta normativa, el vendedor profesional tiene la obligación de entregar el vehículo según aparece en el contrato.

Si el comprador detecta alguna avería oculta durante el primer año desde la fecha de venta del coche, el vendedor profesional tiene la obligación de repararla, devolver el importe de la venta o sustituir el automóvil por otro de características equivalentes.

¿Qué garantía tiene la venta de un coche entre particulares?

Cuando hablamos de una operación entre particulares, es el Código Civil el que regula la compraventa. Son los artículos 1461 y 1484 los encargados de establecer el marco de la garantía.

El primero de ellos regula los vicios o defectos ocultos y los defectos internos y graves, mientras que el artículo 1461 sostiene que “el vendedor está obligado a la entrega y saneamiento de la cosa objeto de la venta“. Esto significa que el automóvil no debe presentar defectos ocultos y que debe estar libre de cargas o gravámenes.

De esta forma, en caso de que el comprador detecte algún defecto oculto durante los seis meses posteriores a la entrega del vehículo, el vendedor estará obligado a responder por ello. Si no se llega a un acuerdo, el comprador puede denunciar y si se demuestra que el defecto es anterior a la compra, el vendedor deberá abonar el importe de la reparación necesaria o tendrá que rescindir el contrato de compraventa y devolver el importe de la transacción al comprador. Asimismo, el vendedor deberá responder de los vicios ocultos, aunque los ignorase en el momento de la venta.

Así, el tiempo de garantía de un coche de segunda mano cuando la operación se realiza entre particulares asciende a seis meses.

Revisar el coche

¿Qué NO cubre la garantía de un coche de segunda mano?

La garantía de un automóvil de segunda mano tiene algunas excepciones. En este artículo te hemos hablado de que puedes reclamar cuando se trata de un defecto oculto.

Defectos y fallos evidentes en el momento de la compra

Esto significa que el defecto del coche antes de la compra no fuese evidente. Por ejemplo, si adquieres un vehículo de ocasión al que le falta un faro se entiende que eras consciente de este problema (que seguramente te ha permitido comprarlo a un precio más reducido) y, por lo tanto, no tendrás derecho a reclamarlo con posterioridad.

Por eso, como comprador, tienes que exigir las reparaciones pertinentes antes de la adquisición y, si no te interesa el coche con un defecto evidente, no realizar la transacción. En este mismo sentido, sí que se puede exigir que el vendedor dé la información completa sobre el estado del automóvil que vende para, posteriormente, evitar contenciosos.

Fallos derivados del uso y desgaste tras la compra

Al mismo tiempo, tampoco es exigible la compensación económica o el cambio del vehículo comprado si este ha tenido una avería por uso y desgaste, como, por ejemplo, deterioros de la correa de la transmisión u otros elementos, pues en estos casos el vendedor no es en absoluto responsable.

Esto quiere decir que el comprador deberá demostrar que no se trata de un problema por desgaste, sino de una avería previa a la compra.

En el caso de que el coche se adquiera a un profesional, el contrato de compraventa debe incluir claramente la garantía que se aplica y el vendedor asume su responsabilidad de cubrir las averías ocultas durante el período acordado (recordemos que mínimo un año). De no hacerlo, se pueden tomar medidas legales.

En el caso de la venta entre particulares, no es obligatorio especificar que el automóvil tiene una garantía de seis meses, aunque se toma como fecha la que aparece en el contrato de compraventa. Si el particular no reconoce su responsabilidad, es necesario interponer una denuncia. A través de ella, se puede exigir legalmente que cumpla sus responsabilidades.

Valor venal del coche

Evita disgustos: haz una prueba mecánica antes de su compra

Para evitar posibles disgustos, tanto en la adquisición de un coche usado a profesionales o particulares, es conveniente exigir un certificado mecánico que avale el buen estado del automóvil.

Además, pide que te enseñen que las revisiones están al día y solicita un informe de la vida del coche, algo que puedes hacer a través de la DGT (previo pago). Así tendrás información fiel sobre el estado del vehículo.

También es recomendable que pruebes, con la ayuda de un amigo, compañero o familiar (cuatro ojos ven mejor que dos), el coche antes de comprarlo y estés atento a cómo responde en conducción real.

En resumen, la garantía de un coche de segunda mano es menor que la que ofrecen los fabricantes por un automóvil nuevo, pero puede ser interesante por el dinero que te puedes ahorrar. Los coches de ocasión suelen ser buenas compras, pero la garantía es tu salvaguarda en caso de que haya problemas.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan