¿Cómo pasar la ITV a la primera?

28 julio | 2021 | Goodyear

Las ITV son cada vez más estrictas en pro de mejorar la seguridad. Si quieres pasar la ITV a la primera, estos son los puntos que debes revisar en tu coche

Una vez concluido el estado de alarma y, por tanto, la prórroga de la Dirección General de Tráfico para pasar la ITV, es hora de ponerse a pensar en cómo deberías poner a punto tu vehículo. Antes, repasamos una serie de recomendaciones básicas –más allá de cambiar el aceite de tu coche– que, sin duda, te ayudarán a “aprobar” la ITV, un trámite obligatorio que no debería darte ningún quebradero de cabeza llegado el momento. Toma nota.

Con un estado de alarma por el covid-19 que finalizó el 9 de mayo de 2021 y metidos ya de lleno en el verano y las vacaciones, el trámite de llevar el vehículo a la revisión puede suponer un problema si no sigues unos sencillos pasos.

Además, todavía sigue habiendo cierta confusión entre los conductores por las prórrogas excepcionales que se concedieron en su día para realizar la ITV. Esto ha llevado a que muchos vehículos no hayan realizado la revisión desde el pasado mes de marzo, cuando expiró dicha moratoria. Desde la Asociación Española de Entidades Colaboradoras con la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se recomienda a los conductores que comprueben la fecha de vencimiento de la ITV en la ficha técnica del vehículo, en la pegatina que tendremos que tener situada en el parabrisas o a través de la app de la Dirección General de Tráfico.

Revisión

¿Qué se comprueba en la ITV?

El procedimiento que habitualmente llevan a cabo los inspectores es comenzar revisando el exterior del vehículo: matrícula, luces, retrovisores, intermitentes y luces de emergencia, neumáticos, etc., así como el estado de la rueda de repuesto y el portón trasero. Los inspectores buscan que la carrocería no presente signos de corrosión u oxidación en los elementos de seguridad. Igualmente comprueban que no haya aristas cortantes que puedan dañar a los peatones. Los parachoques deberán estar correctamente sujetos a la carrocería e igualmente no se permite que tengan bordes o aristas cortantes. Los números de las matrículas tienen que ser visibles y la placa debe estar bien sujeta y no puede estar doblada. En cuanto al alumbrado se comprueba que todas las luces funcionan: cortas, largas, intermitentes… y que están bien reguladas para que no deslumbren.

Después es el momento de acceder al interior y comprobar el estado de los cinturones de seguridad, las ventanillas o sillitas de bebé, si es el caso. Al igual que en el exterior no puede haber aristas ni salientes dentro del habitáculo, además los asientos deben estar bien anclados y sujetos. Posteriormente, anotarán los kilómetros del vehículo; por tanto, el cuentakilómetros debe funcionar a la perfección. En algún momento tendremos que hacer sonar el claxon y comprobarán que los cinturones de seguridad funcionan. Los airbags, en caso de que el vehículo los equipe de serie, también serán revisados.

A continuación, se comprueba el estado de los frenos –incluido el de mano-, así como la suspensión y la dirección del coche.  Una vez en el foso, se revisa que el vehículo no tenga fugas de aceite o gasolina y se comprueba el buen funcionamiento del catalizador, sistema de escape, el guardapolvos y las rótulas de dirección. Después, la prueba final se reserva para la emisión de gases y el motor del vehículo y, si todo está en orden, nos darán el visto bueno.

La mayoría de talleres tienen a disposición de los clientes una “Pre ITV” con la que en pocos minutos puedes saber si tu coche pasaría la ITV y, en caso contrario, qué deberías reparar. Al margen de la revisión que realicen los profesionales ten en cuenta que existen algunas comprobaciones y cuestiones que debes tener en cuenta.

ITV

La ITV se endurece: las 3 novedades de 2021

La ITV se ha puesto un poco más exigente este 2021. Una de las novedades es consecuencia directa del Brexit y no afectará a la mayoría de los conductores españoles, pero sí es conveniente estar al día del resto de cambios ya que afectan a todos los conductores.

Si un vehículo que no está obligado a llevar el sistema ABS registra un fallo, se considerará defecto grave y motivo para una inspección desfavorable. Hasta ahora era simplemente anotado como un defecto leve. Recordemos que un defecto grave impide circular con el vehículo salvo para ir al taller y solventar el problema. El titular tiene un plazo de dos meses para solventar esta incidencia.

Otro defecto que pasa igualmente a tener la categoría de grave es si se detecta un posible desprendimiento de los espejos retrovisores. Tendremos que actuar de la misma manera que en el caso del ABS.

El tercer cambio afecta más a los trabajadores del centro de inspección, que se verán obligados a comprobar los datos del permiso de circulación por medio del Registro General de Vehículos de la DGT en caso de que el conductor no presente dicha documentación.

Por último, todo vehículo procedente del Reino Unido que se matricule en España con fecha posterior al 31/12/2020 es considerado como un vehículo que no pertenece al Espacio Económico Europeo y tendrá que cumplir todos los requisitos necesarios para este tipo de vehículos. Igualmente, cualquier homologación otorgada por el Reino Unido a partir de la misma fecha no tendrá validez ni en España ni, lógicamente, en Europa.

ITV taller - Kilometrosquecuentan

¿Qué debes revisar antes de pasar la ITV?

Documentación en orden

Lo primero que hay que tener en cuenta es que debemos tener la documentación en regla del vehículo, ya que es lo primero que tenemos que entregar nada más llegar a la estación de ITV. Hay que entregar tanto la ficha técnica como el permiso de circulación, aunque también comprobarán que el coche tenga un seguro en vigor. Después de pagar, ya podemos pasar con nuestro coche ‘a la línea’.

Homologaciones al día

Muchos conductores también hacen modificaciones en sus vehículos que deben ser homologadas. Piezas como alerones, llantas o tubos de escape tienen que pasar por un trámite que incluye tener la homologación de la pieza y pedir un certificado del taller o de la marca que ha hecho la instalación. Si no lo tenemos, no pasaremos la ITV. Lo mismo sucede en el caso de los remolques o, incluso, de la bola sobre los que se colocan: todo tiene que estar homologado.

En octubre de 2019 se introducían novedades a las estaciones de ITV de toda España sumadas al Real Decreto ITV de mayo de 2018. Se contemplaba que cualquier reforma de importancia en el vehículo tiene que ser incluida en la documentación que se presenta con certificados de obra, taller e incluso, en algunas ocasiones, proyecto técnico.

La normativa incluye también un apartado para vehículos históricos. Se puede solicitar la matrícula histórica en coches matriculados por primera vez con una anterioridad mínima de 30 años, si su tipo concreto ha dejado de producirse y si está en su estado original y no ha sido sometido a ningún cambio fundamental. Este tipo de matrícula tiene ciertas ventajas como condiciones especiales para pasar la ITV y es algo que debes contemplar a la hora de realizar este trámite.

Revisa lunas y espejos retrovisores

Debemos tener un especial cuidado con el parabrisas y los retrovisores: el primero corre el riesgo de sufrir un impacto y que la grieta se extienda, afectando al campo de visión del conductor. Si eso sucede, los inspectores echarán para atrás la ITV. En el caso de los retrovisores, están considerados como elementos vitales de seguridad, por lo que no pueden estar sueltos ni rotos si queremos pasar la inspección.

Electrónica en perfecto estado

También hay que tener en cuenta que cada vez los coches tienen más componentes electrónicos, por lo que muchas de las averías o problemas que se dan en el vehículo tienen que ver con el sistema eléctrico. Eso significa que, en muchas ocasiones, se encienden los testigos del cuadro alertando de algún problema: si vamos a pasar la ITV con alguna luz encendida, nos la echarán directamente para atrás, sin llegar a comprobar el estado del resto del coche.

Inspección de los neumáticos

Apartado especial de cara a pasar la inspección técnica y a asegurar el correcto mantenimiento de nuestro coche son los neumáticos. La conocida como ITV de los neumáticos contempla medidas de seguridad que, en algún caso, se han endurecido con la reforma de octubre de 2019:

  • Profundidad del neumático. La goma no debe estar desgastada y la banda de rodadura deberá tener una profundidad superior a 1,6 milímetros.
  • Deformaciones. Se debe revisar la existencia de ampollas, deformaciones o fisuras en la goma y que no haya golpes o defectos en la superficie que puedan provocar pérdidas de aire.
  • Los neumáticos de los ejes deben ser idénticos. La novedad, dentro del ‘Manual de Procedimiento de los centros de ITV, es que se solicita que los neumáticos sean de la misma marca (fabricante), tener el mismo dibujo, la misma medida y los mismos índices de velocidad y carga.

Trucos para pasar la ITV con tranquilidad

Circula antes de la prueba

Antes de pasar el examen, es recomendable recorrer al menos 20 kilómetros en cuarta para poner a punto el motor de nuestro coche. Si tu coche equipa un motor diésel, apura las marchas antes de cambiar a una mayor (marchas cortas atendiendo al límite de revoluciones). Te asegurarás de que mantenga una temperatura normal y contribuirás a limpiar la posible “carbonilla” del motor para alcanzar unos niveles correctos de emisión de gases.

Mima tus neumáticos

Un simple repaso puede ayudarte. Comprueba que tus ruedas no tengan cortes ni deformaciones, sino un dibujo uniforme. Vigila también su presión, si no es la suficiente saltará a la vista.

Revisa los pequeños detalles

¿Están la matrícula, el claxon, los retrovisores, el parachoques y los limpiaparabrisas en buenas condiciones? ¿Abren todas las puertas y ventanillas? Si no es así o están sueltos, ponte manos a la obra.

Mantenimiento de lubricantes y filtros

Cambia el aceite y los filtros (combustible, aceite y aire) cuando corresponda según el fabricante. Los filtros en buen estado ayudan a que el propulsor reciba aire y combustible de forma óptima y contribuirá a reducir las emisiones de gases.

Iluminación homologada y bien reglada

¿Sabías que una de las principales causas de no aprobar la ITV es el mal estado de las luces¡? En solo 2 minutos puedes saber si la iluminación de tu coche es la correcta; en caso contrario, es el momento de ponerte manos a la obra. Prueba varias luces de forma simultánea y comprueba que funcionan; si no tienes quién te ayude desde fuera, aparca el coche lo más próximo posible a una pared y verás reflejada la luz en ella. Con este simple gesto evitarás tener que repetir la revisión. Además, no te olvides de llevar en el maletero un juego de luces de repuesto.

Comprueba el freno de mano

Aparcar en pendiente te permitirá saber si tu freno de mano realiza su función. Si el coche no se mueve, todo perfecto.

Dirección bien regulada

Pon a prueba la dirección. Conduce en línea recta y comprueba que el coche no se va hacia los lados.

Nivel de líquidos

Desde el aceite hasta el agua del limpiaparabrisas, es imprescindible para evitar posibles fallos de lubricación, frenada o visibilidad.

Deshazte de los malo humos

Si quieres asegurarte de pasar la ITV con tu vehículo diésel, en el mercado existen multitud de aditivos para el mantenimiento del motor, limpieza de inyectores diésel y reducción de las emisiones. No obstante, te recomendamos que te informes en tu taller de confianza antes de usarlos

Por otra parte, si has tenido que esperar un buen rato a tu turno con el motor encendido, sobre todo en coches diésel, unos pisotones al acelerador en parado pueden ayudarte a desprender las partículas acumuladas en el escape.

Recuerda que según las últimas novedades en la normativa de ITV, los vehículos podrán ser rechazados si los datos del ordenador de a bordo (OBD) señalan que las emisiones están por encima de las permitidas. Entre los nuevos cambios de la ITV no se introducen nuevos límites de emisiones ni se controlarán nuevos gases nocivos (emisiones de óxido de nitrógeno) pero a partir del 10 de septiembre de 2018 se chequea el sistema de control sobre la lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD).

Filtros de partículas

Limpieza y buena presentación del vehículo

El último truco para pasar la ITV pasa por la psicología: la limpieza del vehículo dice mucho de cómo lo cuidamos y mantenemos. Acudir con el coche limpio dará una buena imagen y si el inspector tiene alguna duda, le predispondrá a calificar los fallos de manera más leve.

Coste y plazos ITV

Y para finalizar este listado, un consejo: no vayas con prisa. Pasar la ITV puede llevarte más de media hora desde que presentas la documentación (permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica) hasta que obtienes el resultado final. Contempla la posibilidad de pedir cita previa por teléfono o Internet. Además, antes de ir compara el coste que tiene la ITV en los distintos centros de inspección más cercanos a tu localidad; te sorprenderá que entre los de una comunidad y otra haya una diferencia de hasta 30 euros.

Por último, recuerda cumplir los plazos. En nuestro país, esta revisión es obligatoria para todos los vehículos de tracción mecánica con más de cuatro años de antigüedad. Hasta los diez años, deberás repetir la revisión cada dos años y en adelante, cada año. Es importante tenerlo en cuenta, ya que la ley prohíbe circular con la ITV caducada. Tanto la Guardia Civil como la Policía Local pueden multarnos con una sanción de entre 200 y 500 euros si detectan este incumplimiento. Ya hay localidades en las que los detectores de matrículas y cámaras de vigilancia identifican sobre la marcha un coche sin ITV.

Resumiendo, las sanciones por no tener la ITV en regla engloban cuatro situaciones:

  • ITV caducada. 200 euros por tener el coche sin la ITV en vigor. Ojo, que la multa podría llegarnos estando el vehículo estacionado.
  • Seguir circulando con una ITV desfavorable. En este caso solo se permite circular para ir al taller. Si se detecta que se desplaza por cualquier otro motivo la multa es de 200 euros.
  • Circular con una ITV negativa. En estas situaciones, el vehículo solo puede abandonar la estación ITV en una grúa. Si nos para la policía, la multa a la que nos enfrentamos es de 500 euros.
  • No colocar la pegatina de la ITV. El Reglamento General de vehículos establece que el justificante en forma de pegatina de haber pasado la revisión técnica debe situarse en la parte superior derecha del parabrisas, al ser el lugar donde menos afecta a la visibilidad del conductor. Si no la llevamos, no nos quitarán puntos, pero puede acarrear una sanción de entre 80 y 100 euros.

Pasar la ITV es un trámite habitual y su incumplimiento puede acarrear sanción. Además, es la mejor manera de tener el coche en buen estado y con todos los elementos de seguridad revisados.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan