Híbrido o eléctrico: ¿qué coche compensa más en 2020?

28 septiembre | 2020 | Goodyear

Si estás a punto de comprar un nuevo coche te surgirá la duda: ¿híbrido o eléctrico? En este post recopilamos los pros y contras de cada sistema

El potencial comprador de coches se encuentra en una disyuntiva importante a la hora de acercarse al concesionario. ¿Comprar un coche de combustión convencional, un híbrido o un eléctrico? Vamos a arrojar algo de luz sobre este apartado con una comparativa entre coches híbridos y eléctricos: cuál es el coche que debo comprar en 2020?

España ya ha anunciado que prohibirá la venta de coches de combustión convencional (gasolina o diésel) a partir de 2040 y su circulación total para 2050. Piensa que, dentro de 30 años, sino antes, viendo cómo está evolucionando (a peor) la crisis climática en el planeta, si tienes un coche de estas características no podrás usarlo para desplazarte. Algunos pensarán que todavía podrán hacer una adquisición de este tipo y aprovecharla durante estos años. No les falta razón, aunque si vives en una gran ciudad, las restricciones al tránsito en las mismas serán cada vez mayores y el ejemplo lo tenemos en Madrid o Barcelona, que han asegurado que se limitará el tráfico en varios de sus ejes de comunicación dentro de apenas un par de años para los coches más contaminantes.

Así, comprar un coche híbrido, híbrido enchufable o eléctrico se convierte en una adquisición a futuro que parece más razonable, desde el punto de vista climático y de uso convencional, aunque sea más costosa a nivel económico.

Estación de coches eléctricos

Coche híbridos o eléctricos, he ahí la cuestión

Lo primero que debemos saber es qué diferencia existe entre los coches híbridos, los híbridos enchufables y los eléctricos porque muchas personas no lo tienen aún demasiado claro. En los coches que son 100% eléctricos hay uno o varios motores que usan la energía almacenada en baterías recargables y la transforman en movimiento. En el caso de los híbridos, existen dos tipos de motores en el vehículo: uno tradicional de combustión y otro eléctrico que está alimentado por baterías y que ayuda en determinadas circunstancias (bastante limitadas) al motor de combustión.

Los híbridos enchufables, por su parte, son, por decirlo así, una mezcla de ambos. Cuentan con un motor de combustión y una batería eléctrica, pero con la posibilidad de recorrer una cantidad de kilómetros, en torno a 50 kilómetros de media, en modo completamente eléctrico o funcionar solo con el motor de gasolina o diésel. Al igual que los eléctricos puros, las baterías eléctricas se deben recargar externamente, al contrario que los híbridos convencionales que se autorecargan con el motor de combustión.

Con esas diferencias, ¿es mejor un coche híbrido, un híbrido enchufable o uno eléctrico? No es una pregunta fácil de responder y tendrá mucho que ver con la necesidad que cada uno tengamos de nuestro vehículo. No será lo mismo el usuario que va y viene al trabajo cada día y con 40 ó 50 kilómetros de autonomía tiene suficiente, que aquel que hace largos viajes a menudo y necesita recargar su vehículo con frecuencia.

Panel de coche híbrido

Ventajas y desventajas de los coches eléctricos

Comprar un coche eléctrico 100% significa no lanzar ningún tipo de emisión a la atmósfera. Es el vehículo más limpio del mercado y eso te lo agradecerá tu ayuntamiento permitiéndote circular por casi todos los lugares de la ciudad e, incluso, aparcando gratis en la gran mayoría de lugares destinados a ese fin.

El mantenimiento es más barato que el de los coches de combustión tradicional y los híbridos, básicamente porque los motores eléctricos tienen muchos menos componentes que el resto. Sólo habrá que revisar frenos y neumáticos e incluso los frenos tienen menos desgaste que en los vehículos tradicionales. Otra cosa es el tema de las baterías: las de última generación pueden recargarse unas 3.000 veces, por lo que cuando se acabe su vida útil habrá que cambiarlas. Y su precio, actualmente, no es nada barato: entre los 5.000 y los 10.000 euros.

El consumo es la mayor ventaja de tener un coche eléctrico. Hacer 100 kilómetros costará, dependiendo de la tarifa eléctrica que tengamos, una media de 1,5 euros, una ganga si lo comparamos con los 8-10 euros aproximadamente que cuesta hacerlo con un coche medio diésel o gasolina. La eficiencia energética de los motores eléctricos es la otra gran ventaja de estos coches ya que prácticamente ronda el 90%. Infinitamente más que los de combustión tradicionales que se sitúan entre el 25 y el 40%. Sin embargo, cuando llega la hora de analizar la autonomía de estos vehículos es cuando topamos con la piedra en el zapato. Pese a los grandes avances sufridos en los últimos años, los vehículos eléctricos apenas superan los 300 ó 400 kilómetros de autonomía como máximo, lo que limita sobremanera los desplazamientos con este tipo de coches. Si los usamos para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio o trayectos relativamente cortos, es el coche ideal para nosotros. Pero si hacemos desplazamientos largos a menudo, tendremos un problema hasta que no esté instalada y en funcionamiento una red nacional de electrolineras.

Híbridos versus eléctricos

 Ventajas y desventajas de los coches híbridos

La gran ventaja de los coches híbridos es que pueden recorrer una media de 50 kilómetros en modo totalmente eléctrico. Pero, además, una vez agotadas las baterías eléctricas, el coche puede utilizar su motor de combustión con total normalidad y realizar viajes largos sin problema, pues podremos repostar en cualquier gasolinera, al contrario que en los coches eléctricos. El gasto en ciudad siempre será menor que el de los vehículos con motor de combustión, mientras en carretera será similar.

Otra de las ventajas de los coches híbridos es que son bajos en emisiones y su fácil mantenimiento, aunque no tanto como los eléctricos. Eso permite que también tengan múltiples ayudas por parte de los ayuntamientos, tanto en las zonas del centro de la ciudad a las que pueden acceder, como en las plazas de aparcamiento que pueden utilizar gratuitamente o con grandes descuentos.

La mayor desventaja de los coches híbridos es que, todavía, su precio es entre 5.000 y 10.000 euros superior a sus vehículos equivalentes con motor de gasolina. Y también, que hay que añadir el coste del punto de recarga, da igual que se trate de un garaje privado o comunitario.

Ventajas y desventajas de los coches híbridos enchufables

Los coches híbridos enchufables se pueden recargar enchufándolos a una red eléctrica, al igual que los coches eléctricos. La mayor ventaja es, como te contábamos antes, que pueden funcionar una media de 50 kilómetros en modo totalmente eléctrico, por lo que, si los desplazamientos son sólo por la ciudad, no gastará combustible.

Igualmente, en muchas ocasiones, este tipo de vehículos cuenta con las ventajas de los eléctricos a la hora de aparcar o desplazarse por vías de acceso restringido de grandes ciudades, lo que también es un punto positivo a su favor.

El principal problema al que nos encontramos con este tipo de vehículos es, evidentemente, el precio, que resulta más elevado que el de los coches de combustión y que el de los híbridos convencionales.

¿Eléctrico, híbrido o híbrido enchufable?

La respuesta la tiene las necesidades del comprador y de ellas dependerá su decisión final. Hay que ponderar varios factores, como el uso que se le dé al vehículo, los kilómetros que se recorren a diario, si se hacen viajes largos, la disponibilidad de cargadores eléctricos en su área de acción y, por supuesto, la capacidad económica.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan