¿Qué es un motor gripado? Causas y claves para evitar gripar

3 noviembre | 2021 | Goodyear

Seguro que no es la primera vez que escuchas que un motor ha gripado. En este artículo te contamos en qué consiste

El gripado del motor de nuestro vehículo es la peor noticia que nos pueden dar en un taller, tanto por el tiempo de reparación, las consecuencias y, cómo no, el precio que supone repararlo. La RAE define gripar como “hacer que las piezas de un engranaje o motor queden agarrotadas”. La mayoría de los conductores es muy probable que no sepan cómo se produce, así que vamos a profundizar un poco más en qué es un motor gripado y cómo se produce, algo que ocurre con más frecuencia de lo que creemos y que en muchos casos podemos evitar.

¿Qué es gripar un motor?

Independientemente de que tengamos un vehículo gasolina o diésel, tenemos que saber que el motor es un engranaje de piezas que están en continuo rozamiento y, a pesar de la calidad de esas piezas, esa fricción genera calor que no solo aumenta la temperatura del motor, sino que también provoca un desgaste y dilatación de las piezas. Si no controlamos ese desgaste mediante sistemas de refrigeración y lubricación, puede provocar la fusión de estos componentes metálicos agarrotando y bloqueando su movilidad. Cuando esto sucede, nos encontramos ante un motor gripado

Esta avería suele ocurrir entre el pistón y la camisa alta del cilindro, que es donde las temperaturas son más altas. Las camisas son unos cilindros desmontables que se introducen en el hueco de los cilindros del bloque motor. No obstante, el gripado puede darse entre las válvulas y sus guías, o entre el cigüeñal y los casquillos. Un mantenimiento correcto de nuestro vehículo puede salvarnos de este problema, aunque las causas que lo pueden provocar son variadas.

Causas del gripaje de un motor

Falta de lubricación

El aceite del motor es un líquido fundamental para el funcionamiento de nuestro coche. Debemos renovarlo según nos indique el manual del vehículo y mantenerlo a un nivel suficiente en todo momento. El aceite permite la correcta lubricación de las piezas para que el roce no las deteriore, además de ser responsable de evacuar calor.

El nivel de aceite lo debemos comprobar siempre regularmente y con el motor en frío y en una superficie llana. El manual del vehículo nos indicará cada cuánto tiempo tenemos que cambiarlo

Fallos en la refrigeración

Al igual que ocurre con el aceite, el líquido refrigerante es fundamental para rebajar las altas temperaturas producidas en el motor; por tanto, si no hay suficiente líquido, está adulterado o el circuito está sucio puede llegar a producir el gripaje del motor. Debemos comprobar el nivel de llenado del vaso refrigerante con el motor en frío y en una superficie plana. Este nivel debe estar siempre entre las dos marcas (máxima y mínima) indicadas en el vaso

Fallo del segmento de comprensión

Ocurre cuando la llama de la combustión quema la película lubricante que hay entre el cilindro y el pistón, provocando que esa protección frente al rozamiento desaparezca.

Desequilibrio entre el cigüeñal y las bielas

Si el cigüeñal está mal equilibrado, dará lugar a una serie de vibraciones y rozaduras con desgastes irregulares y prematuros y, además, se generará mayor calor que provocará una vez más el gripado del motor.

Motor gripado

¿Cómo evitar que se gripe el motor?

En muchos casos el gripado es evitable si seguimos una serie de recomendaciones y hacemos un buen mantenimiento de nuestro vehículo. En cuanto al sistema de lubricación, es fundamental saber cuándo toca cambiar el aceite y, cuando sea el momento, tenemos que elegir uno de calidad.

El mantenimiento del sistema de refrigeración, otro de los motivos como hemos visto más arriba del gripaje del motor, es muy parecido al de lubricación. El anticongelante va perdiendo sus cualidades con el tiempo y necesita ser cambiado. Una vez más, el manual del vehículo nos dirá cuándo debemos hacerlo. Otro detalle a tener en cuenta es la temperatura del vehículo, que debería estar siempre en 90 °C. Para finalizar, debemos evitar las aceleraciones bruscas en frío.

¿Qué hacer si el motor se ha gripado?

A veces, a pesar de seguir estas indicaciones, el motor se acaba gripando. Seguramente se deba a un defecto de montaje del cigüeñal o de otras piezas que provoca un desgaste prematuro. Lo notaremos enseguida porque el coche pierde potencia, la velocidad disminuye y escucharemos un ruido metálico del motor. Si identificamos estos síntomas, podemos levantar el pie del embrague para que el aceite lubrique el cilindro y pueda así bajar la temperatura, aunque lo ideal es inmovilizar el coche y acudir a nuestro taller de confianza.

¿Se puede arreglar un motor gripado? Si al llevarlo al taller el mecánico nos confirma que el motor está gripado tenemos dos opciones: sustituirlo por uno usado o repararlo. La segunda opción es la más lenta y cara: identificarán primero dónde se ha producido el agarrotamiento y luego será necesario sustituir muchas piezas. Es una reparación compleja y muy costosa.

Con un poco de esfuerzo y tiempo que dediquemos en revisar los niveles del coche y cambiar ciertos hábitos podemos evitar el gripaje del motor, ahorrarnos muchos miles de euros en el taller y algún que otro susto innecesario en la carretera. Una vez más, llevar un mantenimiento conforme al manual del vehículo es el mejor antídoto contra las averías y los desembolsos de dinero en el taller.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan