Qué ver en Lanzarote: una ruta para descubrir la isla siguiendo las huellas de César Manrique

10 agosto | 2021 | Nani Arenas

Sigue las huellas de César Manrique por la ruta que Goodyear y Nani Arenas te proponemos y ¡descubre lo mejor de la isla!

Lanzarote es una isla que ha seducido a muchos artistas, y viceversa. Su tierra negra y sus paisajes volcánicos han inspirado a genios que han querido dejar huella en este rincón de las Islas Canarias donde aún desconocen el significado de palabras como masificación, estrés… Un destino donde desconectar del mundo y a la vez empaparse de belleza. Entre las muchas posibilidades, una que creo destaca por encima de todas: hacer una ruta visitando la obra de César Manrique. Artista nacido en 1919 en la isla. Y que dedicó su vida y su obra a un único fin: convertir su localidad natal en uno de los lugares más hermosos del planeta. Creo que lo consiguió.

Jameos del Agua fue la primera intervención de César Manrique como paisajista en Lanzarote. Está localizado en el municipio de Haria.

    29.157434-13.432170

    No es una exageración afirmar que César es el creador del Lanzarote contemporáneo, una isla que merece más de una visita. Si visitamos su obra, no sólo haremos un recorrido completo por la isla sino que podremos contemplar rincones singulares que, seguro, conquistarán a los viajeros ávidos de belleza. Eso sí, aviso. Las obras de César Manrique están dispersas por Lanzarote; por tanto, lo mejor es alquilar un coche y moverse haciendo paradas. A continuación, seis visitas recomendables.

    Qué ver en Lanzarote

    • Jameos del agua
    • La cueva de los verdes
    • El jardín de los cactus
    • La casa de César Manrique
    • Timanfaya
    • Los juguetes del viento
    • Playas de Lanzarote
    • Los hervideros
    • Mirador del Río
    • El Charco Verde
    • Viñedos de la Geria

    Lanzarote Jameos

    Jameos del agua

    El mejor punto de partida, y a la vez uno de los lugares más emblemáticos creados por Manrique son los Jameos del Agua, en el norte. Fue este lugar la primera intervención del artista como paisajista en la isla. Pero ¿qué es un jameo? Es un término guanche que se utiliza para definir la parte de un tubo volcánico del que se ha derrumbado el techo. Manrique aprovechó ese hueco natural para crear un espacio singular. En realidad, estamos en un auditorio con zona para comer. Donde el agua de color esmeralda convive con el color negro de las rocas volcánicas y el blanco con el que se encalan las casas en la isla. Un juego de colores muy atractivo ante los ojos de cualquier visitante.

    La cueva de los Verdes

    El túnel de los jameos da forma a otro de los atractivos de la isla: la Cueva de los Verdes. Una sucesión de galerías formadas por coladas volcánicas, estalactitas y estalagmitas que unidas dan forma a espectaculares formaciones. Un viaje por las entrañas de la tierra a lo largo de un kilómetro de pasillos escaleras, barandillas. Maravillosos los extraños efectos de la luz al reflejarse sobre las paredes de la cueva. ¡Ah! La cueva esconde un secreto que no me permiten revelar.

    Lanzarote Timanfaya

    El jardín de los Cáctus

    Muy cerca de los Jameos, a 10 kilómetros rumbo sur, encontramos el Jardín de los Cactus, en Guatiza. Fue esta la última obra de César Manrique en Lanzarote, y la remató en 1991. Es buen ejemplo de cómo se puede recuperar un espacio deteriorado pues se creó sobre una vieja cantera de extracción de ceniza volcánica. En su constante tarea de cambiar lo fealdad por belleza, Manrique afrontó un proyecto puramente estético. Cubrió las paredes de piedra creando una especie de anfiteatro. Y rellenó las gradas plantando cactus variados. Nació así esta especie de jardín botánico donde, hoy en día, se exhiben más de 10.000 ejemplares de plantas suculentas, de más de mil cuatrocientas especies distintas, y procedentes no sólo de Canarias. Hay también ejemplares de América, Madagascar.

    La casa de Manrique

    Seguimos rumbo sur. Aproximadamente son 18 los kilómetros que separan el Jardín de los Cactus de Taro de Tahiche, a donde nos acercamos para visitar la casa de César Manrique. Como buen amigo del paisaje volcánico, aprovechó cinco burbujas de lava para construir lo que fue su vivienda particular. Actualmente, es en museo y en su interior no sólo se visitan las que fueron dependencias privadas del artista. Hay también una colección de arte con obras de contemporáneos suyos como Picasso, Miró, Tapies…

    Lanzarote Timanfaya

    Restaurante El Diablo en Timanfaya

    Cierro este recorrido con una propuesta gastronómica. Ponemos rumbo al Parque Nacional de Timanfaya (a unos 26 kilómetros de Taro de Tahiche) para comer en el restaurante El Diablo, también diseñado por Manrique. Y sin duda, peculiar. Llama la atención que las carnes se cocinan en una gran parrilla que funciona con el calor intenso que emana del propio volcán. Y por supuesto, todo dispuesto alrededor de un gran ventanal que permite disfrutar de este paisaje lunar.

    Los juguetes del viento

    A lo largo del recorrido, quizá hayas visto por la isla, en distintos puntos, curiosas esculturas integradas en el paisaje. Son los llamados “juguetes del viento”. También obras de Manrique. Piezas con movimiento propio que el viento, visitante habitual en la isla, moldea a su gusto. Algunas de estas “estructuras móviles” se utilizan también como señales. Por ejemplo, la que se ubica en la rotonda de acceso a la casa museo. Esta escultura es especial pues señala el lugar donde el artista falleció en un accidente de tráfico el 25 de septiembre de 1992.

    Playas de Lanzarote

    Es posible que, si piensas en las mejores playas de España, quizás no se te ocurra ninguna en Lanzarote. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La isla tiene algunas playas paradisíacas y otras sorprendentes y diferentes, pero igual de bellas. Comenzamos por la zona conocida como la Punta del papagayo, donde te deslumbrarás con varios arenales como Playa de Papagayo, Playa Mujeres o Playa de la Cera.

    Todas estas playas se encuentran en la zona este del sur de la isla. También en el sur, pero en la zona oeste, encontramos otra famosa playa, la de Montaña Bermeja. Se trata de una playa de arena negra que, además, cuenta con unas vistas increíbles a un volcán que te trasladará a una visión casi de película. Y, lo mejor de todo: puedes ir todo el año y te sorprenderás cada vez que visites este lugar.

    Pero si eres de los que practican deportes náuticos, tu destino de playa en Lanzarote es la Playa de Famara. Se encuentra en el norte y es uno de los lugares más alternativos de toda la isla con un ambiente único. La playa es magnífica, tiene 5 kilómetros de longitud y es perfecta para hacer surf, pero también para asombrarse con el conocido como Risco de Famara, un impresionante macizo montañoso que protege y da nombre a la playa.

    Papagayo Beach

    Los Hervideros

    Lanzarote, como toda isla, está marcada directamente por la erosión del mar. Uno de los lugares más impresionantes de este destino es el conocido con el nombre de Los hervideros, una zona de acantilados volcánicos y formaciones rocosas que ofrece un espectáculo natural impresionante, sobre todo cuando el mar está bravo y rompe contra la roca, haciendo que el agua penetre y salga por los poros. Un pequeño sendero permite recorrer la zona, pero lo mejor es disfrutar desde arriba para evitar accidentes.

    Mirador del Río

    Este lugar también lleva la firma de César Manrique y se encuentra en lo más alto del Risco de Famara, a 400 metros sobre el nivel del suelo, para lograr una panorámica inigualable de La Graciosa. De hecho, el nombre de Mirador del Río se debe a que las dos islas están tan cerca que parecen separadas por un río y no por el mar. La entrada cuesta 5 euros, pero quienes quieran ahorrarse la entrada pueden parar el coche en la propia carretera y disfrutar con las vistas. Incluso hay otro mirador muy cerca que es totalmente gratuito.

    El Charco Verde

    Se le conoce como Charco Verde o Laguna de los Clicos y es uno de esos lugares que evocan un paisaje lunar realmente llamativo. Se encuentra en el Parque natural de los volcanes e impresiona al visitante ya que los colores se suceden como si se tratara de un cuadro: el azul del mar, el rojo y el negro de la arena de la playa y, de repente, una laguna de color verde muy vivo. Un espectáculo para los sentidos que atrae a miles de personas cada año.

    Viñedos de la Geria

    Terminamos esta ruta por Lanzarote con uno de sus secretos mejor guardados. Se trata de los viñedos que han conseguido que la isla sea cada vez más conocida en el mundo gracias a sus vinos. Los viñedos de la Geria se encuentran en un terreno volcánico cercano a Timanfaya; de hecho, las cepas crecen directamente de esas cenizas volcánicas y se logra su supervivencia gracias a unos pequeños muros de piedra que se construyen alrededor de cada viña.

    Esos pequeños círculos protegen la vid del viento, logrando unos vinos poderosos y cada vez más reconocidos. Si quieres terminar tu visita a lo grande, no dudes en pasarte por una de las bodegas de la zona y degustar alguno de sus vinos mientras te haces una foto en sus paisajes volcánicos. La mejor manera de despedirse de Lanzarote a lo grande.

    Good Year

    Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

    ¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

    Good Year Kilometros que cuentan