15 playas secretas de España para escapar del turismo masivo

27 julio | 2021 | Goodyear

Hemos preparado una lista con 15 de las mejores playas secretas de España, destinos en los que disfrutar a lo grande sin turismo masivo

Ir a la playa es uno de los mayores placeres del verano para los amantes del turismo de sol y mar. Grandes y pequeños disfrutan por igual en los arenales, pero en ocasiones la masificación apenas permite colocar la sombrilla y la toalla y meterse en el agua es misión casi imposible. Por eso, te hemos preparado una lista con 15 de las mejores playas secretas de España, destinos en los que disfrutar a lo grande sin turismo masivo.

Playa de Gulpiyuri (Llanes, Asturias)

Pertenece a la pedanía de Naves, entre Llanes y Ribadesella, y su tamaño no se corresponde con la belleza que uno se encuentra al llegar. Se trata, sin duda, de una de las playas más espectaculares de todo el país en el que todo sorprende, sobre todo, la roca natural que separa la arena del mar y el agua, que parece brotar desde cuevas invisibles. Un auténtico museo natural que cuenta con un chiringuito a unos 400 metros de la playa.

Playas secretas Guipiyuri, Llanes

Playa de Cofete (Fuerteventura, Canarias)

No solo es una de las mejores playas de Fuerteventura, sino de todas las Islas Canarias. Se encuentra en el sur de la isla dentro del Parque Natural de Jandía y de sus famosas montañas. Este arenal tiene todo lo que se le puede pedir a un destino de vacaciones: tiene más de 13 kilómetros de longitud, por lo que es ideal para las personas que les guste pasear; está alejada de cualquier población, por lo que está muy poco concurrida; y se encuentra rodeada de naturaleza, lo que resulta fascinante. Por ponerle un pero, que su acceso no es sencillo.

Playa de Los Caballos (Cuchía, Cantabria)

A unos 30 kilómetros al este de Santander se encuentra esta pequeña playa de apenas 400 metros, pero que sin duda merece la pena visitar. Se trata de un arenal rodeado por enormes acantilados que ofrecen la impresión de estar protegiéndote en todo momento. La belleza de este lugar también tiene que ver con su difícil acceso: la playa no está bien señalizada y, para llegar, hay que andar casi un kilómetro desde el pueblo de Cuchía por un estrecho sendero.

Playa de Bolonia (Tarifa, Cádiz)

Está considerada una de las mejores playas de España pero eso no impide que, al mismo tiempo, sea una de las playas más agradables de nuestro país. Está cerca de Tarifa, la meca del surf, y a lo largo de sus cuatro kilómetros de longitud encontraremos pinares y dunas enormes que decoran nuestro paseo. Por si fuera poco, las ruinas romanas de Baelo Claudia ofrecen el componente cultural para completar una magnífica escapada de verano.

Dunas en la playa de Bolonia

Playa de l´Auir (Gandía, Valencia)

Está un poco alejada de la ciudad, por lo que no tiene el bullicio habitual del Mediterráneo, pero cuenta con dos grupos de habituales: los nudistas y los dueños de mascotas, ya que ambos tienen su propio espacio para disfrutar del verano. La playa mide más de dos kilómetros, está rodeada de dunas y tiene un enorme valor ecológico, al estar ubicado junto al paraje natural de marjal de la Safor y sus famosos humedales.

Playa de Doñana (Matalascañas, Huelva)

Es una de las playas más conocidas de la provincia de Huelva, y la más largas de España, y pertenece al Parque Nacional de Doñana , el más famoso de todo el país. Pero, pese a esa presentación no tiene una gran presencia de visitantes. Eso se debe a que, pese a sus 28 kilómetros de longitud, sólo se puede acceder por los extremos: o la desembocadura del Guadalquivir en Sanlúcar de Barrameda o unos curiosos palos que la separan del resto de los arenales de Matalascañas y que anuncia la entrada en el parque. Se trata de una playa completamente virgen y en la que hay que tener un especial cuidado con los desperdicios.

Cala Escorxada (Menorca, Baleares)

No tiene chiringuitos, baños ni otro tipo de servicios y hay que andar 45 minutos a pie desde el aparcamiento más cercano (el de Cala Mitjana). Pero esta pequeña playa de apenas 100 metros merece que hagamos ese esfuerzo. Se encuentra al sur de la isla de Menorca y sus aguas de color turquesa impresionan en cuanto se divisan. Lo mejor es tener un barco para poder llegar por el mar, aunque si no es el caso visitar Cala Escorxada es uno de los must de una visita a Menorca.

Cala Estreta

Cala Estreta (Palamós, Girona)

Fascinante, impresionante, maravillosa… Los calificativos se agotan entre los habituales de esta cala tan especial de la Costa Brava. No hay nada alrededor, ni casas ni chiringuitos, y no es fácil acceder a ella, dado que hay que caminar unos 20 minutos para poder llegar. Como sucede con otras calas de esta zona, al estar escondidas quedan alejadas de las masas de turistas, incluso en pleno verano. Ofrece aguas cristalinas que invitan al baño y está rodeada de naturaleza, lo que le da un ambiente único.

Playa de Arroyo Cañuelo (Zahara, Cádiz)

Lejos de otras playas más conocidas como las de Atlanterra o la Playa de los Alemanes encontramos un reducto de paz y tranquilidad. Se conoce como la Playa de Arroyo Cañuelo, pero también como playa de los poetas. Se trata de una playa virgen de unos 900 metros que pertenece al Parque Nacional del Estrecho y que suele tener muy pocos visitantes porque no tiene ningún tipo de servicio, pero donde las aguas cristalinas y su arena dorada la convierten en un festín para los sentidos. Eso sí, recuerda llevar agua y comida suficiente para todo el día.

Playa de Barrika (Barrika, Vizcaya)

Esta playa es tan secreta que desaparece en algunos momentos del día a causa de la marea, por lo que siempre hay que estar pendiente de los horarios. Pero si decides llegar hasta esta playa vizcaína, a poco más de 20 kilómetros del centro de Bilbao, descubrirás un lugar tan espectacular como salvaje. Esta playa tiene 600 metros de longitud y está rodeada de acantilados que impresionan al visitante. Eso sí, no es fácil de llegar, por lo que si estás decidido a visitarla infórmate bien sobre los horarios de las mareas y su acceso.

Playa de Barrika

Playa del silencio (Cudillero, Asturias)

No es que no puedas hablar: es que la calma de las olas te traslada a un estado de tranquilidad total con el que te aseguras el disfrute y la relajación de un gran día de playa. Este arenal, también conocido como El gaviero, se encuentra a unos 15 kilómetros al oeste de Cudillero, cerca de Novellana y Castañeras. Parece defendida por los impresionantes acantilados en forma de concha que la rodean y que permiten disfrutar de esta playa de apenas 500 metros de longitud sin ningún tipo de distracción. Un remanso de paz para desconectar en verano.

Cala Macarelleta (Menorca, Baleares)

Es la “hermana pequeña” de cala Macarella, un precioso arenal cercano a Ciutadella en el que se pueden visitar cuevas prehistóricas. Y si Macarella es un disfrute para los sentidos con su arena fina y sus aguas transparentes, Macarelleta la supera ya que está escondida detrás de unos frondosos árboles y un camino que hay que transitar durante 400 metros. Después, esta cala virgen te maravillará. Eso sí, no hay ningún tipo de servicio, por lo que tendrás que llevártelo todo desde casa.

Cala Fonda (Tarragona)

Los que conocen esta playa la comparan con los mejores arenales de Hawái, por lo que no han dudado en ponerle el sobrenombre de Playa Waikiki. Y no es para menos: está situada a poco más de 5 kilómetros de Tarragona, pero eso no ha hecho que pierda su virginidad. Está rodeada por el conocido como bosque de la Marquesa y hay que caminar casi 20 minutos para poder alcanzarla. Una vez allí, disfrutarás de esta preciosa cala de apenas 200 metros de longitud en la que los nudistas conviven en armonía con quienes usan bañador para disfrutar por igual de su arena fina y sus aguas cristalinas. Todo un lujo a tiro de piedra de la ciudad.

Cala de Testos (Benitachell, Alicante)

La provincia de Alicante tiene algunas de las playas más conocidas y transitadas de toda España, como Benidorm, Calpe, etc. Pero también es la respuesta para los que buscan la tranquilidad de una cala, sin salir de la Costa Blanca. Te recomendamos encarecidamente descubrir la Cala de Testos, un precioso recodo de mar situado en Benitachell y a donde no es fácil llegar, ya que es difícilmente accesible. Pero si logras llegar hasta allí descubrirás uno de los mejores ejemplos de playas secretas y maravillosas de toda España.

Playa de Veneguera (Mogán, Gran Canaria)

Algo similar al caso anterior sucede con la Playa de Veneguera: es el mejor ejemplo de que, a pesar del turismo masivo que suele haber en Canarias, es posible encontrar destinos casi desiertos y de una gran belleza. Esta playa se encuentra en el sur de la isla de Gran Canaria, a unos 15 kilómetros de Mogán, uno de los pueblos más bonitos de Canarias. Encontrarás un arenal de 400 metros de longitud y que, en los días más claros, permite ver la isla de Tenerife con claridad. Sin duda, la mejor manera de terminar este repaso por algunos de los mejores destinos de sol y playa de todo el país.

Ya conoces quince de las mejores playas secretas de España. ¿Te apetece preparar una escapada veraniega para conocer alguna de ellas? Haz la maleta, prepara el coche y sal en busca de tu destino favorito.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan