¿Qué cubre el seguro obligatorio del coche y qué no cubre?

24 febrero | 2021 | Goodyear

¿Sabes qué cubre el seguro obligatorio del coche?, ¿Y lo que no? En Goodyear hacemos un repaso por los distintos supuestos para evitar sorpresas

Es probable que no hayas leído la letra pequeña de tu seguro del coche. ¿Sabes qué situaciones no cubre tu seguro? Existen casos en los que tu aseguradora puede negar la cobertura del seguro alegando motivos que posiblemente desconozcas, aunque algunos de ellos son de sentido común. Descubre qué no cubre el seguro de coche y en qué situaciones las aseguradoras pueden negarse a pagar la indemnización. ¿En qué casos deberás responder tú por los daños ocasionados? Goodyear repasa 10 supuestos que deberás tener en cuenta al firmar tu seguro del coche.

¿Qué situaciones no cubre el seguro?

Empecemos por lo obvio. Tu póliza de seguros nunca cubrirá daños causados voluntariamente ni con tu vehículo ni a otro vehículo. El seguro tampoco cubrirá un accidente ocasionado por o entre los familiares del asegurado. La aseguradora puede alegar una intención de fraude. Sólo se contempla una excepción en el caso de un accidente o colisión entre miembros de una misma familia y es que el choque fuera causado para evitar un mal mayor.

Seguro obligatorio del coche

El seguro tampoco cubrirá las consecuencias de que el conductor/asegurado conduzca bajo los efectos del alcohol. Circular con una tasa de alcoholemia superior a la permitida, o bajo la influencia de drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas es uno de los supuestos en los que el seguro no se hará cargo de los daños ocasionados por accidente o colisión. Circular bajo los efectos del alcohol puede ser considerada además una infracción o un delito dependiendo de la tasa de alcoholemia. El Reglamento General de Circulación establece que no se puede circular con una tasa de alcohol en sangre superior a 0,5 gramos por litro o de alcohol en aire superior a 0,25 miligramos por litro. Entre 0,25 y 0,50 mg/l, es una infracción con sanción de 500 euros y retirada de cuatro puntos. Entre 0,51 y 0,60 mg/l, la multa ascenderá a 1.000 euros y se procederá a la retirada de seis puntos. A partir de 0,61 mg/l, es delito.

¿Más obviedades? El seguro no cubre daños causados voluntariamente ni los que son provocados por superar la tasa de alcoholemia, de la misma manera que no se hará cargo cuando los daños se produzcan como consecuencia de carreras ilegales o apuestas ni siquiera pruebas deportivas. En este último caso, la aseguradora, pese a que pueda tratarse de una carrera en un circuito, argumentará que existen pólizas específicas para esos casos.

La cobertura de tu seguro tampoco se hará cargo si circulas sin permiso de conducir o sin la ITV. Las aseguradoras incluyen en este supuesto los casos en los que los conductores hayan quebrantado la condena o sanción administrativa de anulación o retirada del mismo y circulen sin carné. De la misma forma, que podrán alegar en el caso de no tener la ITV pasada que el estado del vehículo ha afectado la conducción y pueda ser considerada causa directa o indirecta del accidente.

El seguro puede denegar la indemnización por daños si se ha producido un delito de omisión de deber de socorro. Incurre en un delito de omisión del deber de socorro la persona que no ayuda a otra cuando puede hacerlo sin ningún riesgo ni para sí mismo ni para terceros. La infracción se castiga con la pena de multa de 3 a 12 meses.

La aseguradora no se hará cargo de aquellos partes en los que en la declaración de siniestro se incurra en falsedad intencionada o simulación. La aseguradora también te puede rechazar la cobertura cuando exista inexactitud en la declaración del riesgo (por ejemplo, declarar una marca o modelo de coche distinto al que realmente debe estar asegurado).

Seguro del coche

El seguro de tu coche no cubrirá los daños que se causen a tu vehículo por los objetos transportados o durante su carga o descarga, salvo si lo has tenido en cuenta a la hora de contratar el seguro y has firmado ese apéndice.

Si no homologas los cambios y nuevos accesorios en tu coche, la aseguradora podrá alegar que no se corresponden las equivalencias y que el seguro sólo cubre las especificaciones del equipamiento original. Por eso, es tan importante conocer y respetar las equivalencias de neumáticos y otros accesorios, no sólo para garantizar la propia seguridad y prestaciones del vehículo sino para evitar desagradables situaciones administrativas.

Ni aeropuertos ni muelles, la norma general establece que están excluidos los daños que se produzcan cuando el vehículo circule por el interior del recinto de aeropuertos por el recinto de puertos marítimos.

En caso de catástrofe natural, erupción volcánica, tempestad ciclónica atípica, caída de cuerpos siderales y aerolitos, guerra o accidente nuclear, las aseguradoras derivarán tu reclamación al Consorcio de Compensación de Seguros, una fórmula reflejada en tu póliza de seguro del coche.

El Consorcio de seguros

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) es una entidad pública adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital que valora e indemniza los daños ocasionados en caso de catástrofe natural. El Consorcio se sufraga con aportaciones de cada compañía aseguradora, por eso es fundamental tener el seguro pagado. De hecho, en cada póliza se destina una cantidad que va destinada al CSS.

Con un parque automovilístico de 32 millones de vehículos y en un país donde periódicamente se producen episodios meteorológicos extraordinarios, es fundamental saber que el Consorcio se hará cargo de los daños causados por el deshielo, inundaciones, embates de mar o vientos superiores a 120 km/h. Pero no todo fenómeno será indemnizado por el CCS:  la nieve y sus consecuencias, ya sean daños materiales, lesiones o lucro cesante, no tiene condición de riesgo extraordinario por el CCS, por lo que los afectados tendrán que dirigir su reclamación a sus compañías.

En caso de que la localidad sea declarada zona catastrófica, como ha pasado en varias comunidades autónomas tras el paso de Filomena, la situación no cambia: estas indemnizaciones realizadas por el Consorcio se deben a la existencia de una póliza de seguro contratada por el afectado y son, por tanto, independientes de las ayudas que puedan concederse por dicha declaración oficial.

Los accidentes más comunes en España 

Según los últimos datos facilitados por UNESPA, la Asociación Empresarial del Seguro, en 2019 se produjeron 1,94 millones de accidentes leves de tráfico en España. Se trata de los accidentes más comunes (chapa contra chapa) y, afortunadamente, más fáciles y rápidos de resolver por las compañías de seguros. Es el mayor número de accidentes registrado desde 2010.

Los territorios más poblados son los que anotan una mayor cantidad de accidentes en términos absolutos, algo natural dado su peso demográfico. Andalucía lidera las cifras por siniestralidad y, además, es la comunidad que presencia más golpes de chapa en todo el país, aunque la siniestralidad leve aumentó en otras seis de las 17 comunidades autónomas. Otros incrementos significativos se dieron en Murcia (+3,48%), la región que más subió, y Castilla-La Mancha (+1,83%). En Madrid y Asturias, la accidentalidad se mantuvo prácticamente plana. Entre tanto, las colisiones disminuyeron perceptiblemente en nueve regiones y en las dos ciudades autónomas. Las caídas más pronunciadas se produjeron en Melilla (-8,91%) y Ceuta (-2,86%).

La siniestralidad del lugar de residencia del conductor es, sin duda, uno de los factores que tienen en cuenta las compañías de seguros para calcular el precio del seguro. Si vives en una zona con alta concentración de accidentes o de robos, el seguro saldrá un poco más caro. Hay otros factores que impactan en el precio final, como es la antigüedad del carné de conducir. A mayor antigüedad, más barato saldrá el aseguramiento. Otros motivos lógicos que influyen son la marca, el modelo del coche y el año de fabricación. Otras cuestiones por las que se interesará el seguro y que también ayudar a calcular el precio del seguro son el lugar de estacionamiento (no es lo mismo aparcar en la calle que en un garaje particular), el empleo del conductor o los puntos que conserve, y es que ya hay muchas aseguradoras que bonifican a los conductores que conservan todos los puntos.

Por último, el tipo de cobertura que elijamos termina de decidir el precio: todo riesgo, terceros ampliados o terceros básico, redondea el presupuesto del seguro. Contratar una póliza de seguro es indispensable para poder circular legalmente por las carreteras de nuestro país y es importante conocer cuáles son nuestros derechos y cuáles también nuestras obligaciones a la hora de tramitar un parte amistoso de accidente o cualquier otra cuestión relacionada con algún siniestro.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan