¿Qué es el safety car y cuál es su función?

23 febrero | 2021 | Goodyear

Seguro que has oído hablar del safety car, pero ¿sabes cuál es su origen y sus funciones? En Goodyear te lo contamos y repasamos un top de los más míticos

La función principal del safety car o coche de seguridad es la de aportar seguridad a una competición de motor en la que se produce un accidente o hay condiciones adversas, dejando claro a los participantes por dónde deben circular para evitar los peligros de la pista. Aunque normalmente están asociados a los circuitos de Fórmula 1, la verdad es que cualquier competición oficial de cierta importancia regula la actuación exacta de los coches de seguridad y qué pueden hacer los participantes cuando se encuentre en pista.

De esta manera, los safety car se usan en competiciones tan dispares como la Fórmula 1, las 500 Horas de Indianápolis, MotoGP o el Campeonato del Mundo de Superbikes. El funcionamiento suele ser similar: se avisa a los equipos por radio, se ondean banderas y se muestran paneles informando de la salida inminente a la pista. Normalmente, los coches no pueden adelantar con el safety car en pista.

Tras la muerte del piloto Jules Bianchi en 2014 al chocar contra una grúa encargada de retirar los vehículos dañados o averiados, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) puso en marcha para la Fórmula 1 el Virtual Safety Car (VSC), un mecanismo que manda un mensaje directamente al piloto avisando del problema existente en pista para que reduzca la velocidad y tome precauciones, sin que haya un coche de seguridad circulando por la pista.

BMW M8

El origen del safety car: los inicios accidentados en la F1

El debut del safety car se produjo en el Gran Premio de Canadá de 1973, pero lo hizo con polémica. El Porsche 914 encargado de salir a la pista se equivocó y no salió delante del líder, dando a los coches que iban delante la posibilidad de tomar una vuelta de ventaja. El vencedor de la carrera se supo tres horas después, pero se generó tal polémica que hasta 1993 no se volvió a ver un safety car en competición.

En el Gran Premio de San Marino de 1994, el Opel Vectra 4×4 elegido por la organización como coche de seguridad irrumpió tras el accidente en la salida de la carrera. Poco después, Ayrton Senna sufrió una salida de pista y acabó perdiendo la vida. Algunos pilotos afirmaron que el safety car fue demasiado lento, causando que los neumáticos de los coches perdieran temperatura y, por tanto, capacidad de agarre.

La siguiente aparición del safety car fue al año siguiente y el organizador en esta ocasión sí pudo adquirir un coche con suficientes garantías: un espectacular Porsche 911 GT2 que cumplió su papel a la perfección.

Y es que entre 1993 y 1996 eran los organizadores de los grandes premios los encargados de aportar el coche, lo que a veces daba lugar a elecciones extrañas, como fue la selección de un Renault Clio Williams como safety car en el Gran Premio de Argentina de 1996. La uniformidad no llegaría hasta 1997, cuando se firmó el contrato con Mercedes para que suministrara los coches de seguridad en todos los circuitos, colaboración que a día de hoy sigue vigente en la Fórmula 1.

Los 5 safety car más míticos

En estos más de 40 años de historia, desde el Porsche 914 hasta el Mercedes AMG GT R, la evolución de los safety car ha sido asombrosa. Repasamos ahora los cinco modelos más impactantes que hemos podido ver en los distintos circuitos.

Porsche 914

 

Lamborghini Countach

Entre 1980 y 1983 la Fórmula 1 usó este deportivo como su safety car en Mónaco. Con una potencia de 400 CV y un diseño moderno y espectacular, que incluían unas novedosas y llamativas puertas de tijera, el bólido italiano causó tal sensación que se ganó su puesto de coche de seguridad con todo merecimiento.

Mercedes SLS AMG

Con una estética que enamora a primera vista, no extraña que sea el modelo de Mercedes que más tiempo se ha mantenido como safety car en la Fórmula1.

BMW M8 MotoGP Safety Car

Bajó el capó de este modelo se esconde el motor más potente jamás desarrollado para un automóvil en BMW: un bloque V8 con capacidad para desarrollar 625 CV y acelerar de 0 a 100 en tan solo 3.2 segundos.

Mercedes AMG GT R

Con casi 600 caballos de potencia, el último coche de seguridad usado hasta la fecha por la marca alemana es sin duda el más potente. Capaz de acelerar de 0 a 100 en 3.6 segundos, alcanza una velocidad punta de 318 km/h.

El safety car puede decidir una carrera, por lo que su entrada siempre da que hablar. Convertido en un elemento ya imprescindible en las carreras, en toda su historia se han utilizado multitud de vehículos; quizás, el próximo paso sea un coche de seguridad conducido de forma autónoma.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan