Jaula antivuelco: su función en un vehículo de competición

21 abril | 2021 | Goodyear

La jaula antivuelco es uno de los elementos más importantes en competiciones del motor como el rally, pero ¿para cuál es su función?

Durante gran parte de su historia, el Campeonato del Mundo de Rallies fue uno de los deportes más peligroso del mundo. En primer lugar, por las características propias (tramos cronometrados en carreteras abiertas al público); y, segundo, porque, a diferencia de los coches de Fórmula 1 y los de WEC LMP1, los coches de rally que se usaban eran coches de calle preparados para tal fin y no estaban diseñados para las carreras.

Por este motivo, los ingenieros se vieron en la necesidad de incrementar la seguridad de los vehículos y hacerlos fuertes y seguros para los pilotos. Desde 1970 hasta el año 2000 más de una decena de pilotos murieron en el WRC, mientras que en los últimos 10 años no se ha registrado ningún fallecimiento. ¿Qué relación tiene la jaula antivuelco en esta situación? ¡Os lo contamos!

Jaulas de seguridad: el salvavidas de los pilotos

La jaula de seguridad es un entramado de barras metálicas unidas entre sí y construida dentro o alrededor del coche con el fin de proteger a los ocupantes en un accidente, especialmente en los vuelcos.

Estos tubos de acero de alta resistencia suelen soldarse o atornillarse entre sí de forma que generen arcos, que a su vez se sueldan o atornillan al chasis o a la carrocería. Cuando un vehículo vuelca o sufre un impacto muy grave es bastante probable que la chapa del vehículo ceda y se deforme fuertemente pudiendo aplastar a los ocupantes del vehículo o dejarlos atrapados.

Es en este momento cuando la jaula antivuelco es de extrema utilidad, porque es lo suficientemente rígida para soportar el impacto y, a la vez, lo suficientemente flexible para disipar la energía de la colisión lejos del conductor. Este tipo de armazón se emplea en competiciones como el WRC, el WEC o la NASCAR.

Uso de la jaula antivuelco

Jaulas antivuelco para los vehículos de calle

Este elemento de seguridad, que es obligatorio en tantas competiciones automovilísticas, podemos instalarlo de forma particular en nuestro vehículo como cualquier otro accesorio. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, al igual que las jaulas en los deportes de competición tienen que estar homologadas por el organismo responsable del campeonato, las protecciones que pongamos, ya sean interiores o exteriores, deben cumplir una serie de requisitos para ser homologadas y poder circular de forma legal.

A la hora de instalar las barras, los expertos recomiendan, en vehículos donde la carrocería no soporta la instalación, hacerlo directamente sobre el chasis. En el caso de los coches con chasis autoportante, serán los técnicos de instalación los que recomienden los puntos más resistentes y adecuados para anclar las barras.

Homologación de las barras antivuelco

En el caso de que queramos homologar jaulas de seguridad exteriores debemos asegurarnos de que cumplen la normativa de salientes; es decir, no deben tener puntas o picos que puedan causar daños al vehículo o a terceras personas.

Por tanto, estas barras de formas redondeadas se atornillan normalmente a los paragolpes y a la parte trasera del auto, aunque en ocasiones se fijan sobre el chasis. Son ideales para vehículos todo terreno.

Las barras antivuelco interiores se colocan en la parte trasera del coche, por lo que debemos ser conscientes de que se pierde todo el espacio de los asientos traseros. Los tubos van lo más pegado posible tanto al techo como a los marcos de las puertas, pero en ningún caso se permite la instalación de barras laterales que impedirían tanto el acceso como la salida de los ocupantes.

Las barras no deben en ningún momento restar visibilidad y deben ubicarse a una distancia suficiente de los respaldos de los asientos delanteros.

Las jaulas de los vehículos de calle están de cierta forma escondidas porque la legislación indica que deben ir recubiertas con materiales amortiguadores como la goma para absorber impactos. Al no verse las barras a simple vista, el vehículo no da la imagen de ser un coche de competición. Por último, los anclajes también son muy importantes y es necesario utilizar unos tornillos de al menos M8 con una calidad mínima de 8.8.

Son muchos los pilotos y copilotos que han salvado la vida en los últimos años gracias a las jaulas antivuelco. La fiabilidad y eficacia de esta estructura de protección está fuera ya de toda duda.

No tenemos nada más que ver un vuelco en un rally para observar cómo el piloto sale ileso tras un accidente con varias vueltas de campana gracias a que la jaula se ha mantenido firme. Si queremos instalar este elemento de seguridad pasiva en nuestro vehículo es recomendable acudir a un especialista que esté al tanto de la normativa de homologación y asesore sobre qué tipo de barras instalar atendiendo a nuestras necesidades y al tipo de vehículo que tenemos.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan