Mantenimiento del coche en primavera: 5 claves para cuidar tu coche

17 marzo | 2021 | Goodyear

En Goodyear te explicamos cuál es el mantenimiento del coche en primavera y los principales puntos a revisar para tener tu vehículo impecable

¿Consejos para el mantenimiento de tu coche en primavera? ¿Crees que pasados los rigores invernales, tu vehículo no necesita nada más para volver a las soleadas e idílicas carreteras de marzo y mayo? Pues te equivocas. El mantenimiento de nuestro coche es un pilar central a lo largo de todo el año que nos permite garantizar su correcto funcionamiento y la respuesta adecuada ante cualquier situación climatológica. Neumáticos, luces y frenos son el triunvirato a tener en cuenta en cualquier estación del año. Te explicamos por qué especialmente en primavera. ¡Atento a los cinco elementos básicos que debes revisar!

Neumáticos

Primer contacto con la calzada, los neumáticos son un elemento clave en el mantenimiento de primavera (y de cualquier estación del año). Después del invierno la presión de los neumáticos se ve afectada por las bajas temperaturas. La presión puede llegar a bajar medio kilo por cada descenso de 10ºC en la temperatura. Por ello comprobar la presión de forma periódica es un hábito recomendable para la salud de nuestros neumáticos. Aún más si tenemos en cuenta que la primavera es una de las estaciones con más lluvias del año. Una presión insuficiente no solo afecta a la estabilidad de tu coche, sino que si las presiones de los neumáticos son bajas, es más probable sufrir aquaplaning.

Conducir con presión insuficiente disminuye la vida útil de nuestros neumáticos. Por eso es importante no solo comprobar de forma periódica la presión de los neumáticos, sino también su estado. Es fundamental revisar la aparición de bultos, deformidades en las gomas o desgastes desiguales y asegurarnos de que se conserva su dibujo. A menor dibujo, menos agarre y más distancia de frenado. A medida que disminuye el dibujo, la distancia de frenado aumenta de forma progresiva. Recuerda que la banda de rodadura debe tener una profundidad mínima de 1,6 milímetros. Lo recomendable un mínimo de 3 mm en el caso de neumáticos de verano y neumáticos todo tiempo y un mínimo de 4,5 mm en el caso de los neumáticos de invierno.

Frenos

Revisar el estado de los frenos es una recomendación básica de seguridad. No pospongas su revisión más allá de los 20.000 kilómetros, la distancia máxima recomendada de cambio de las pastillas y permanece atento a los primeros síntomas: pedal de freno duro, aumento progresivo de la distancia de frenado. Asegurar un buen mantenimiento de nuestros frenos pasa por vigilar la aparición de fallos, realizar el cambio de pastillas y líquido de frenos según las previsiones del fabricante y tener en cuenta nuestro estilo de conducción. Pensemos que frenar de forma constante o pisar el freno a fondo habitualmente (prácticas comunes de una conducción agresiva) son las principales causas del desgaste de nuestras pastillas y nuestros discos de freno.

Luces

En carretera, ver es tan importante como que nos vean. Por eso el mantenimiento del sistema luces del coche es fundamental para señalizar nuestra presencia en la vía y para tener una buena visibilidad tanto de noche como con lluvia o niebla. Comprueba que las luces estén correctamente alineadas y permitan una buena visión y sustituye aquellas bombillas donde detectes una disminución del rendimiento. En el mercado existen diferentes tecnologías como los faros de xenon o led. Consulta sus características y resultado. Valora la posibilidad de pulir los faros en el caso de que empieces a notar señales de deterioro o mal funcionamiento.

Cuadro luces coche

Filtro del aire

Los filtros de aire son un elemento especialmente sensible en primavera. El polen también afecta a nuestro vehículo ya que las partículas en suspensión pueden llegar al motor y dañar los sistemas de climatización. Un filtro de aire en mal estado significa problemas: pérdida de potencia, aumento de consumo, aumento de emisiones… Revisa los filtros de aire y conductos de ventilación y cámbialos cuando sea necesario (habitualmente cada 15.000 kilómetros) pero permanece atento a su estado. Es muy habitual que a principios de primavera y otoño sea necesario revisarlos, especialmente aquellos que sufran de alergias.

Limpiaparabrisas

El paso del invierno a la primavera afecta a uno de los elementos más visibles y más olvidados de un coche. Los limpiaparabrisas pueden agrietarse con el camino de temperaturas perdiendo su efectividad. Rigidez en las gomas, manchas negras, exceso de ruido, estrías y zonas sin limpiar son los síntomas más claros de que necesitan ser sustituidos.

También es importante el líquido limpiaparabrisas. Es recomendable usar agua destilada o al menos revisar los inyectores por si hubiera obstrucciones que deriven en un mal funcionamiento especialmente preocupante en momentos de mala visibilidad o lluvia.

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Reparaciones más comunes en primavera

En esta línea desde Autingo señalan cuales son las operaciones de mantenimiento más adecuadas para la primavera. Estas son las reparaciones esenciales, que, por lo demás tienen un coste inferior a 100 euros (datos de precios de 2019 según la plataforma):

  • Pastillas de freno delanteras. 75 euros.
  • Batería. 89 euros.
  • Cambio de aceite y de filtro, 67 euros.
  • Filtro del habitáculo. 44 euros.
  • Filtro del aire. 88 euros.

Recuerda que seguir estos consejos nos permite realizar un correcto mantenimiento de nuestro coche y asegurar su perfecto rendimiento en primavera y en cualquier época del año.

·

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan