Música para despertar: 10 canciones para saltar de la cama con energía

11 abril | 2016 | Goodyear

Descubre la mejor música para despertar: con estas 10 canciones te harán saltar de la cama y comenzar el día con energía. ¡Dale al play!

¡Una playlist para dar energía al más dormilón y dibujarle una sonrisa al menos dispuesto! Si necesitas coger la carretera bien temprano y no te basta el café matinal para reencontrar el placer de la conducción, prueba nuestra selección musical y prometemos despertarte más rápido que con un café doble. ¡Dale al play!

Hey Ya! – Radio Mix / Club Mix – OutKast. Si hay un tema adictivo es este hit de 2003: un groove que supera el diseño habitual del hip hop, una melodía que todos podemos silbar y un estribillo tan simple que lo podemos entonar nada más levantarnos de la cama, por muy tirados que estemos por la mañana. “Shake it like a Polaroid picture? era lo que cantaban Dré y Boi y, aún hoy, este es un tema que nos convence siempre a echar un baile.

Should I Stay or Should I Go – The Clash. ¿Aún tienes dudas? Venga… tiene que ser… Si ya has puesto un pie fuera de la cama, ahora no es hora de volver atrás. El tema de los Clash lleva una historia de amor punk en su esencia, pero esta nunca fue una banda que se preguntara si debía o no hacerse a la carretera: siempre adelante, nunca parar, era el lema de los ingleses y el resultado está a la vista: de La la Z, nos dejaron un legado solo de grandes, grandes canciones.

Learn to Fly – Foo Fighters. Dave Grohl ddice que éste no es precisamente su tema favorito de su carrera con Foo Fighters, pero no puede negar que fue de las canciones que los pusieron por derecho propio en el mapa. Aunque tenían reconocimiento anterior con algunos pequeños hits y presencia continuada en MTV, fue “Learn to Fly” y su vídeo los que los lanzaron al estrellato. Aún hoy marca un momentazo en sus conciertos y originó varios vídeos tributo.

Sex on Fire – Kings of Leon. En cierto momento parecía que esta canción nunca iba a salir de las ondas de la radio. Tiempo después, ya a podemos volver a apreciarlo como el gran tema que es. Podría no haber sido siquiera editada nunca, porque la banda la consideraba una idea incompleta, pero el resultado nos muestra por qué aún es una de las favoritas: ritmo tenso y en crescendo, un estribillo para ser cantado a pleno pulmón, con Caleb Followill en plena forma.

Somebody Told Me – The Killers. A la banda de Brandon Flowers nunca le faltó adrenalina y la energía en todos sus hits posteriores, pero este ya tiene tiempo suficiente para que pueda ser oído con la nostalgia que reservamos para los primeros single, y demostró que “Mr. Brightside” no era un mero golpe de suerte. Suena como si la banda hubiera sido alimentada desde niños con dosis masivas de Spandau Ballet y rock.

Bombtrack – Rage Against The Machine. El primer álbum de los Rage Against the Machine  es nada menos que uno de los logros más importantes del rock desde los años 90. Comienza de forma casi inocente y, como una bomba, cae encima del oyente con la sutileza de un trailer. Este riff de guitarra eléctrica, el bombo seco y la forma de cantar de Zach marcarían a toda una generación de rockers que aún ni conseguía percibir bien lo que acababa de aterrizar. Pero, si este era el primer tema del álbum, a continuación venía “Killing in the name” y la industria musical nunca más sería la misma…

Suck My Kiss – Red Hot Chili Peppers. Los años 90 fueron fértiles en bandas que unían grooves adictivos con guitarras eléctricas musculadas y los Red Hot Chili Peppers pueden haber sido los más coherentes y aventureros de esa onda. “Blood Sugar Sex Magik” es un disco que aún no ha perdido relevancia y es casi un manual de cómo hacer rock destinado directamente a los libros de Historia. “Suck my Kiss” es, como se decía entonces, “infeccioso” desde el primero slap del bajo de Flea, hasta la última palabra de Anthony Kiedis.

Midlife Crisis – Faith No More. En la frontera entre los 80 y los 90, quien estuviese atento al rock alternativo ya había escuchado algo de ellos, pero fue “Angel Dust” lo que los volvió famosos en todo el mundo. Con Mike Patton, los Faith no More echaban a andar su mezcla de funk y metal con dejes pop y, aunque optando por guitarras eléctricas más “pesadas” que en discos anteriores, consiguieron llegar a un público mayor. “Midlife Crisis” es un ejemplo del buen sentido de humor que desde siempre marcó la música de la banda, en que una crisis de media-edad sucede inmediatamente tras los 30.

Supermassive Black Hole – Muse. Alguien se atrevió hace unos cuantos años a señalarlos como los “próximos-Radiohead”, pero la banda se apresuró a demostrar lo equivocados estaban. Apostando por un sonido simultáneamente cada vez más rock pero también más rítmico, con elementos glam y sinfónicos que los transformaron en una de las mejores bandas en directo de la actualidad, “Supermassive Black Hole” es simultáneamente energético y sexy, melódico y sucio. Y es de eso de lo que vive el rock desde su antigüedad (aunque ésta haya comenzado aún en los años 50…), ya sea con los falsetes de Prince o la pericia de Robert Plant.

You Shook Me All Night Long – AC/DC. Si “Back in Black” es un monumento al que ningún fan del rock pondría pegas, “You Shook Me All Night Long” guiñaba el ojo al pop de los años 80 de forma completamente descarada. Sin miedo de juguetear con dobles-sentidos y exhibir un aire canalla que dejaba todo el planeta en shock,  la banda se diferenciaba de la generación de rockers-spandex que se preparaba para asaltar las listas de ventas sin, aún así, llegar al nivel de estos australianos. Únicos.

Terminada esta playlist de Spotify, ¿qué otras canciones propones para saltar de la cama y cargarnos de energía?

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan